Preocupa al relator de la ONU situación de las etnias en Oaxaca

martes, 10 de junio de 2003
Oaxaca, Oax (apro)- “Aquí, en el estado de Oaxaca hay una situación muy grave, muy preocupante con respecto a los derechos humanos de los pueblos indígenas”, afirmó el relator especial para los derechos humanos y las libertades fundamentales de los derechos indígenas de la ONU, Rodolfo Stavenhagen Luego de recoger “kilos de documentos, videos y grabaciones” sobre presuntas violaciones a los derechos de los pueblos indígenas del estado de Oaxaca principalmente relacionados a problemas de la tierra, del bosque, de la administración y procuración de justicia, de educación, de salud, de la autonomía y la legislación, el relator de la ONU quedó altamente impresionado de que muchas de las quejas que recibió tienen más de 50 años y siguen sin resolverse Stavenhagen recordó: “Yo trabajé en Oaxaca hace casi 50 años y me impresiona que muchas de esas cosas sigan sin resolverse, por ello es que Oaxaca es un lugar obligado para que el relator especial pueda reunirse con el número más amplio de organizaciones y comunidades para conocer de cerca esta dramática situación que viven los pueblos indígenas” Con el fin de documentar los casos más apremiantes en la materia, el relator especial, realizó hoy, en la Casa de la Iglesia y el auditorio de la Sección 22 del magisterio oaxaqueño, encuentros con representantes de los pueblos indígenas y organizaciones no gubernamentales “Me preocupan todos los temas que me plantean las comunidades indígenas por eso estoy aquí”, subrayó El relator explicó que el resultado de esta investigación será un informe que se presentará a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, el cual se dará a conocer junto con las conclusiones y las recomendaciones del relator especial, mismo que será entregado al Gobierno de México Respecto a los casos de violencia como el registrado en Agua Fría donde fueron masacrados 26 indígenas zapotecos, dijo que es “lamentable cuando hay situaciones que generan violencia, porque generan violación a los derechos humanos y eso es lo que todos debemos de evitar” Precisó que por el carácter de invitado del Gobierno de México, debe reunirse también con las autoridades, tanto a nivel federal como estatal y municipal para obtener una visión más amplia de esta situación en el país Durante su estancia en Oaxaca, el relator especial sostuvo dos reuniones con representantes de pueblos indígenas y organizaciones no gubernamentales En la primera reunión escuchó por lo menos 25 intervenciones sobre presuntas violaciones a los derechos de los pueblos indígenas entre las que sobresalió el caso de Amoltepec, Quetzaltepec y Unión Hidalgo donde los conflictos políticos han dejado por lo menos 17 muertos, dos autoridades municipales destituidas y cinco presos Mientras que en el foro Sobre la Situación de los Derechos de los Pueblos Indígenas que se realizó en el auditorio de la Sección 22 del SNTE, el coordinador del Centro de Orientación y Asesoría a Pueblos Indígenas, Francisco López Barcenas, dio a conocer que en Oaxaca existen 656 conflictos agrarios, de los cuales 53 son considerados “de atención especial” por ser altamente conflictivos y si no se atienden pueden generar violencia social Explicó que de estos conflictos, 44 se localizan en la región de la Cañada; 61 en el Istmo; 102 en la Mixteca; 109 en el Papaloapan; 108 en los Valles Centrales; 50 en la Sierra Norte, y 106 en la Sierra Sur Respecto a la violación de los derechos políticos, detalló que de los 570 municipios en que se divide el estado, 418 eligen a sus autoridades por medio del sistema tradicional de usos y costumbres, sin embargo, el gobierno estatal a través de sus delegaciones de gobierno y las diversas secretarías de estado, así como el poder legislativo, ha introducido elementos con intereses ajenos a las comunidades, con lo que las dividen y finalmente provocan conflictos que después presentan como intercomunitarios Las cifras hablan por su solas: En el proceso electoral de 1995 se registraron 50 conflictos electorales; en 1988 los problemas aumentaron a 80 municipios, y en el 2001 se reconocieron oficialmente 122 conflictos, de éstos 16 derivaron de problemas intercomunitarios, 4 interbarriales, 22 interpartidistas, 5 intrapartidistas, 22 intergrupales, 24 por negativa del cargo, 9 por violación a los usos y costumbres, 2 por la documentación y 18 por el régimen electoral Este informe que le fue entregado al relator concluyó: “La situación descrita anteriormente ha provocado situaciones de ingobernabilidad, deterioro social, violencia y pérdida de vidas humanas en municipios altamente polarizados Además, estos conflictos han generado una serie de tensiones y de divisiones en los municipios, ya que tan sólo en el 2001 fueron tomados 19 palacios municipales que dejaron cinco muertos y se convocaron a 19 procesos electorales extraordinarios 09/06/03

Comentarios