"Histórico", elevar a rango constitucional el derecho a la alimentación

martes, 4 de mayo de 2004
* Beneplácito de la CNC por el decreto aprobado en San Lázaro México, D F, 3 de mayo (apro)- La Confederación Nacional Campesina (CNC) manifestó hoy su beneplácito por la aprobación, en San Lázaro, de la propuesta para elevar a rango constitucional el derecho a la alimentación de todos los mexicanos La iniciativa --presentada en octubre de 2003 por el diputado Luis Antonio Ramírez Pineda-- señala que con ello se pretende llenar un gran vacío, incorporando a la Constitución un mandato que adiciona al artículo cuarto un párrafo en el que se establece que “todos los mexicanos tienen derecho a una alimentación sana y suficiente, para garantizar su existencia, y su pleno desarrollo físico y mental” La enmienda obliga al gobierno, cualquiera sea su signo político y partidario, a emprender y mantener acciones efectivas para erradicar el hambre, la desnutrición y sobre todo las causas fundamentales de esos flagelos, que son la pobreza y las extremas desigualdades sociales Así, el Estado deberá proveer lo necesario y tomará las providencias pertinentes, estableciendo políticas públicas que atiendan esta garantía con prioridad sobre otras necesidades colectivas El hecho, calificado de “histórico”, obedece a que en México más de 53% de su población vive en la pobreza extrema, de ahí que los 64 legisladores cenecistas se hayan manifestado por combatir un panorama “sombrío” Este consenso incluye la obligación del Estado de garantizar, por todos los medios a su alcance, la seguridad y la soberanía alimentaria de la nación, por encima de cualquier circunstancia Luis Antonio Ramírez Pineda, secretario de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, explicó al respecto que se requiere de una política de Estado que haga más productivo y eficiente al campo mexicano, lo que implica avanzar con pasos firmes en los apoyos para su reconstrucción y reactivar su economía Lo que se busca, dijo, es una mejor distribución del ingreso y la riqueza, que comprenda sobre todo a los pueblos indígenas que, hasta ahora, son los que más padecen hambre, malnutrición, injusticia y discriminación La propuesta fue aprobada durante el último día del segundo periodo de sesiones del primer año de ejercicio legislativo Técnicamente, lo aprobado por la Cámara de Diputados es un decreto por el que se adiciona un párrafo tercero al artículo cuarto constitucional, y un segundo a la fracción XX de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos De acuerdo con la iniciativa aprobada, el problema del hambre en México no es una cuestión de insuficiente producción de alimentos, sino el resultado de su deficiente distribución y del injusto reparto del ingreso Por eso es urgente e indispensable ubicar el problema como un compromiso irrenunciable del gobierno y de toda la sociedad, para garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria de todos los mexicanos Para ello es imperativo ejercer acciones y políticas de Estado que asuman, con el rango de interés público, la obligación de ofrecer estímulos y apoyos suficientes a los sectores productivos del campo, pues hasta ahora los programas “asistencialistas” no han solucionado el problema de los pobres, porque no combaten las causas, sino “maquillan la enfermedad”

Comentarios