"Destapa" Sánchez Anaya a su esposa para sucederlo en 2004

viernes, 22 de agosto de 2003
Tlaxcala, Tlax , 21 de agosto (apro)- El gobernador Alfonso Sánchez Anaya “destapó” este jueves a su esposa María del Carmen Ramírez García, como precandidata del Partido de la Revolución Democrática (PRD) para sucederlo en el cargo en las elecciones locales que se realizarán en 2004 En inusual conferencia de prensa, el mandatario local confirmó que la primera dama del estado participará en el proceso de selección de candidatos del partido del sol azteca, y se deslindó de prácticas de nepotismo “Ella no participa como la esposa de Sánchez Anaya, sino como María del Carmen Ramírez, senadora de la República por el PRD, y va con todos los riesgos”, aclaró Para contener el debate que provocó por sus declaraciones, el gobernador de Tlaxcala señaló que el PRI inició su precampaña hace cuatro años y en el PRD fue la prensa la que la adelantó “Nosotros hubiéramos querido que el proceso se fuera hasta octubre”, dijo Sánchez Anaya señaló que sabe diferenciar muy bien su papel de esposo y político, y en todo momento negó que se trate de imponer a su cónyuge en la primera magistratura del estado; en todo caso, manifestó que romperá paradigmas “Yo he luchado de tiempo atrás por una equidad de género, por lo que ahora sería una incongruencia que cancelara una opción simplemente porque se trata de mi esposa”, agregó Enseguida, el mandatario tlaxcalteca dijo que todos los aspirantes a la candidatura perredista, incluida su esposa, se sujeten a los mecanismos que determine el Comité Directivo Estatal del PRD Sostuvo que "no se trata por la participación de María del Carmen Ramírez en este proceso, no es por esta razón, pero digo que cualquier aspirante debe sujetarse a las mismas reglas del juego, sea quién sea" Como si todo estuviera preparado, minutos después comenzó a circular un documento en donde los integrantes de la corriente “El Gran Acuerdo”, que preside el mismo Sánchez Anaya, da una serie de propuestas para elegir al candidato a gobernador, entre las que se encuentran que cada corriente perredista proponga un aspirante y se evalué su presencia política

Comentarios