Rechazan en Colima propuesta de Fox sobre el campo

sábado, 5 de noviembre de 2005
* Exigen incremento real al agro no menor a 10%, del presupuesto 2006 Colima, Col , 4 de noviembre (apro)- El Congreso local se pronunció por un incremento real no menor de 10% al presupuesto federal para el campo en 2006, y expresó su desacuerdo con la propuesta de Vicente Fox, que prevé una reducción aproximada de 25% en los recursos para este sector, en relación con el ejercicio de 2005 A través de un punto de acuerdo aprobado por unanimidad, la Legislatura local exhortó al Congreso de la Unión para que, en el marco de la discusión y aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal del 2006, modifique la propuesta del monto de recursos destinados a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación para atender los programas de apoyo del sector del país En el acuerdo, aprobado a propuesta de la fracción del PRI, se advierte que si disminuye el presupuesto para el sector agropecuario, como lo plantea el Ejecutivo federal, podría generarse una crisis de proporciones difícilmente reparables Si se reduce el presupuesto federal del campo, advirtió el Congreso local, "se dejarán de cubrir apoyos que pudieran ser estratégicos para la sana planeación de las actividades agrícolas, como resulta, por ejemplo, con el rubro de infraestructura agrícola y sanidad vegetal que, al reducirse drásticamente, provoca un alto riesgo en el equilibrio del sector de producción agrícola" Con base en una revisión histórica del presupuesto para el sector agropecuario, los legisladores colimenses señalaron que, en once años, el monto cayó en valores nominales en 415%, pues mientras en 1994 la partida fue de 82 mil 800 millones de pesos, en 2005 fue de 48 mil 400 millones, pero si se estima en valores reales, la disminución deviene en "una situación abiertamente inconcebible, ya que, tomando como base el valor del peso en 1994, el apoyo presupuestal al campo en 2005 significa apenas 226% del que se otorgó en 1994" En el punto de acuerdo, el Congreso colimense reconoció que si bien en 1999 los recursos del campo cayeron de manera drástica hasta casi 28 mil millones de pesos, que es la cifra nominal más baja de los últimos doce años, a partir del 2000 se observó un incremento nominal paulatino en los recursos presupuestarios destinados al apoyo del sector agrícola, hasta llegar en 2005 a 48 mil 400 millones de pesos Sin embargo, para 2006, Fox propuso asignar al campo 37 mil 479 millones 246 mil 300, esto es, 10 mil 916 millones 835 mil 580 pesos menos que el monto destinado para 2005 "Como contrapartida ?sostuvieron los legisladores locales?, en los años recientes el gobierno federal ha sostenido un aumento nominal promedio de sus ingresos de 78, y uno real de 4%, lo que hace concluir, necesariamente, que la política gubernamental en la materia no sólo no ayuda, sino que eventualmente obstaculiza la conformación de un sector agrícola altamente competitivo, como se requiere en los entornos globalizados que son, en la actualidad, una realidad insoslayable" Esta situación, expusieron, "resulta particularmente preocupante cuando se repara en la circunstancia de que el incremento presupuestal que ha venido obteniendo el gobierno federal en los últimos años, no se ha reflejado en un apoyo equivalente para el sector agrícola" Añadieron: "Si todo lo anterior no fuera suficiente para evidenciar el abandono del campo en los programas gubernamentales, podríamos recordar que uno de nuestros principales competidores en la materia, Estados Unidos, destina para el sector de referencia cantidades que rebasan por mucho cualquier proyección imaginada por los agricultores mexicanos, habiendo llegado en algunos años a colocarse hasta veinte veces por encima de lo que al efecto se destina por nuestro gobierno" Además de solicitar un aumento real de 10% en el presupuesto para 2006, el Congreso local se hizo eco del "reclamo generalizado entre los beneficiarios de los programas gubernamentales de apoyo al sector agrícola, respecto del exceso y complicación de los trámites que burocratizan y obstaculizan, en lugar de agilizar el acceso a dichos recursos, ocasionando que tales paliativos no puedan ser utilizados de manera oportuna, eficiente y efectiva para cubrir necesidades del proceso de producción y generando, por consecuencia, gastos que incrementan injustificadamente los costos de producción"