Obligatoriedad del voto, propone legislador campesino

jueves, 30 de septiembre de 2004
* Contrarrestar altos índices de abstencionismo, el objetivo México, D F, 29 de septiembre (apro)- Con el propósito de contrarrestar los altos índices de abstencionismo que se registran en el país y devolverle legitimidad a los procesos electorales, el diputado Luis Antonio Ramírez Pineda propuso a la Comisión de Reforma del Estado, de la Cámara de Diputados, la obligatoriedad del voto, presente en muchos regímenes democráticos del mundo Más aún, sostuvo que ante la crisis de gobernabilidad que vive el país, es urgente motivar la participación ciudadana Entrevistado en sus oficinas de la CNC, señaló que los altos niveles de abstención registrados en los últimos procesos electorales ponen en riesgo la legitimidad del acceso al poder, porque muchas veces quienes gobiernan sólo representan a una minoría Ramírez Pineda, hijo de Heladio Ramírez López, líder de la CNC, dijo que votar no es sólo un derecho, es también un acto, el más importante, en la construcción de la institucionalidad republicana y en la tarea de sintonizar los sentimientos y las preferencias de la nación, con el quehacer y el comportamiento de los elegidos Categórico, expresó: “No podemos exigir que cumplan a quienes no hemos elegido La abstención desvincula a la sociedad del sistema político, rompe la relación entre los electores y sus representantes” Por eso anunció que insistirá en que el Poder Legislativo tome en cuenta esta propuesta, incluida en su iniciativa de reforma electoral presentada al Congreso en octubre Al referirse a su participación en el foro sobre “Gobernabilidad democrática, ¿qué reforma?”, organizado por esa comisión y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, el legislador campesino dijo que propuso considerar otros mecanismos de democracia directa que ya se practican en otros países, como el referéndum, la segunda vuelta y la revocación del mandato por incumplimiento de compromisos Parecería que hay una crisis no sólo de gobernabilidad, sino incluso de legitimidad, señaló Hay una especie de ruptura del contrato social, cuando la gente ya no se siente representada por quien sufragó en las urnas Esto es grave porque el pueblo tiene el anhelo de una renovación de sus conductores, tanto por su hartazgo de sentirse engañados, como por percibir cómo se profundiza su empobrecimiento frente al “autismo” de sus representantes Ramírez Pineda, secretario de la Comisión de Presupuesto, precisó así mismo que el abstencionismo es, al mismo tiempo, expresión y síntoma de la crisis de gobernabilidad que vive el país, pero es también respuesta espontánea, medible, de la ciudadanía hacia el sistema y hacia los procesos electorales en los que se funda el régimen democrático El legislador, miembro del Consejo Consultivo de la CNC, agregó que en las elecciones que renovaron la actual Legislatura, la abstención ciudadana alcanzó un alarmante 583%, la más alta registrada desde las elecciones intermedias de 1961 No es consuelo, agregó, saber que en otras democracias estos son porcentajes frecuentes “Tampoco basta reconocer la multicausalidad de la que surge entre nosotros la abstención, o las diversas y contrapuestas opiniones colectivas que la misma pueda expresar “Preocupa principalmente el impacto de la abstención en la legitimidad del mandato y del poder que se otorga a las instituciones constituidas por una minoría del electorado –menos de la mitad--, y a los individuos designados con sólo una parte de esa minoría Me preocupa la profunda erosión que sufren la legitimidad y la credibilidad de todo nuestro sistema político por esa masiva abstención”, señaló

Comentarios