Empleo temporal, no "enchilada completa", revira Bush a Creel

jueves, 13 de enero de 2005
* Ambigüedad en torno al estatus de más de 10 millones de indocumentados * México, obligado a fortalecer a su clase media, dice al Washington Times Washington, 12 de enero (apro) - El presidente de Estados Unidos, George W Bush, reiteró su compromiso de buscar este año en el Congreso de su país avanzar en el debate de la reforma migratoria, al tiempo que insistió en impulsar su plan de empleo temporal a indocumentados, y dejó intacta la ambigüedad de su propuesta, sobre si será una vía para la regularización del estatus de residencia de los posibles beneficiados En el arranque de esta semana, el secretario de Gobernación de México, Santiago Creel, había instado al presidente Bush a concretar su promesa de una reforma migratoria integral, lo que en su momento se conoció como la “enchilada completa” “Obviamente que vamos a tener que trabajar en esto Requerirá un gasto de capital (político)”, dijo Bush en una entrevista con el diario capitalino The Washington Times a reforma migratoria, pese a ser un pendiente en la agenda de la Casa Blanca y del mismo Congreso, donde ya existen varias propuestas formales de legisladores, con la ausencia de una presidencial, es en estos momentos un tema con mucha ambigüedad sobre la solución al problema del estatus de más de 10 millones de inmigrantes indocumentados, que se estima viven y trabajan en la Unión Americana “La solución de largo plazo (al problema de la inmigración indocumentada) y al asunto de la frontera, está en que México pueda desarrollar una clase media”, acotó Bush al diario capitalino, que le dio ‘ocho columnas’ a los comentario del presidente a la cuestión migratoria, en una amplia entrevista que en su mayoría abordó temas de otra índole La oferta de Bush para la reforma migratoria es hasta el momento, y conforme lo presentó el 6 de enero de 2004, un programa de empleo temporal de tres años, con posibilidad de renovación por un periodo similar, pero después vendría la deportación a sus países de origen de los inmigrantes indocumentados que se acojan a el “Es un gran asunto, estés de acuerdo o no con la solución; tenemos un problema en Estados Unidos, donde hay más de 8 millones de trabajadores indocumentados Esta última palabra refleja el problema, y la solución no es la ciudadanía instantánea”, subrayó el presidente de Estados Unidos al Washington Times En el plan de Bush existe ambigüedad porque en el Congreso hay proyecto de ley que establecen una solución al problema de una manera distinta, con empleo temporal que, a su vez, conlleve en la regularización del estatus migratorio de los indocumentados que comprueben que han cumplido con las leyes y pago de impuestos en Estados Unidos, así como una estadía de por lo menos cinco años Sin embargo, esto último ni siquiera está definido, es decir, qué momento se tomaría en cuenta para empezar a contabilizar el quinquenio En la Casa Blanca, el portavoz Scott McClellan, pese a que fue consultado sobre la ambigüedad del plan presidencial, rechazó responder directamente al asunto, y se limitó a reiterar que Bush buscar la reforma este año, lo cual en el caso de México ya se lo había dicho al presidente Vicente Fox, durante la reciente reunión de la APEC celebrada a finales de 2004 en Santiago de Chile

Comentarios