Disputas internas llevan a la derrota legal al cabildo de Colima

martes, 11 de mayo de 2004
* Deberá el municipio resarcir a un particular el adeudo por rentas acumuladas Colima, Col , 10 de mayo (apro)- Desatinos y desencuentros internos de la administración anterior de la capital, facilitaron la derrota legal del ayuntamiento en un juicio promovido por José Francisco Vázquez Martínez, un particular que obligó a la autoridad a pagarle un adeudo de renta acumulada y daños a un inmueble que ocupaba el municipio desde hace unos 15 años, en la calle José Antonio Díaz de esta ciudad En consecuencia, mediante un convenio firmado el 18 de marzo anterior, el cabildo se comprometió a pagar 130 mil 355 pesos, con dos pagos iniciales por un total de 30 mil 355 pesos, y 20 pagos quincenales consecutivos de 5 mil cada uno, a partir del 2 de abril de 2004, para concluir el 17 de enero de 2005 De acuerdo con el expediente 808/01 --correspondiente al juicio medio preparatorio promovido por José Francisco Vázquez el 9 de octubre de 2001 ante el Juzgado Mixto Civil y Mercantil--, la juez Delia Ludivina Olmos Díaz estimó que el ayuntamiento no compareció al citatorio y lo declaró confeso de los requerimientos formulados por el promovente En realidad, a nombre de la autoridad municipal había acudido Porfirio Fuentes Quintana, en su calidad de apoderado legal, pero el juzgado no le reconoció personalidad jurídica, pues ésta la tenía el síndico Marco Antonio García Toro, quien se encontraba suspendido por el cabildo de mayoría panista, luego de un conflicto político sostenido con el entonces presidente municipal, Enrique Michel Ruiz En la foja 151 del expediente respectivo se lee que la juez determinó que Fuentes Quintana --quien presentó una copia certificada de un documento que lo acreditó como apoderado general para pleitos y cobranzas otorgado por el alcalde y los regidores-- “no tiene personalidad jurídica acreditada en autos” Y es que la juez se basó en la Ley del Municipio Libre, en cuyos artículos 51 y 52 se establece que el síndico es quien tiene la representación jurídica del ayuntamiento en los litigios en que éste sea parte y en la gestión de los negocios de la hacienda municipal Adujo que el abogado no exhibió documento alguno en donde el cabildo haya dado licencia al síndico (Marco Antonio García Toro) para ausentarse o separarse del ejercicio de sus funciones, y “no se exhibe constancia alguna donde el Congreso estatal haya acordado autorizar como apoderado al compareciente (Porfirio Fuentes Quintana)” Por lo tanto, indicó la titular del Juzgado Mixto Civil y Mercantil, “al no haber comparecido el ayuntamiento al desahogo de la confesional a su cargo, se hace efectivo el apercibimiento en la actuación de fecha 19 de noviembre de 2001 (…) y se declara confeso al representante legal del ayuntamiento de Colima, quien lo es el síndico de dicha institución” Diez días después, el abogado presentó un recurso de apelación contra el auto, por considerar que “en forma contraria a derecho” se desconoció su personalidad jurídica, a pesar que exhibió un poder otorgado ante la fe del notario público 10 de Colima Demandó la nulidad de actuaciones del 16 de enero de 2002 y actuaciones subsecuentes, porque “indebidamente y sin que se hubiera promovido incidente de falta de personalidad, ese juzgado oficiosamente suspendió la tramitación del juicio a efecto de complacer la petición de J Francisco Vázquez Martínez, quien en forma por demás extraña obtiene todo lo que solicita de ese tribunal” Argumentó además que respecto del desconocimiento de su personalidad jurídica, no se requiere la autorización del Congreso para nombrar al apoderado general del municipio Sin embargo, los alegatos ni siquiera merecieron respuesta del juzgado, con el razonamiento de que no se le reconoció personalidad jurídica Por su parte, Francisco Vázquez también interpuso un recurso de apelación en el que demandó que se declarase confeso al ayuntamiento de Colima, no a su representante legal, pues el medio preparatorio a juicio fue interpuesto contra la institución, no su representante En la toca 321/2002, fechado el 4 de diciembre de 2002, la Segunda Sala Mixta Civil, Familiar y Mercantil del Supremo Tribunal de Justicia, integrada por los magistrados Fidel Vega Gudiño, Ramón Cervantes Amezcua y José Alberto Peregrina Sánchez, desechó la apelación de Fuentes Quintana y otorgó la razón a Francisco Vázquez y declaró confeso al ayuntamiento El fallo de este medio preparatorio a juicio fue decisivo para que el promovente tuviera en sus manos la posibilidad de ir a un juicio en el que llevaría grandes posibilidades de ganar, al contar con la confesión judicial del ayuntamiento Con base en la confesión obtenida y frente a la declaración en contrario realizada por el entonces alcalde Enrique Michel Ruiz, Francisco Vázquez presentó el 29 de mayo de 2003 una denuncia penal en contra de ese funcionario y varios de sus colaboradores por falsedad de declaraciones ante autoridad judicial y los que resulten Meses después, y sin haber logrado cobrar el adeudo, el medio preparatorio ganado le dio fuerza a Francisco Vázquez para negociar con la nueva administración municipal, encabezada por Leoncio Morán Sánchez, un convenio para el pago de la renta atrasada Como parte del acuerdo, se desistió de la denuncia penal que había presentado en mayo anterior

Comentarios