Demanda CNC política de Estado para el agro en Latinoamérica

miércoles, 19 de mayo de 2004
* Definir el futuro del sector para los próximos 15 años, el objetivo México, D F, 18 de mayo (apro)- Heladio Ramírez López, afirmó que los productores rurales de Latinoamérica demandan una política de Estado que propicie la transición de los campesinos pobres, desde su realidad de subsistencia hasta el mundo de la agricultura de exportación Ante representantes de todo el mundo, reunidos en el Foro Mundial de Agricultura, el presidente de la Confederación Nacional Campesina, dijo que esta es una condición fundamental para definir lo que será el agro latinoamericano dentro de 5, 10 o 15 años: “Un desastre mayor que el que hoy vivimos, si persisten las políticas actuales, o un mundo de prosperidad, equidad y desarrollo, si se asumen nuevas políticas promocionales y de apoyo al esfuerzo campesino” Durante su intervención con el tema: “Futuro del Sistema Agroalimentario para América; una perspectiva desde los productores”, el líder de la CNC denunció que los productores rurales de México, en un esfuerzo por acceder a los mercados internacionales y adecuarse a la realidad de nuestras desigualdades y limitados apoyos gubernamentales, luchan también en condiciones desventajosas por superar el impacto que la Ley de Seguridad Agropecuaria de Estados Unidos (Farm Bill 2002) tiene sobre nuestra soberanía alimentaria, las economías de la región y de los productores agrarios Afirmó que, incluso, el alza de importaciones de productos como maíz, trigo, frijol, carne de cerdo y ave, que desplazan e inhiben la producción nacional, ha provocado en México la pérdida del 55% de nuestra soberanía alimentaria en los últimos 10 años El dirigente cenecista habló ante representantes campesinos de todo el mundo reunidos hoy en San Louis Missouri, con motivo del Foro Mundial de Agricultura Ahí reveló que sólo en granos y oleaginosas nuestro país importó entre 1994 y septiembre de 2003, 30 mil millones de dólares y, en el periodo de vigencia del TLCAN, hasta el 2002, ha pagado por la compra de alimentos 78 mil millones de dólares Más aún, dio a conocer algunas cifras que evidencian la pérdida acelerada de nuestra cada vez más indeseable dependencia alimentaria: México importa el 95% de la soya; el 585% del arroz; el 49% de trigo y el 25% de maíz que consume En los últimos 10 años el promedio de las importaciones de los 10 cultivos básicos ha pasado de 87 a 185 millones de toneladas La competencia desleal que enfrentan los campesinos ha provocado la pérdida del valor real de sus productos Sólo en el caso del maíz, ésta ha sido del 64% en los últimos 15 años Ante la realidad ineludible de la globalización y el libre mercado, sostuvo que los productores mexicanos han aprendido que la clave para no sucumbir en el “injusto intercambio comercial” que se da al amparo de los tratados de libre comercio con los países desarrollados, consiste en trabajar, primero y sobre todo, por eliminar las asimetrías, demandando a los países poderosos que no subsidien ni apoyen a los suyos más allá de lo que pueden hacerlo sus socios más pobres Dijo que como un primer paso de la competencia justa, las reglas tienen que ser respetadas Las asimetrías tienen que cancelarse y los acuerdos comerciales, negociarse con base en los intereses de los productores rurales “A estas alturas del nuevo siglo, los productores rurales de América Latina y el Caribe ya no quieren seguir abandonados a su suerte; excluidos de los avances tecnológicos; menospreciados por quienes manejan los créditos y humillados por los programas gubernamentales que sólo maquillan su pobreza”, dijo

Comentarios