México ha cumplido a EU la entrega de agua: embajador Székely

sábado, 10 de mayo de 2003
México, D F (apro)- A dos años de negociaciones diplomáticas entre México y Estados Unidos con relación a la entrega de agua en la frontera, “nuestro país ha cumplido con las reclamaciones” del gobierno estadunidense, al entregarle un 10 por ciento del líquido demandado”, dijo el embajador Alberto Székely Afirmó: “No se han aportado mayores cantidades porque México no tiene más agua Sin embargo, el logro diplomático ha sido convencerlos de esta situación con la evidencia presentada por técnicos de ambos países, quienes coinciden en que la captación de agua ha disminuido durante los últimos 10 años, debido a la sequía” Székely señaló que “aún no se sabe cuánto tiempo va a extenderse la sequía, a la que debemos que nuestras reservas del líquido hayan descendido en las presas mexicanas Es el caso de ‘La Boquilla’, cuyo almacenamiento, que era de 100 por ciento, es ahora de 19” El exasesor del extitular de la SRE, Jorge Castañeda, explicó que en las presas internacionales “Amistad” y “Falcón”, sobre el río Bravo, “la disminución de agua ha sido de 94 por ciento Es decir, tenemos sólo 6 por ciento de almacenamiento, con lo que apenas podemos surtir de agua potable a las ciudades fronterizas” Durante la conferencia “La problemática del agua entre México y Estados Unidos, perspectivas actuales”, realizada en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, el embajador dijo: “El problema se debe a que no se tomaron las medidas necesarias ante la sequía Al final de la administración del presidente Ernesto Zedillo se había acumulado una deuda de mil 650 millones de metros cúbicos de agua que deberíamos haber entregado, sobre todo en la década de los noventa “No sólo se hizo un mal uso del agua, sino que, además de acabarnos nuestra porción, también nos acabamos la que correspondía a Estados Unidos Unilateralmente nos quedamos con el líquido y abrazamos la ‘Doctrina Harmon’”, añadió Sobre esa doctrina, Székely dijo que el gobierno estadunidense “sostuvo la premisa de pleno derecho sobre su porción de agua, sin tomar en cuenta a su vecino México peleó precisamente la tesis opuesta –ahora consagrada internacionalmente–, que se refiere al uso equitativo y racional de los recursos de una cuenca internacional” Agregó: “Gracias a la coyuntura que se presentó con la segunda Guerra Mundial, nuestro país logró convencer a Estados Unidos de negociar y firmar un tratado sobre las aguas transfronterizas que existen entre ambas naciones En 1944 entró en vigor el Tratado de Aguas, que rige las relaciones de los dos países en esta materia” Explicó que ese tratado regula la distribución de agua entre ambos países y determina que, en caso de que México se vea imposibilitado de cubrir los montos acordados durante un ciclo de cinco años, el déficit podrá saldarse en el curso del periodo quinquenal siguiente” El diplomático indicó que, en el tratado de 1944, “Estados Unidos se comprometió a cedernos una parte del caudal del río Colorado, por la afluente de Baja California, dotación de la que depende en buena medida el desarrollo y vida de esa región del país “A su vez, en dos partes de la cuenca del río Bravo, se reparte mutuamente el agua: Estados Unidos nos suministra del río Grande en Ciudad Juárez y, nosotros, de los tributarios del río Bravo” Sin embargo, afirmó que los problemas para el gobierno mexicano comenzaron en 1992 con la sequía, cuyos efectos no fueron atendidos con medidas preventivas, como racionalizar el uso del agua “Es por ello que México no considera esta situación como un deuda, ni mucho menos un incumplimiento del Tratado Si no hemos entregado el agua, es porque no ha habido y han sufrido igual los usuarios mexicanos que los norteamericanos”, señaló Explicó que “el acuerdo señala que si México no puede entregar a Estados Unidos la cantidad correspondiente –cerca de 430 millones de metros cúbicos anuales– en un ciclo de cinco años, tenemos los siguientes cinco para saldar nuestra cuenta “El gobierno norteamericano, al aceptar que México pague un periodo retrasado en otro posterior, reconoce las condiciones de sequía, porque ese pago postergado sólo se permite, según el Tratado, cuando hay una fenómeno extraordinario de este tipo”, concluyó 09/05/03

Comentarios