Adulación y engaño, rudimentarias armas de Sansores Pérez (Segunda y última parte)

viernes, 23 de diciembre de 2005
México, D F, 22 de diciembre (apro)- En una de las etapas críticas y polémicas de Carlos Sansores Pérez, en septiembre de 1977, Proceso publicó el reportaje de Elías Chávez, "La negra historia del Negro Sansores", en su edición 44 A continuación, la segunda y última parte: José Ortiz Ávila asegura: ?Para como está la situación, Sansores Pérez es capaz de traicionar ahora ?si es que no lo hizo ya? a Luis Echeverría, para tratar de quedar bien con el presidente López Portillo Y añade: ?Si el presidente de la República, mi amigo y tocayo, el señor licenciado José López Portillo, llegara a ser víctima de un traidor, ése sería Sansores Pérez, quien piensa que el fin justifica los medios Y para fundamentar estas afirmaciones, Ortiz Ávila dice que en vísperas de que se decidiera la sucesión presidencial para el periodo 70-76, Sansores Pérez se comprometió no sólo con Luis Echeverría sino también con Alfonso Corona del Rosal y con Emilio Martínez Manautou En cuanto al compromiso con Corona del Rosal, Ortiz Ávila cuenta: ?Una vez, yo, Sansores y otros funcionarios del gobierno de Campeche, fuimos al DDF a visitar a Corona del Rosal, mi jefe y amigo Al despedirnos, Sansores se retrasó y casi en secreto le dijo: ?Ya sabe, jefe Corona, que estamos con usted ?Cuando salimos ?recuerda Ortiz Ávila? le llamé la atención a Sansores y le dije: ?Carlos: esas cosas se hacen delante de todos y previa consulta conmigo No te olvides que soy el jefe de la política estatal ?Compadre ?contestó Sansores? era nada más para darle la suave ?No: si es para darle la suave ?replicó Ortiz Ávila?, es poco serio Pero si realmente estás con el señor general Corona del Rosal, es un magnífico prospecto, es un gran precandidato y dilo con todos los huevos: no te andes retrasando para darle la suave ?Lo que tú digas, compadre lo que tú ordenes ?aceptó Sansores, que se puso pálido Y Ortiz Ávila agrega: ?Sansores me tenía miedo y me lo sigue teniendo Más que miedo, me tiene pánico Respecto de los compromisos de Sansores con Martínez Manautou, Ortiz Ávila indica: ?El hermano de Sansores Pérez, el doctor Ramiro Sansores, era médico del Seguro Social y protegido de Emilio Martínez Manautou Y Ramiro fue el enlace para que Carlos Sansores tuviera acceso con Emilio Martínez Manautou, a quien le juró que estaría con él hasta la muerte ?¿Y usted a quién apoyaba? ?Todo mundo decía que yo estaba con Martínez Manautou, pero en realidad estuve con don Antonio Ortiz Mena Y además se lo dije al presidente Díaz Ordaz Le dije que estaba con Ortiz Mena, a quien le ofrecí mi apoyo, con huevos, porque yo cuando ofrezco algo lo ofrezco con sinceridad Fui el único que abiertamente manifestó simpatía por Ortiz Mena, y no porque Emilio no tuviera méritos Emilio puede tener todos los méritos del mundo, pero yo no estuve con él Y desde un principio lo dije abiertamente En cambio, Sansores es un político impúdico, al que le dicen "hábil" Nada de hábil Lo que pasa es que no usan correctamente el lenguaje: es un traidor Gracias a esa "habilidad", Sansores Pérez ha realizado ?dice Ortiz Ávila? una larga carrera política: cuatro veces diputado, dos veces senador y gobernador de Campeche Al gobernador le han faltado pantalones ?Y como representante popular ¿cuál ha sido la obra de Sansores en Campeche? ?Eso es lo que yo también pregunto ?responde Ortiz Ávila? Su única obra ha sido para fortalecer su cacicazgo Y desgraciadamente este muchacho que ahora está de gobernador, Rafael Rodríguez Barrera, "El Chel ?el güero", en maya? no ha podido sacudirse el cacicazgo A este muchacho yo lo ayudé mucho en su carrera política, aunque al final él mismo dijo que yo traté de destruirlo Este muchacho, bueno, inteligente, pero nada del otro mundo, fue orador de mi campaña, jefe de oradores, y luego jefe de la policía fue diputado, presidente del PRI y presidente municipal en Campeche Y estando de presidente municipal la Legislatura lo desaforó ?¿Por qué lo desaforaron? ?Dijeron que por faltar a sus funciones, que por falta de celo en el cumplimiento de su deber ?¿Y luego Sansores lo hizo gobernador? ?No El candidato de Sansores era Pérez Cámara Entiendo que este muchacho, el "Chel", salió con la ayuda del señor licenciado Reyes Heroles y del señor licenciado ?que es mi amigo y esto sí lo digo con mucho gusto porque es un magnífico muchacho? Rodolfo Echeverría Ruiz Sin embargo, el cacicazgo de Sansores continuó, aunque parece que últimamente este muchachito, el "Chel", se ha querido liberar No sé hasta qué punto lo haya logrado Creo que le han faltado pantalones para romper el cacicazgo en Campeche Por lo pronto, ya perdió los mejores cuatro años para hacer un buen gobierno Ojalá que por lo menos los dos últimos años que le quedan, en verdad sea gobernador ?¿Cómo manda Sansores en Campeche? ?A través de minorías activas, ante una mayoría pasiva, abúlica, y mediante una fórmula que inventó don Gonzalo N Santos, el "Alazán Tostado" Y Ortiz Ávila da a conocer la "fórmula": ?Una vez ?recuerda?, don Nazario Ortiz Garza le preguntó al "Alazán Tostado": ?Gonzalo: ¿cómo haces tú para tener a esta gente tan controlada tan amaestrada, más que controlada? ?Hombre, Nazario ?contestó el "Alazán Tostado"? es muy sencillo: hay que hacerles sentir, a los de aquí, la fuerza de los del centro; y los del centro, el apoyo de los de aquí ?Y eso ?dice Ortiz Ávila? es lo que ha hecho Sansores Pérez: cuando era gobernador y lo acusaron de ladrón, invitó a Campeche al que gobernó el desgraciado sexenio pasado Y en un mitin, el señor ése del que ya olvidé su nombre, "El mesías", hizo veinte mil elogios a favor de Sansores, a quien señaló como "ejemplo de futuras generaciones" Y cuando el licenciado López Portillo fue a Campeche en su campaña electoral, organizó a sus porras para que gritaran "Sansores, Sansores" e hicieran creer al candidato a la Presidencia que contaba, él, Sansores, con el apoyo de los campechanos, a quienes ya antes, a su vez, había hecho sentir el apoyo de los del centro En cuanto al asunto del maximato, Ortiz Ávila expresa: ?Es mentira que en México haya desaparecido el deseo de formar un maximato Desgraciadamente, el maximato está siempre en la mente del que deja el poder Lo que por fortuna se ha acabado es el "pelelismo", y eso es lo que ha evitado los maximatos: ya hay mayor conciencia, mayor responsabilidad, mayor entereza, aun cuando en el manejo de los fondos públicos ha habido mayor deshonestidad Pero insisto: en el ejercicio del mando, ahora hay menos peleles que antes Lo que se ha desterrado en México no es el deseo de ser el "máximo", el predominar en el poder, sino el conformismo de ser un pelele Y cada presidente tiene su propio estilo para sacudirse a quienes pretenden ser el máximo Ortiz Ávila se muestra orgulloso cuando dice "yo tengo la etiqueta del avilacamachismo", porque fue en esa época, con el presidente Ávila Camacho, cuando se inició en la política Y recuerda: ?Con una gran categoría, don Manuel Ávila Camacho evitó cualquier posibilidad de maximato por parte de Cárdenas Pero lo cierto es que también el general Cárdenas tuvo una gran delicadeza, y desde antes de entregar el poder dijo a don Manuel: ?Usted será el presidente de la República Y si alguna vez recibe una tarjeta o una carta mía, no le haga caso Será porque me vi obligado a darla Rodolfo Echeverría Zuno, en lugar de Cárdenas ?Y nunca ?asegura Ortiz Ávila? el general Cárdenas dejó recomendados Por eso el pueblo sintió que Ávila Camacho era presidente ¿Cuándo se pensó que Ávila Camacho pudiera ser pelele? Nunca se pensó Lo malo que está sucediendo en este momento, y que a mí me duele profundamente por la fraternal amistad que tengo con el señor presidente López Portillo, es que la gente siente una gran desconfianza por tantos funcionarios nefastos que dejó como herencia el gobierno anterior ?¿Cuáles son esos funcionarios? ?Están en boca de todos los mexicanos; ¿por qué tiene que volver al gobierno el señor Ovalle, el muchacho de la lágrima fácil? ¿qué sabe él de marginados? Y ¿cómo no va a haber desconfianza cuando "el mesías" hereda a sus hijos en cargos de tanta responsabilidad como la Comisión del Balsas, donde estuvo el general Cárdenas y el ingeniero Figueroa? Pues ahora ahí está un muchacho que unos dicen que es licenciado y otros que no, pero eso es lo de menos La verdad es que el muchacho está en un cargo de responsabilidad y el pueblo siente que no debe estar Y también cómo no va a haber desconfianza cuando se deja de herencia a un Porfirio Muñoz Ledo, con todo y lo capaz que pueda ser Y no niego que es capaz, pero es una herencia Estamos acostumbrados a que el presidente de la República, durante su sexenio, es más fuerte que los reyes, que los emperadores Pero terminando su mandato, como dijo mi jefe y amigo Corona del Rosal, deben ser ciudadanos dispuestos a colaborar con el nuevo presidente de la República y no deben dejar herencias El éxito de Cárdenas fue no haber dejado pesadas herencias a Ávila Camacho Campo libre al presidente ?¿Y en las demás sucesiones presidenciales? ?Cuando Ávila Camacho salió, le dejó el campo libre a Miguel Alemán No dudo que haya recomendado uno o dos, que coincidentemente hayan podido servir, pero jamás intentó influir en el licenciado Alemán Y luego vino Ruiz Cortines, que se encontró un país con deudas fuertes y que lo primero que dijo fue: "El que manda soy yo" Inclusive, en Bellas Artes, después de tomar posesión, escuché que Ruiz Cortines les decía al coronel Serrano y a Teófilo Borunda, señalándose a sí mismo: ?"Nopalito", no ¿eh? "Nopalito" no ?Y no fue "Nopalito" ?continúa Ortiz Ávila? y don Miguel Alemán simplemente dejó que don Adolfo Ruiz Cortines hiciera el gobierno que creyera conveniente, porque era su responsabilidad histórica Y el pueblo nunca, a don Adolfo, lo trató de pelele Ciertamente le hicieron chistes y cuentos de todos los tipos, pero de pelele, jamás Y seguimos con la historia: sale don Adolfo y, a pesar que a su casa en la avenida Revolución le decían "Los Pinitos", la verdad es que don Adolfo López Mateos desarrolló su política, nacional e internacional, con una gran soltura y elegancia Algunos amigos visitábamos a don Adolfo, pero él jamás interfirió en la política de López Mateos Al contrario, siempre nos decía: ?Hay que ayudar al señor presidente Hay que ayudar: la carga es muy pesada ?López Mateos ?recuerda Ortiz Ávila? era tan decente, que a casi todos engañó con la verdad en el asunto de la sucesión Inclusive una vez le dijo a su jefe de Estado Mayor, Gómez Huerta: ?General: usted cuida muy bien al presidente, pero ahora a quien hay que cuidar más es a don Gustavo ?Pero como la política mexicana es de tartufos ?dice Ortiz Ávila? casi nadie creía que el bueno era don Gustavo Díaz Ordaz Éramos muy pocos los que desde el principio estábamos con él: Carlos Madrazo, Torres Landa, Sánchez Celis, José Isabel Rodríguez, Elías y yo Cuando se autopostuló Donato Miranda Fonseca, tuvimos que movilizarnos para sacar adelante a Díaz Ordaz Pero todo esto es historia Lo cierto, y lo malo, es que el señor que dejó el gobierno el último día de noviembre pasado rompió con esa forma de ser de los expresidentes, casi institucional, de no intervenir en la política de su sucesor Desde que el licenciado López Portillo andaba haciendo su campaña electoral, "el mesías" hizo una serie de cambios Puso a sus amigos en lugares clave con el deseo de instaurar un maximato Esto ha obligado al presidente López Portillo a ir poniendo poco a poco las cosas en orden, para que el pueblo no piense que la cosa sigue igual Y para que no siga igual, los ladrones deben estar donde están los ladrones, en la cárcel, no en el gobierno como funcionarios, después de que hicieron del sexenio pasado el sexenio del latrocinio y la inmoralidad Perdió el afecto por Díaz Ordaz ?Usted aprecia mucho al licenciado Díaz Ordaz, ¿verdad? ?Soy un hombre que no olvida los favores Si pongo a funcionar la balanza del debe y el haber, yo le salgo debiendo a Díaz Ordaz Pero quiero aclarar que desde 1967, al dejar yo el gobierno de Campeche, esa admiración, ese gran afecto, ese gran cariño que tenía yo por Díaz Ordaz, él se encargó de destruirlo Pero jamás hablaré mal de él, porque es más lo que le debo en favores que lo que tenga que reclamarle Sin embargo, debo decir que cuando dejé el gobierno de Campeche, y después de haber tenido una apasionada amistad con Díaz Ordaz ?fui su partidario a morir? en una ocasión estaba yo volando de Mérida a Tampico y hablé, del teléfono del avión, a mi oficina en México, para saber qué novedades había Me dijeron: "Un telefonazo del jefe del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa", general Félix Galván López, actual secretario de la Defensa, mi compañero: Galván y yo somos de la misma promoción, la décima, de la Escuela Superior de Guerra Hablé con Galván y le dije: ?Quiúbole, Chipi Bobi (es de cariño) ?y me dijo: ?Oye, Avilita, fíjate que el jefe Chilino (Marcelino García Barragán) te quiere ver ?Como yo estaba en servicio activo ?recuerda Ortiz Ávila?, pensé que don Marcelino quería verme para alguna comisión, y pregunté: ?¿Es urgente? ¿Me voy de una vez para allá o puedo llegar a Tampico? ?No Puedes venir mañana ?contestó Félix Galván Otra sucia maniobra de Echeverría y Sansores ?Y a la mañana siguiente ?sigue narrando Ortiz Ávila? llegué y me metí en el privadito que tienen los secretarios de la Defensa Y don Marcelino me dijo: ?Mira pelao: por el honor de soldado y del Colegio Militar, tú únicamente vas a decir si es cierto o no es cierto ?García Barragán sacó de su escritorio un grueso expediente y preguntó a Ortiz Ávila: ?¿Tú has estado repartiendo armas y parque a todas las normales rurales? Ortiz Ávila sonrió y dijo: ?Pues no, mi general, no ?¿Tú ?volvió a preguntar García Barragán? has ido a tal escuela y a tal otra? citó cuatro o cinco normales rurales? y has dicho este discurso y este otro? ?los tenía marcados por hojas? ?No, mi general ?volvió a decir Ortiz Ávila ?Bueno, esto que tienes aquí ?señaló García Barragán el expediente? es un proceso que me envía la Secretaría de Gobernación Te acusan de subversión Pero yo, que fui tu director y que sé lo que es un hijo del Colegio Militar, basta que me hayas dicho que no es cierto para que te crea ?Y gracias a García Barragán no me procesaron ?recuerda Ortiz Ávila ?¿Quién le promovió ese proceso? ?El expediente lo prefabricaron Carlos Sansores Pérez y el que dejó el gobierno el último día de noviembre, "el mesías", que en ese tiempo era secretario de Gobernación ?¿Para qué? ?Para destruirme políticamente Después de que fui gobernador, se me mencionó con posibilidades para ir a una secretaría de Estado Para Obras Públicas, para Patrimonio Nacional, y también como posible jefe del DDF, e inclusive como procurador general de Justicia Todo eso yo lo recibí con natural indiferencia, porque sé cómo es la política en México Sin embargo, cuando me empezaron a candidatear, mi intuición política me hacía sentir que algo andaba mal Y luego supe que sí, que se me estaba intrigando: Echeverría y Sansores eran los autores de la intriga A partir de entonces dejé de ver al presidente Díaz Ordaz Muchas veces estuve tentado de irlo a ver para que me explicara a qué se debía esa saña con que se me trataba, después de que habíamos sigo muy amigos, después de que me había ayudado tanto Y eso de consignar a un general para que le iniciaran proceso, ya no era cosa de juego Pero luego supe que Echeverría y Sansores dijeron que mis aviones llevaban armas y parque a las escuelas normales Y como yo soy hijo de una normal rural, la de Hecelchakán, imprimieron ellos, en la imprenta que yo compré y doné, unos discursos en maya; incluyeron fotografías de uno de mis aviones en el que supuestamente transporté armas Quienes declararon en mi contra eran incondicionales de Sansores y, luego, el expediente fue completado en Gobernación por el señor ese que ya sabes Hicieron creer que yo estaba agitando en las normales rurales, porque en 1966, cuando hubo el problema de las escuelas, fui comisionado por el presidente Díaz Ordaz para resolverlo Y tuve la suerte de resolverlo bien, por la autoridad moral que yo tenía en esos planteles ¡Quién me iba a decir que un año después esa misma comisión que me había dado Díaz Ordaz la usaron para hacer creer al presidente de la República que yo era un problema y una persona muy peligrosa! "El Cuervo" actúa contra Madrazo ?¿Por qué dice usted que Sansores Pérez le canceló la amistad con Madrazo? ?Porque yo le recomendé a Sansores que le ayudara, y Sansores me hizo quedar mal con él, con Madrazo: lo traicionó ?¿Cómo? ?Cuando Madrazo estaba empeñado en democratizar al PRI, cosa que ahora demagógica e hipócritamente quiere hacer Sansores, le pedí que le diera una mano a mi compadre Madrazo aceptó y nombró a Sansores delegado regional del PRI con sede en Saltillo Pero Echeverría, que era secretario de Gobernación, no simpatizaba con Madrazo ni quería la democratización Y una vez que Sansores fue a visitarme en noviembre de 1965, "el mesías" lo localizó telefónicamente en mi despacho y le dio instrucciones para darle en la torre a Madrazo Sansores le dijo que lo esperara "un momentito" mientras buscaba papel y un lápiz para anotar lo que debía decir, en contra de Madrazo, durante una reunión de delegados del PRI Sansores recibió el encargo de abrir el fuego contra Madrazo, y lo acusó de "estar debilitando la unidad de los priístas" con su política democratizadora Todos los demás delegados se extrañaron, porque no sabían que Sansores ya había recibido órdenes de traicionar a Madrazo y propiciar su caída Inclusive, cuando Sansores estaba hablando, Carlos Loret de Mola se le acercó para decirle: "La estás regando, ¿qué te pasa?" A raíz de la caída de Madrazo, "El Negro" Sansores recibió un nuevo apodo: le decían "El Cuervo" Sansores

Comentarios