Descartan que un acuerdo migratorio frene el flujo de ilegales

jueves, 13 de mayo de 2004
b>* Se quedará en el papel la propuesta de Bush, advierten economistas México, D F, 12 de mayo (apro)- María Antonieta Barrón, académica de la Facultad de Economía de la UNAM, manifestó hoy que la propuesta migratoria del presidente de Estados Unidos, George W Bush, no impedirá el ingreso de indocumentados a ese país Añadió que “aun cuando se aprobara, existe el riesgo de que se quedara sólo en el papel, pues su contenido no toma en cuenta la situación actual de esas personas” Afirmó: “Si las condiciones de vida en México son cada vez más precarias, si el desempleo va en aumento y si se consolidan mercados de trabajo en ese país, como el de frutas y hortalizas, es difícil pensar en algún acuerdo que impida o reduzca los flujos de indocumentados hacia Estados Unidos” Durante la conferencia “Acuerdos migratorios”, la economista explicó: “A través de los años, las características de los grupos de emigrantes no han cambiado, porque a pesar de tener muchos años en ese país, la mayoría aún no obtiene la nacionalidad” Al mencionar datos del Instituto Nacional de Migración (INM), Barrón dijo que cada año viajan a Estados Unidos cerca de 400 mil mexicanos “sin papeles”, y advirtió: “Si con el acuerdo hay un incremento en ese flujo, seguramente se producirá una precarización de sus condiciones de trabajo” Según la economista, “esa propuesta no establece condiciones para igualar sus salarios con los que perciben los trabajadores estadunidenses Por ejemplo, actualmente, un expatriado obtiene un pago promedio de 5 dólares la hora, dependiendo de la actividad, mientras que el de un residente legal es de entre 11 y 14 dólares “Además, no toma en cuenta la oferta y la demanda de los mercados, pues la conformación del mismo difícilmente se podría acordar”, añadió Por su parte, Hipólito Treviño Licea, director general de Empleo de la Secretaría del Trabajo, afirmó: “Si bien la propuesta de Bush intenta llevar a los dos países a un nuevo arreglo en la materia, eso no es algo nuevo, pues los mexicanos tenemos aproximadamente CIEN años yendo a laborar a esa nación” Puntualizó: “Se trata de una iniciativa que no está acabada y todavía la modificará el Congreso estadunidense Por ello, hasta que no esté definida no se conocerán sus alcances Esta no es una cuestión de partidos, no se requiere ser demócrata ni republicano para decidir si se necesita mano de obra para la producción del país; simplemente es un problema económico” Agregó que la propuesta “sólo busca controlar la frontera por motivos de seguridad, servir a sus intereses comerciales e incentivar el retorno de los trabajadores, entre otros aspectos Sin embargo, una de sus características es la unilateralidad; es decir, no se nos convoca para alcanzar una negociación “Además, el trabajo será por demanda; es decir, sólo quien lo necesite lo pedirá Tampoco existen acciones conjuntas bilaterales para aplicarlas”, indicó

Comentarios