Se agotó el régimen presidencialista, evalúa Cárdenas

miércoles, 29 de septiembre de 2004
* Foro “Gobernabilidad democrática ¿Qué reforma?, en San Lázaro * La segunda vuelta electoral no es opción ante controversias: Woldenberg México, DF, 28 de septiembre (apro)- La crisis del régimen presidencialista en México no da para más, y por ello políticos de diferentes extracciones propusieron virar hacia un sistema semipresidencial En el foro “Gobernabilidad democrática ¿Qué reforma?”, organizado por la Cámara de Diputados y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, el primero en referirse a ello fue el líder moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, quien destacó que “dado que el régimen presidencialista del país está agotado, que no responde ya a las necesidades que impone una buena conducción política, estimo que debiéramos orientarnos a establecer un sistema semipresidencial, en la modalidad de un gobierno del gabinete” El asunto fue abordado ya por Cárdenas Solórzano en su proyecto de nación, “Un México para todos”, documento que ha venido presentando desde febrero de este año en diferentes foros de opinión Ante legisladores y políticos que asistieron al encuentro en la Cámara de Diputados, Cárdenas explicó que su propuesta se fundamenta en que a la par que se elige en urnas el presidente, se nombre a un jefe de gobierno o gabinete que sería designado por la mayoría parlamentaria Cárdenas destacó que las experiencias de otros países con este régimen demuestran que “el jefe de Estado mantiene una relación no conflictiva con los dirigentes de los partidos, y favorece el compromiso, la negociación y la moderación de las fuerzas en pugna, y tiene como función primordial garantizar el funcionamiento regular de las instituciones, encargándose de manera directa de la política exterior, la justicia y las Fuerzas Armadas” La propuesta surge ante la necesidad, sostuvo, “de un Estado fuerte, no por arbitrario o autoritario, por grande o pequeño, sino por eficiente en su gestión, ágil en la toma de decisiones y democrático; fuerte también porque cumpla cabalmente la ley y cuente con la autoridad moral para hacerla cumplir, así como porque sepa responder a los anhelos legítimos de progreso y bienestar de las mayorías” En el acto fueron varias las voces que se sumaron a la propuesta de Cárdenas, incluso el llamado candidato independiente, Jorge G Castañeda, quien se atribuyó la idea primigenia: “Llevo mucho tiempo, desde hace más de un año, año y medio, proponiendo: uno, la reelección de diputados y senadores; dos, el referéndum sobre temas constitucionales e internacionales y, tres, un régimen semiparlamentario, con un primer ministro aprobado por el presidente y avalado por la Cámara de Diputados” Quien desentonó en la propuesta, fue el expresidente del Consejo General del IFE, José Woldenberg, quien después de hacer un largo recorrido por la historia de las reformas y avances democráticos en México, aseguró que el problema de la gobernabilidad está en la falta de acuerdos entre el Ejecutivo y el Legislativo, y no en el sistema presidencial en sí mismo “En México, primero se llega al gobierno y luego hay que descifrar la fórmula para construir una mayoría en el Congreso que apoye la gestión presidencial” Y para quienes pensaron en que una segunda vuelta electoral es una alternativa para salvar las controversias, en procesos muy cerrados, el exconsejero presidente del IFE consideró que “se equivocan en el diagnóstico y la receta” Continuó: “Arribar a la Presidencia con menos de 50% de los votos no representa un déficit de legitimidad, y el caso del presidente Fox es elocuente Tampoco será con recetas, nostalgias o con añoranzas de autoritarismo como se podrán afrontar los nuevos retos” Según Woldenberg, lo que el sistema político mexicano requiere es una “cirugía mayor” para garantizar la gobernabilidad, y buscar los mecanismos necesarios para “una mayoría estable en el Legislativo, y cuando esta mayoría no surge en las urnas, hay que construirla” Para el exconsejero, México está a tiempo de construir la gobernabilidad democrática vía la negociación política, “porque en principio pueden ser beneficiados cualesquiera de los partidos que se enfrentarán en el 2006 Parece que estamos en el momento adecuado para emprender el cambio mayor en el régimen político, capaz no sólo de cobijar a la pluralidad política que invadió las instituciones estatales, sino ofrecerle gobernabilidad a la nación”

Comentarios