Abierta, la investigación en torno al tarjetagate

martes, 4 de enero de 2005
* De los plásticos se ‘ordeñaban’ recursos del gobierno de Colima Colima, Col , 3 de enero (apro)- Aunque las autoridades estatales habían dado por concluido el tarjetagate, el diputado federal panista Antonio Morales de la Peña manifestó que existen anomalías que no han sido aclaradas, e indicó que la Procuraduría General de la República (PGR) mantiene abierta la investigación con base en una denuncia que presentó, junto con su compañero legislador Jorge Luis Preciado Rodríguez El 20 de marzo de 2004, ambos diputados dieron a conocer la detención en Puerto Vallarta, Jalisco, nueve días antes, de Manuel Mejía Rosas, trabajador de la Secretaría de Administración del gobierno de Colima, con 82 tarjetas de pago de la nómina electrónica del Ejecutivo, de las que presuntamente “ordeñaba” recursos por instrucciones de sus superiores En medio de una serie de contradicciones, pues ante las autoridades jaliscienses declaró que sus jefes le ordenaban sacar el dinero para entregárselos, y ante las de Colima se autoinculpó de haber hurtado las tarjetas, Mejía Rosas fue consignado por robo y puesto en libertad bajo fianza; posteriormente sería sentenciado por un juez del fuero común a tres años de prisión, aunque sigue libre bajo caución En tanto, en noviembre, al revisar la Cuenta Pública 2003 del gobierno estatal, la Contaduría Mayor de Hacienda del Congreso local y la mayoría priista en esa Legislatura determinaron que no hubo desvío de recursos, y sólo decidieron proponer la destitución de la directora administrativa de la Secretaría de Administración, Concepción Llerenas Tejeda, por haber integrado incorrectamente los expedientes de 12 de los presuntos trabajadores titulares de las tarjetas que fueron encontradas en manos de Mejía Rosas El diputado Morales de la Peña declaró hoy que a partir de la denuncia presentada ante la PGR, el gobierno estatal ha enviado informes a la dependencia para pretextar que no hay nada turbio, que las 82 tarjetas pertenecían efectivamente a trabajadores, y que si estaban en manos de Mejía fue porque fueron robadas “La investigación sigue abierta –indicó el legislador federal-- y hay aproximadamente 20 o 25 trabajadores que serían titulares de tarjetas que no han declarado porque no se les encuentra; por ahí hay algo raro” Además, añadió, la PGR también “está esperando que la Secretaría de Administración dé información sobre las retenciones de los impuestos de los trabajadores, porque al parecer ganaban mucho dinero más del reportado en los expedientes, al confrontarlos con los estados de cuenta bancarios” Mencionó que en el caso del tarjetagate hay “algo muy sospechoso, y tendrían que llegar todos esos datos Manuel Mejía Rosas tampoco ha declarado porque no se le ha localizado, y son elementos que faltan de desahogar para que la PGR pueda entrar a la etapa de las conclusiones, en el sentido de decir qué pasaría con la averiguación previa, y lo más seguro es que este año podamos llegar a esta etapa final”

Comentarios