Ya agarramos vuelo y está difícil que nos paren: AMLO

viernes, 19 de noviembre de 2004
* Entrega microcréditos bajo el asedio del plantón antorchista, en el Zócalo México, DF, 18 de noviembre (apro) - Se le ve feliz, contento Apenas disimula su satisfacción, luego, no resiste las ganas y revive la imagen: “Ayer en la noche, la Cámara de Diputados federales aprobó el presupuesto Nosotros vamos a presentar el nuestro, a más tardar el martes 30 de noviembre, a la Asamblea Legislativa” Es Andrés Manuel López Obrador, la mañana de este día, en la plancha del Zócalo Sabe que se ha desatado un inusitado conflicto político entre los legisladores de San Lázaro y un disminuido Vicente Fox, con un PAN arrinconado que poco antes de la medianoche optó por hacer mutis El tabasqueño se siente en su elemento, es temprano y ya preside la Sexta Entrega de Microcréditos para el Autoempleo 2004, frente a poco más de 5 mil personas Arriba al templete, lo acompañan sólo mujeres: Jenny Saltiel Cohen, su encargada de Desarrollo Económico, y Rocío Mejía Flores, directora del Fondo para el Desarrollo Social de la Ciudad de México Esta última recita un soporífero discurso apenas audible No La gente quiere escuchar a López Obrador, le aplauden, le gritan, manotean Algunas señoras se atreven: “Estás bien guapo, condenado” El jefe del gobierno local sonríe Escucha con atención lo que dice una representante de los beneficiarios del programa, metida a costurera Lleva fleco y larga cabellera, y agradece el apoyo al jefe del GDF Es Sofía, y detalla cómo aprendió corte y confección y luego montó un pequeño taller, creaciones “Chofi”, lo nombra, en el que están metidos hijos y marido Mira a los espectadores pero no resiste, como alumna ante su profesor, voltear a cada rato a mirar al Peje y reportarle sus personales logros Se anima el tabasqueño Camina rumbo al atril y sopla al micrófono Enciende la voz, anuncia: “No vamos a aumentar impuestos; no va a subir el boleto del Metro ni otros servicios” Seguirán las obras y los programas de desarrollo social, entre ellos, el de adultos mayores, las becas para discapacitados, el programa de vivienda y los créditos Sabe que no es mucho dinero Son recursos “para ayudar a la economía de la casa Es sólo un respiro, para sobrellevar los gastos del hogar”, refiere En realidad los tales microcréditos son una especie de caja popular: se junta un grupo de socios, les prestan y pagan en “abonos chiquitos”, con interés por debajo de cualquier banco Es un fondo revolvente, precisa el tabasqueño Suelta datos: suman 107 mil microcréditos, se busca una “meta sexenal” de 150 mil, con una inversión de 600 millones de pesos Lanza su mensaje: “Nos quisieron detener y no pudieron No han podido, mucho menos ahora que ya agarramos vuelo Y cuando se agarra impulso, ya es difícil que nos paren”, reta Se va, la gente se agolpa para acercarse, saludarlo Imposible, hay un cerco de guaruras, sobre todo mujeres, que lo impiden; sus gacelas Se ven desvelados, con abrigos de medio pelo y lentes oscuros A la derecha del templete, hay otro plantón, son de Antorcha Campesina, los golpeadores del tricolor Tienen un sonido más potente, lanzan consignas, denostan al gobierno capitalino Enfrente, arriba otro contingente: son campesinos de la Montaña de Guerrero, pobres entre los pobres, flacos la mayoría, pequeños de talla, todos Disciplinados, se forman en hileras, despliegan una enorme manta roja, adornada con la hoz y el martillo, y con letras enormes: “Frente Popular Revolucionario” Detrás, como quien carga imágenes de la Guadalupana, otros jornaleros portan, cada uno, enormes carteles de color sepia Son de los filósofos alemanes Carlos Marx y Federico Engels Otro, trae a José Stalin, con maliciosa sonrisa y mostacho a la Pancho Villa Sus ropas son trapos, jirones, de color ya indefinible, van serios Sus dirigentes los acomodan, les dan instrucciones Uno de ellos se identifica: soy el “Diablo”, del CGH, y entrega un boletín, que resume las demandas de la Promotora por la Unidad Nacional contra el Neoliberalismo: piden tierra, escuelas, agua potable, servicios básicos A su lado, llega otro contingente, éste más animado: vienen de Chiapas, se asumen de la Coordinadora Plan de Ayala Sus baterías, a diferencia de los antorchistas del PRI, no están dirigidas contra el GDF, sino hacia Fox y su secretario de Agricultura, Javier Usabiaga, encarnación de los males que aquejan al campo, aseguran Anuncian que marcharán con rumbo a las oficinas de la Sedesol y la Sagarpa Por otro extremo, trepan más de 20 camiones foráneos a la explanada del Zócalo Vienen de Oaxaca, de Tuxtepec, de un pueblito llamado San Pedro Teutila Los aglutina el Codeci, aunque desconocen qué significan las siglas Se llevan a la boca unas pequeñas mojarras fritas, envueltas como taco en tortilla “Los líderes saben qué es Codeci”, y piden a gritos aparezca el encargado del autobús y su gente Asoma un sombrerudo y define: “Somos del Comité de Defensa Ciudadana, de Oaxaca y Veracruz” Están contentos, salieron desde el lunes de sus comunidades Ya llevan tres días conociendo la ciudad

Comentarios