Veracruz: sin opción de cambio

miércoles, 3 de marzo de 2004
* Los tres principales candidatos “incurren en las mismas viejas prácticas”: analista Jalapa, Ver , 2 de marzo (apro)- Una vez que las principales fuerzas políticas en la entidad definieron los nombres de sus candidatos a gobernador, “los electores tendrá poca opción de cambio”, opinó el analista político Alberto Olvera Rivera, quien consideró que tanto el priista Fidel Herrera Beltrán, como el panista Gerardo Buganza Salmerón y el abanderado de la alianza PRD—Convergencia, Dante Delgado Rannauro, “incurren en las mismas viejas prácticas” El también director del Instituto de Investigaciones Histórico Sociales de la Universidad Veracruzana, consideró que los candidatos al gobierno veracruzano por el PRI, el PAN y PRD—Convergencia, “pertenecen a una matriz común cultural y de prácticas políticas”, es decir, las alianzas con grupos de creación aparencial, movilizaciones, de apoyos populares y de personas cercanas al poder en una u otra forma Dijo que una característica común que tienen es que son reacios a la crítica, “hipersensibles a cualquier opinión en contra y no escuchan a quienes ofrecen consejos” Aunado a la intolerancia y al regreso de significación de practicas de antaño, dijo, “se ve un panorama triste para los ciudadanos al no contar con una opción de cambio, sino que es la continuidad de lo que no se quiere cambiar” Ninguno garantiza un cambio para Veracruz, dijo, ya que el inicio de campaña de Fidel Herrera se fundamenta en las viejas prácticas: “apoyos corporativos y escenificaciones al más viejo estilo priista” Aunque Dante Delgado no ha iniciado sus actividades de proselitismo, “es proclive a este tipo de prácticas, pues al reaccionar de manera violenta contra quienes le hicieron preguntas que sonaban a críticas, se comportó como si creyera que aún es gobernador” En torno al panista Gerardo Buganza, el experto opinó que aun cuando ha estado tranquilo, por decirlo de alguna manera, “los actos a través de los cuales condujo su precampaña eran también del mismo estilo”, situación que anteriormente el Partido Acción Nacional (PAN) no hacía, como sido el acarreo de gente Dijo que se debe reconocer un punto mediante el cual Buganza Salmerón se quiere diferenciar de los otros candidatos como el haber hecho públicos sus gastos de precampaña: “él dijo que invirtió 4 millones de pesos, una cantidad seguramente inferior a los costos reales en que incurrió”, pero al menos tuvo ese rasgo de relativa honestidad frente a “la vergüenza que significó que el grupo de campaña de Fidel Herrera haya dicho que no gasto más de 100 mil pesos, puesto que todo lo demás fueron regalos en especie” “Sí este dato no es trágico, sería ridículo”, subrayó, puesto que el costo de la precampaña de Herrera Beltrán seguramente alcanzó muchos millones de pesos y lo que evidencia, en este caso, “es que no hay ninguna transparencia en la información acerca del origen de esos fondos” Así, reiteró, “en el PAN al menos hay una fracción de transparencia en asuntos que el PRI mantiene en la más completa oscuridad, lo que anticipa una antigua practica de financiamiento ilícito o por lo menos ilógico” El analista político, observó también que la situación preelectoral apunta hacia una crisis interna de los partidos, pues en el caso del PRI, aun cuando Herrera Beltrán haya ganado por unidad, “no deja de haber grupos heridos o lastimados en la contienda” En el caso de Dante Delgado, “es obvio que una parte del PRD se siente ofendido por esa alianza” Este tipo de situaciones, apuntó, “demostraría que hay tensiones internas”, y que posiblemente una parte del PRD no participe como lo haría si hubiese un mínimo de convicción en esta campaña En tanto, en el PAN con la designación de la candidatura a gobernador también hay damnificados y grupo de oposición internos a Gerardo Buganza No obstante, mencionó que la diferencia entre estos tres candidatos no son tan grandes, según datos de las encuestas, por lo que la decisión del triunfo de uno de ellos corresponderá “a los votantes indecisos”, es decir, “de aquellos que no son las bases firmes de ninguno de estos partidos” Por consiguiente, consideró que las campañas deberían dirigirse a estos nichos de votantes para llevarlos a las urnas y no vuelva a ganar el abstencionismo

Comentarios