Exige AI que no prescriba la desaparición forzada

viernes, 20 de junio de 2003
México, D F (apro)- En respuesta al proyecto de reforma del Código Penal presentado por el gobierno de España, Amnistía Internacional (AI) solicitó que la violación cometida por agentes el Estado se considere siempre tortura, que no prescriban este ilícito y otros, como la “desaparición forzada”, y que la “obediencia debida” a un superior no exima de responsabilidad en estos delitos Amnistía Internacional hizo estas y otras reivindicaciones en el informe “España: medidas para combatir la tortura y la impunidad”, presentado el pasado fin de semana AI consideró que el proyecto de reforma contiene elementos positivos en materia de derechos humanos, pero las definiciones de los delitos de "tortura" y "lesa humanidad" no se adecuan totalmente a la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura y al Estatuto de la Corte Penal Internacional (CPI) Entre los elementos positivos del proyecto, Amnistía Internacional señaló, entre otros, la inclusión del delito de “lesa humanidad”, la incorporación de “cualquier razón basada en algún tipo de discriminación” en el delito de tortura y la ampliación de la imprescriptibilidad de los crímenes de “lesa humanidad” y de “guerra”, así como de sus respectivas penas Aún así, la organización consideró importante que se aproveche la reforma del Código Penal para ajustar la definición del delito de “tortura” a la legislación internacional y contribuir, de esta manera, a evitar su impunidad Para AI el delito de tortura definido en el proyecto no contiene algunos elementos importantes, como “los dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras”; la inclusión, entre los posibles actores del delito, no sólo de funcionarios o autoridades, sino también de “personas que, en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia” se cometan aquellos El ombudsman internacional recomendó que, a los efectos de interpretación del delito de tortura, se considere también la violación cometida por agentes del Estado u otras personas --a instigación suya, con su consentimiento o aquiescencia--- en contra de una persona detenida o presa AI también opinó que debe ampliarse la imprescriptibilidad de los delitos de “genocidio”, “lesa humanidad” y de “guerra”, así como sus penas, a los ilícitos de “tortura” y al de “desaparición forzada” y sus respectivos castigos Por último, la organización de derechos humanos precisó que, conforme al Estatuto de Roma, deben incluirse --en el delito de “lesa humanidad”-- el “exterminio, la “esterilización forzada u otras formas de violencia sexual de igual gravedad”, así como “otros actos inhumanos de carácter similar que causen intencionalmente grandes sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud mental” A finales de mayo de 2003, en una respuesta a una pregunta parlamentaria, el gobierno español indicó que ningún organismo internacional había condenado a Madrid por un caso de tortura o malos tratos Sin embargo, organismos internacionales como el Comité de Naciones Unidas contra la Tortura, el Comité Europeo contra la Tortura, el Comité Europeo contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI), el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de Naciones Unidas o el Comité de los Derechos del Niño han expresado su preocupación por el aumento de casos de tortura y malos tratos en España durante los últimos años Amnistía Internacional, a pesar de que no cree que en España se torture de forma sistemática, también ha mostrado su preocupación, en reiteradas ocasiones, por las numerosas denuncias de tortura y malos tratos, a manos de agentes del Estado, contra inmigrantes o miembros de minorías étnicas, así como la práctica de incomunicación a detenidos La organización también ha llamado la atención de la opinión pública por las denuncias de malos tratos en cárceles y el trato inhumano y degradante en centros de detención para inmigrantes, así como por las afirmaciones de menores extranjeros no acompañados --la mayoría de origen marroquí--, de que han sido maltratados y sometidos a abusos sexuales en algunos centros de acogida 19/06/03

Comentarios