Más dinero, sólo si lo invierte en salud

sábado, 13 de septiembre de 2003
Tuxtla Gutiérrez, Chis , 12 de septiembre (apro)- Si el gobierno de Chiapas quiere acceder al crédito del Banco Mundial (BM) para el 2005, debe también poner mucho énfasis en el sector salud, pues "el monto del préstamo se ajustará según el grado de logro de esas metas" durante el 2003 y 2004 En el apartado de 17 páginas del documento confidencial "Apoyo programático al estado de Chiapas", subtitulado, "Sector 10: salud, notas políticas", elaborado por los investigadores Vic Paqueo y Harry Patrinos, se hace primero una reseña de cómo actualmente se encuentra el estado en materia de salud, y lo que ha hecho el gobierno de Pablo Salazar en la materia, para después concluir con las recomendaciones Paqueo y Patrinos sostienen --tras sus análisis en Chiapas-- que a pesar de sus dificultades económicas y geográficas, Chiapas ha conseguido constantemente avances en el área de la salud No obstante, queda mucho por hacer para elevar el bienestar de la gente La esperanza de vida al nacer se mantiene por debajo del promedio nacional y la brecha entre Chiapas y el resto del país apenas se ha modificado En el informe se dice que los datos también muestran que los chiapanecos sufren más de las enfermedades discapacitantes, en comparación con el promedio de otros estados En 1998, por ejemplo, la esperanza de vida al nacer sin discapacidad fue de sólo 567 años comparada con el promedio nacional de 611 Para Paqueo y Patrinos, el estado se encuentra en medio de una ?transición epidemiológica? debida a una esperanza de vida ascendente, tasa de natalidad en descenso, así como en una fase de modernización Para ellos no es sorprendente, entonces, que la situación sanitaria se caracterice por un mosaico epidemiológico, en el que conviven modelos tradicionales y nuevos de mortalidad y morbilidad Según Paqueo y Patrinos, en este mosaico se encuentran varias tendencias salientes: persistencia de enfermedades como la tuberculosis, cólera, malaria, dengue y otras enfermedades transmitidas por vectores, que continúan siendo considerables y requieren vigilancia y control continuos; enfermedades asociadas con la pobreza como la desnutrición, infecciones de las vías respiratorias superiores y las infecciones intestinales Así mismo, se refieren a la prevalencia de problemas de salud reproductiva e infantil (se dice que cerca de dos tercios de las defunciones prematuras de lactantes y niños en Chiapas son evitables) Se da en Chiapas el aumento acelerado de las enfermedades degenerativas crónicas y los accidentes; consideran la aparición del cáncer cervicouterino, de diabetes mellitus y la hipertensión como temas clave En su informe destacan la propagación de la drogadicción y enfermedades de transmisión sexual, incluida la infección por el VIH/SIDA, a los jóvenes, y sobre todo las diferencias geográficas de la tasa de prevalencia de enfermedad, que son pronunciadas en el estado debido a su diversidad étnica, el aislamiento de muchas comunidades y a la desigualdad en las condiciones sociales y económicas de las localidades Para los investigadores del Banco Mundial, en cuanto al último punto, el tema de la salud indígena es clave, no sólo porque constituye una gran parte de la población, sino también porque la problemática se entrelaza con la pobreza Muchas comunidades con proporciones altas de población indígena sufren de malaria y otras enfermedades transmitidas por vectores Y aunque la desnutrición se encuentra en todo el estado, ésta es particularmente severa entre los niños menores de cinco años en 78 de los 118 municipios Los 78 municipios son comunidades altamente marginadas con una población indígena numerosa Para ellos, el sistema de salud de Chiapas tiene tres pilares principales, que son los programas de salud social obligatorios, financiados mediante contribuciones de los empleados del sector formal, los empleadores, y el gobierno; el programa de asistencia social para la población no asegurada o abierta, financiada y proporcionada por el sector público (con un pequeño monto de financiamiento de recuperación de costos), y los proveedores del sector privado, financiado por desembolsos domésticos Después de analizar lo que ha hecho el gobierno de Pablo Salazar y la situación presupuestaria y su repercusión fiscal, recomiendan: "Dado que el sector salud de Chiapas ha sido y está actualmente seriamente subfinanciado, debe contemplarse un aumento sustancial de su presupuesto sanitario como una condición del préstamo" Sobre las condiciones es claro el BM "A cambio, en el contexto de una operación de crédito de varios años, el Instituto de Salud se comprometerá al logro de las metas acordadas para el resultado e indicadores de producción seleccionados (o una combinación ponderada)" Apunta el BM en que "el monto del préstamo se ajustará según el grado de logro de esas metas Los ejemplos de los indicadores que podrían estar incluidos (a negociarse) son la tasa de mortalidad infantil (corregido por errores de subregistro), el promedio de consultas por empleado del sistema del Instituto de Salud e indicadores de calidad de servicio, como los de la Cruzada de Calidad (por ejemplo, disponibilidad de medicinas y suministros en establecimientos de salud)" Dada la limitación del presupuesto y las implicaciones de costos ordinarios del programa de construcción de la infraestructura nueva, "el gobierno debe dar: (a) prioridad a la mejora de los servicios de los establecimientos de salud existentes y al financiamiento de sus necesidades más urgentes; y (b) extender la puesta en práctica del plan para construir los hospitales y los centros de salud durante un periodo más prolongado" Principalmente recomienda que "debe asignarse prioridad absoluta al gasto propuesto para el control de la tuberculosis, el tracoma, el dengue, la malaria, el cólera y los programas contra el cáncer cervicouterino y perinatal" "Este tema debe ser protegido firmemente por el préstamo", insiste el BM Para los miembros de la misión "Chiapas no debe cometer la misma equivocación que las administraciones anteriores, construyendo instalaciones sin asegurar el financiamiento adecuado de sus operaciones (a propósito, ha expresado su inquietud por la construcción de 15 hospitales a ser financiados con recursos federales pero sin reservas para costos ordinarios)" Según ellos, el plan para construir las instalaciones nuevas debe escalonarse durante un periodo más largo, quizás comenzando un hospital regional en el periodo de tres años (si ello no desplaza las necesidades urgentes mencionadas anteriormente), como un componente de un ?modelo regional de atención de salud piloto? "La presentación de este plan en el primer año (2003) debe ser compromiso de la operación de crédito que preparan el gobierno del estado y el Banco Mundial", precisa Para el organismo financiero en este compromiso debe estar incluido el financiamiento de un estudio integral y exhaustivo de la cultura indígena, en relación con el comportamiento relacionado con la salud, las respuestas a la enfermedad, las intervenciones sanitarias y la política de atención de salud pública Finalmente, dice el BM, es menester "una reorientación del Instituto de Población Indígena hacia funciones más eficaces en la defensa y vigilancia de la salud de los grupos étnicos"

Comentarios