Presenta Barrio denuncia contra funcionarios de Pemex

martes, 1 de abril de 2003
México, D F (apro)- En su informe de despedida como contralor, Francisco Barrio dio a conocer que la Secodam procedió penalmente contra funcionarios de Pemex y particulares por el pago indebido que éstos recibieron por mil 400 millones de pesos, así como por el incumplimiento a las obligaciones contractuales En coadyuvancia con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), también se detectó evasión fiscal, constitución de empresas inexistentes y otras irregularidades, lo que motivó que se formulara una denuncia penal Barrio informó de acciones penales, pero no pudo dar información sobre el seguimiento de esta denuncia, ya que no existen exfuncionarios ni particulares detenidos El asunto al que Barrio Terrazas se refiere es al procedimiento de reconfiguración de la planta de Pemex en Cadereyta, Nuevo León, que serviría para producir gasolinas de alta calidad y que se encargó al consorcio Conproca, que forman las compañías coreana Sunkyong Engeenering Construction, la alemana Siemens y la mexicana Tribasa, con un costo inicial de mil 200 millones de dólares, que fue puesto al descubierto por la revista “Proceso”, en su edición 1314, del 6 de enero del 2002 Cuando este semanario dio a conocer el asunto --que se basaba en una investigación de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la Cámara de Diputados--, en la opinión pública estaba vigente la filtración del llamado Pemexgate –últimos días de diciembre del 2001--, caso en el que Secodam detectó un presunto desvío de recursos federales de Pemex en favor del sindicato petrolero, por mil 480 millones de pesos, parte del cual, supuestamente, se aplicó a la campaña del PRI En ambos casos se trata de montos muy similares Unas semanas antes, el contralor Francisco Barrio dio a conocer algunos detalles de la corrupción en Pemex, concretamente en el caso de Cadereyta, durante un foro empresarial en Chihuahua “Hay unos contratos de Pemex, del sexenio pasado, en donde tenemos denuncias No sé si vayamos a poder probar, pero hay denuncias de que hubo ahí comisiones, mordidas para hablar en buen español; en uno, por 60 millones de dólares, y en otro, por 40 millones Son contratos que valían algo así como 600 millones de dólares, pero acabaron costando 2 millones 80 millones de dólares”, explicó Este caso –publicó “Proceso” con base en la información de la ASF-- involucra “mordidas millonarias”, mala planeación, plazos de terminación de obra incumplidos, tráfico de influencias, contratos sin validez jurídica, subcontrataciones fuera de control, pagos indebidos, materiales con precios sobrevaluados… Y todo ello ha derivado en trabas a la plena operación de la obra, cuyo propósito es producir gasolinas refinadas y con ello abatir la importación de las mismas, se desprendía de la investigación de la Auditoría Superior La obra, entonces, llevaba un retraso de más de un año y, según diversas denuncias, tenía que ver con errores de planeación de Pemex y decisiones desatinadas que, en su momento, tomaron altos funcionarios de la paraestatal, entre ellos Mario Willars Andrade, exdirector de Pemex Refinación, y Eduardo Vergara, responsable del proyecto Cadereyta Así mismo, parte de la obra de reconfiguración de Caderyta obligaba a construir una planta de coque, la cual serviría para el proceso de refinación de gasolina En 1995, Pemex le asignó a la empresa Protexa el contrato para construir la planta de coque, con un costo de 110 millones de dólares, sin embargo, funcionarios bajo el mando de Willars rescindieron el contrato a la empresa el 31 de agosto de 1998, a pesar de que el avance reportado de la obra era del 90 por ciento Entonces se entregó la obra a Tribasa para que concluyera el 10 por ciento restante de la obra, sin embargo, se le otorgó un presupuesto de 56 millones de dólares (“Proceso” 1281) Para la culminación de la planta de coque de Caderyta, Pemex había fijado un plazo de 12 meses, que se venció en junio del 2000, pero la empresa contratista no cumplió Luego de algunas negociaciones entre Pemex y Tribasa, se amplió el plazo al 31 de marzo del 2001, con los mismos resultados En sus diversas conclusiones, la ASF afirma que Pemex Refinación propició un “riesgo financiero inaceptable”, por lo que se hizo forzoso suscribir un convenio de culminación del contrato, ya que desde el principio de la obra hubo una deficiente planeación por parte de Conproca, como lo demostró la auditoría técnica de ASF; incluso, hubo vicios desde la asignación de la licitación, ya que dicha empresa no cumplía los requisitos indicados en las bases Una vez firmado el convenio, Pemex se comprometió a realizar 20 pagos semestrales de 1212 millones de dólares, a partir del 15 de junio del 2001 Al menos se han efectuado cuatro pagos, hasta la fecha En la investigación de la Secodam, la cual está en manos de la PGR, se cuestionan otros pagos fuera del esquema de financiamiento estipulado en el contrato El entonces director de Pemex--Refinación, Jaime Mario Willars, mediante un esquema ilegal, reconoció a Conproca adeudos presentes y futuros sin que exista soporte ni justificación de su procedencia De esta forma, otorgó más dinero que hoy está en litigio Como parte de la investigación, Conproca tuvo que regresarle a Pemex 100 millones de dólares, por concepto de pagos no justificados, aunque la empresa reclama que hubo gastos adicionales que no quedaron cubiertos, y mientras eso se arregla, la empresa acudió a un tribunal en Francia para que medie con Pemex Si bien este asunto se registró en la administración de Ernesto Zedillo, también trasminó al gobierno de Vicente Fox, ya que, paradójicamente, el 20 de abril del 2001, Raúl Muñoz Leos, director general de Pemex, suscribió un convenio en el que prácticamente la paraestatal libera al consorcio privado encargado de construir la obra, a pesar de que ésta aún no está terminada “Proceso” publicó el 9 de marzo último –edición 1375--, que el nuevo director de Pemex Refinación, Juan Bueno Torio, y la Unidad de Auditoría Gubernamental de la Secodam, detectaron otro presunto fraude de 10 millones de dólares, debido a que el exdirector de Pemex--Refinación, Armando Leal Santana, había pagado por “trabajos provisionales no soportados ni evaluados” a Conproca 31/03/03

Comentarios