Condenas al muro fronterizo, para evitar una revuelta social

jueves, 29 de diciembre de 2005
Oaxaca, Oax , 28 de diciembre (apro)- La clase política mexicana, empezando por el presidente Vicente Fox condenó el muro fronterizo, debido sobre todo a que si no se frena ese proyecto "habría una revolución en México, ya que la emigración ha sido una válvula de escape", advirtió el coordinador de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz, Francisco Wilfrido Mayrén Peláez Añadió que, al detenerse el flujo migratorio, "se cierra la olla de presión y, en cualquier momento, puede estallar, y se corre el riesgo de una explosión social" Mayrén dijo que los políticos mexicanos han condenado la política migratoria de Estados Unidos "no para defender la dignidad de quienes emigran a ese país, sino en aras de la estabilidad social" El párroco de San Pablo Huixtepec, conocido como el "Padre Uvi", afirmó que el sistema político mexicano "es totalmente contrario al bienestar popular", al censurar los gastos de los partidos políticos y el aumento a los salarios mínimos "Mientras en México la democracia siga siendo la más cara del mundo y los vividores de la política utilicen a los partidos políticos como las empresas más redituables del país, en lugar de hacer producir al campo, invertir en educación y combatir realmente la pobreza extrema, se corre el riesgo de una revuelta social", añadió Advirtió que la construcción del muro fronterizo "es un caldo de cultivo que puede derivar en un estallido social", y señaló: "Lo que hace falta en México es generar empleos y atender las demandas sociales, no solo con programas asistencialistas, los cuales prolongan la agonía"

Comentarios