Fernández de Cevallos: Las confrontaciones

viernes, 15 de agosto de 2003
* Le molesta la iniciativa de Luisa María Calderón de impedir que legisladores laboren para particulares * Tiene dedicatoria esa propuesta, asegura México, D F- Político destacado dentro de la militancia panista, el excandidato presidencial Diego Fernández de Cevallos parece estar perdiendo el apoyo de sus correligionarios y el peso moral que hasta ahora había ostentado en Acción Nacional Y es que en esta ocasión, 16 senadores panistas, encabezados por Luisa María Calderón Hinojosa, plantearon ante el pleno una iniciativa de reforma constitucional encaminada a impedir que los diputados o senadores en funciones laboren para particulares Apenas hace unos días el senador panista sufrió un revés por parte de sus correligionarios, pues echaron para atrás un dictamen sobre el Fobaproa elaborado por Fernández de Cevallos y el senador Fauzi Hamdan con el aval del dirigente nacional, Luis Felipe Bravo Mena Sin su consentimiento, incluyeron una cláusula para avalar que se indague el Fobaproa, que se finquen responsabilidades contra los responsables de crear créditos ilegales, que los bancos Bital, Banamex, Banorte y Bancomer sean auditados y que se reconozca la auditoría hecha por Fortunato Alvarez a la revisión del Fobaproa elaborada por el auditor canadiense Michael Mackey, quien hace unos años encontró operaciones reportables en el rescate bancario, sin que las hubiera Fernández de Cevallos no avaló todo lo anterior, pero los legisladores panistas lo aprobaron por mayoría Lo único que pudo conseguir el Jefe Diego, en la discusión con sus correligionarios, fue que quienes fueron miembros del Comité Técnico del Fobaproa formaran parte de la Junta de Gobierno del IPAB y tomaran decisiones al respecto Este caso se suma al escándalo en el que estuvieron involucrados tanto Fernández de Cevallos como el jefe de gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, en abril pasado, cuando el político tabasqueño, sin mencionar al panista, denunció que algunos legisladores fungían a la vez como defensores de particulares en litigios emprendidos por el gobierno de la ciudad relacionados con unos predios que son propiedad de los capitalinos Por eso, ahora Luisa María Calderón presentó ante el pleno esta iniciativa, cuya finalidad es exigir al diputado o senador que pretenda litigar o representar jurídicamente a particulares pida una licencia al Congreso de la Unión para realizar esas tareas Esta propuesta, contenida en el artículo 62, previa reforma constitucional, sancionará con la remoción de su cargo en el Legislativo a quien infrinja la ley Para Fernández de Cevallos, la actuación de Calderón, quienes con anterioridad atendían al pie de la letra lo que decía o proponía por ser el coordinador de la fracción parlamentaria de la Cámara alta, no es más que la manifestación de las diferencias internas “que son inocultables” y existen en la bancada panista e incluso en el Partido Acción Nacional, por lo que se dijo dispuesto a dejar la curul con tal de “mantener la unidad de los panistas” Sin ocultar su molestia, en una muy temprana conferencia de prensa, el Jefe Diego felicitó a Luisa María Calderón Hinojosa por presentar la propuesta de ley, misma que, en su opinión, ofrece mucha tela de donde cortar, pero por lo mismo, dijo, prefería reservarse sus comentarios “para no incidir, no influir y ser motivo de nuevas acusaciones de ignorantes y perversos” Durante la sesión del Senado en la que Calderón leyó el contenido de su propuesta de ley, Fernández de Cevallos se veía molesto, y más cuando la legisladora pidió que se tomen las medidas necesarias para impedir a un legislador actuar “como contratista o como proveedor o como litigante frente a un miembro de la Corte o del Tribunal Agrario o pueda forzar a algún miembro o funcionario de la Secretaría de Hacienda a proveerle información privilegiada o retener algún documento necesario como prueba en un juicio o lo que sería más grave, promover reformas que beneficien a sus litigios” Los litigios del Jefe Diego En abril, el jefe de gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, criticó, sin nombrar directamente, los litigios de los que se encargaba el despacho de abogados del senador panista Diego Fernández de Cevallos En una de sus tradicionales conferencias de prensa le advirtió, indirectamente, que de nada le serviría su “influyentismo” en los casos que tomó en defensa de particulares en juicios con el gobierno de la ciudad, por la propiedad de tres predios Por algunos días ambos personajes, miembros de dos partidos igualmente opuestos, se enfrascaron en una lucha de dimes y diretes en la que el más cauteloso fue el jefe de gobierno capitalino quien respondía a cuenta gotas, aunque el panista lo calificara de “maquiavélico, tracalero” y hasta “mentiroso” Aunque el político tabasqueño reconoció que los comentarios del Jefe Diego “pues si calienta, como dicen”, se limitó a decir que los casos de los predios capitalinos que llevaba el despacho del panista no sólo eran un asunto legal, sino moral “y la moral no es precisamente un árbol que da moras”, enfatizó a finales de abril, cuando se declaró “en huelga de pleitos” Y es que de acuerdo con el político tabasqueño, en éste, como en muchos litigios, algunos funcionarios públicos o legisladores con conocimientos en leyes fungen como abogados en alguna demanda y usan sus influencias para ganarlo A pregunta expresa sobre si tenía pruebas para acusar a Fernández de Cevallos de tráfico de influencias, López Obrador asintió, pero no las dará a conocer, dijo, “porque no quiero entrar en una polémica sobre este asunto, por el cargo que desempeño y porque tengo otras ocupaciones Pero sí tengo elementos” En esa ocasión, el panista lo retó para que el perredista sostuviera sus acusaciones, en el sentido de que litigaba un juicio contra la administración local por la expropiación de un terreno llamado La Mexicana, y hasta lo calificó de “cobarde”, ante la nula respuesta de López Obrador quien se limitó a señalarle: “nos vemos a la salida” Las pruebas contra el legislador, las sacaría a la luz hasta concluir su gestión como jefe del gobierno capitalino Esta no fue la primera vez que se enfrentaban López Obrador y Fernández de Cevallos Anteriormente, en el 2000, cuando el tabasqueño era candidato a la gubernatura de la entidad tuvo una confrontación política con el panista, por lo que consideró, Fernández de Cevallos sólo quería la revancha En esa discusión televisada, el coordinador de los senadores del PAN –que se caracteriza por buen polemista y nunca había perdido una confrontación verbal-- fue exhibido por López Obrador a nivel nacional, experiencia que Fernández de Cevallos parece no poder olvidar

Comentarios