La sociedad no avanza por la ausencia de líderes: Lona Reyes

jueves, 7 de agosto de 2003
* La falta de dirigentes provoca el abstencionismo, considera el obispo emérito Oaxaca, Oax , 6 de agosto (apro)- “En la Iglesia hay crisis porque no hay profetas y la sociedad civil no avanza porque no hay líderes comunitarios, sin embargo, en esta incipiente democracia debemos darnos la mano uno al otro para seguir caminando”, declaró el obispo emérito de Tehuantepec, Arturo Lona Reyes Y lamentó que en México y particularmente en Oaxaca proliferen los seudo-líderes, los políticos y hasta “algún curita”, que pueden decir mil palabras en sus discursos pero que no demuestran su trabajo en hechos que los avalen Entonces, por la falta de verdaderos líderes sociales se registran altos índices de abstencionismo en los procesos electorales, porque la ciudadanía ha sido engañada por generaciones y ya no confía en nadie De ahí, dijo, la necesidad de convencer a la ciudadanía con trabajo y no con discursos huecos Por esta razón, Lona Reyes insistió en que “la democracia hace que nos demos la mano uno al otro para seguir caminando, y éste invita a otro y a otro hasta convertirse en un río que desemboque en el mar” Respecto de las declaraciones del presidente Vicente Fox, que asegura que ha disminuido la pobreza en el país, opinó: “Tal vez Fox no mienta, pero sí exagera en el sentido de que pueda ser que se esté superando la macroeconomía de los industriales, de los ricos e inclusive de los políticos, pero la economía está por los suelos y por consiguiente la gente campesina e indígena de Oaxaca no sólo vive en pobreza extrema, sino que vive de milagro”, añadió Sin embargo, no dejó de reconocer “que ahora está un poco abierta la posibilidad de superar un poco la pobreza y miseria de las comunidades porque se han abierto, a través de la Sedesol, proyectos productivos a los que yo me he acogido para ayudar a las familias de la zona de San Francisco la Paz en la región de los Chimalapas” A un año de haber dejado la diócesis de Tehuantepec para refugiarse en los Chimalapas, ya echó a andar tres proyectos para mujeres, uno de panadería, otros de corte y confección, y el tercero de engorda de borregos Recordó que ya tiene la experiencia de la cooperativa Unión de Comunidades Indígenas de la Región del Istmo (UCIRI), que agrupa a 3 mil socios indígenas zapotecos y mixes y donde se produce y exporta café orgánico y ajonjolí Pero además, cuenta con un internado donde se prepara a los hijos de los indígenas para hacerlos ingenieros agrónomos sin necesidad de títulos, y puedan seguir administrando la UCIRI, la cual también cuenta con una ferretería y cooperativa de transportes “Estas son las armas de Lona Reyes”, ironizó el jerarca católico identificado con la Teología de la Liberación en alusión al cateo que realizó el Ejército Mexicano en 1994 al internado de UCIRI, alegando que estaba preparando guerrilleros Y aclaró: “No tengo armas bélicas porque me mato yo solo, porque no las sé manejar, pero sí se manejar un tractor, maquinas cosecheras y sé enseñar cómo se prepara un terreno para sembrar maíz” Finalmente opinó sobre su trabajo en el obispado de Tehuantepec: “El proceso de la diócesis es como las palmeras del istmo, entre más golpeadas son por le viento, más se profundizan sus raíces, y es lo que está pasando en el área de evangelización, en catequesis, liturgias y sobre todo de la pastoral social, porque aunque las pretenden desmantelar, se han enraizado”

Comentarios