Acuerdan legisladores priistas negociar reformas

martes, 9 de septiembre de 2003
*Exigen, sin embargo, que Castro rectifique el proceso contra Aldana México, D F- En una reunión a puerta cerrada del Consejo Consultivo de la fracción priista en la Cámara de Diputados, los legisladores de ese partido acordaron continuar en la mesa de negociaciones sobre las reformas estructurales, pero también exigieron al presidente de la Cámara Baja, el panista Juan de Dios Castro, que rectifique sobre el proceso de desafuero del senador Ricardo Aldana Prieto Al término del cónclave priista, el coordinador de los diputados de Guanajuato, Francisco Arroyo detalló que durante la reunión se contempló la posibilidad de que los legisladores priistas no asistieran a la sesión del 17 de septiembre, cuando la Cámara de Diputados se erija tribunal para determinar si Aldana es desaforado Sin embargo, informó que esa opción fue descartada "No queremos pagar el costo político que significaría aparecer como los causantes del bloqueo de las reformas y el hundimiento económico de este país", expresó En este sentido, advirtió que "el PRI no se va a suicidar por Aldana" Según explicó, en la reunión no se solicitó la cancelación definitiva del juicio contra el también tesorero del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) "Lo que estamos protestando es la forma como Juan de Dios Castro violentó la Constitución", explicó Por ello, dijo, la fracción priista mantiene su exigencia de que el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Baja rectifique el procedimiento contra Aldana y "se reponga la legalidad de la Cámara de Diputados" El vocero del Consejo Consultivo, Manlio Fabio Beltrones, expresó que la postura de Castro "afecta y detiene las negociaciones que se estaban llevando para procesar los acuerdos parlamentarios" En ese sentido, indicó que los legisladores priistas consideraron solicitar la renuncia del panista, aunque "no es algo que se haya consensuado en definitiva" Beltrones coincidió con su correligionario Arroyo, en el sentido de que la postura del PRI de mantenerse en la mesa de negociaciones para las reformas estructurales responde a que "decidimos hacer causa común en favor de que se restablezca la legalidad dentro de la Cámara, y segundo, no apostar al enrarecimiento de la esfera política, que a nadie beneficia" Por otro lado, indicó que en su partido no se pierden las esperanzas de "construir mejores acuerdos que los que la violación a la legalidad tiene hoy detenidos"

Comentarios