Destacan erosión del sistema presidencialista

miércoles, 23 de febrero de 2005
* En la cúpula, lucha, enredo y confabulación: Pablo Gómez * Necesaria, la parlamentarización del poder público: Muñoz Ledo México, D F, 22 de febrero (apro)- Al afirmar que “México enfrenta el grave problema de la ‘infuncionalidad’ del sistema presidencial”, Porfirio Muñoz Ledo, exembajador de México ante la Unión Europea, dijo hoy que “la clave para una nueva constitucionalidad nacional es una forma de gobierno que nos provea de eficiencia, democracia y responsabilidad de la clase gobernante” Durante la sesión final del coloquio internacional “Gobierno de gabinete: una propuesta de gobernabilidad y pluralidad política”, realizada en la Antigua Escuela Nacional de Jurisprudencia, Muñoz Ledo advirtió que “mientras no tengamos un esquema constitucional adecuado, habrá la tentación de reconstruir el poder por vías no legales” Al hablar en la mesa final “El gobierno de gabinete: ¿nuevo sistema de gobierno para México?”, Muñoz Ledo señaló: “Es inconciliable el sistema presidencialista con el pluralismo político Uno tiende a la concentración del poder y el otro a su dispersión, por lo que se deben establecer puentes institucionales entre ambos que fomenten la cooperación Necesitamos articular todos los elementos del régimen en ese sentido” Agregó: “El objetivo sería un proceso de parlamentarización del poder público en México, lograr coaliciones estables y diferenciar las esferas del Estado y del gobierno No se trata de desaparecer la figura del presidente de la República, sino de darle plena dignidad en su acepción de jefe de Estado” Indicó: “Es necesaria la formación de dirigencias políticamente responsables que tengan la capacidad de tomar decisiones oportunas y que, por esa vía, fomenten el desarrollo de un sistema de partidos políticos moderno” Y agregó: “Vamos hacia un régimen parlamentario, y quizá la primera etapa sea una forma de semipresidencialismo” Al respecto, Diego Valadés, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, dijo que “la situación del país presenta dos realidades: una constitucional y otra política La primera señala que nuestra estructura de poder sigue siendo autoritaria “La segunda –añadió-- significa que el país está en tensión extrema Las fuerzas políticas están alcanzando niveles elevados en sus relaciones verbales, con la utilización de calificativos cada vez más estremecedores Además, tenemos un Congreso integrado en función de las reglas del pluralismo democrático, y una Presidencia estructurada conforme a las reglas del autoritarismo monocrático” Explicó: “La propuesta de un gobierno de gabinete es una forma de aproximación gradual a contar con una plena democracia institucional, ya sea un sistema parlamentario u otro Lo que queremos es un régimen flexible, en el que haya estímulos para la interacción de las fuerzas políticas, partidos representativos y un Congreso que funcione satisfactoriamente para los ciudadanos” Señaló: “Si lo que se pretende es que el próximo mandatario cuente con instrumentos inmediatos para gobernar, independientemente de que, a partir de ahí, se desencadene una nueva forma de evolución cívica de la sociedad, debemos iniciar el camino que nos lleve a ello Hay que pensar en un sistema que permita equilibrar al país; es decir, uno de gabinete” Por su parte, Beatriz Paredes, exgobernadora de Tlaxcala, afirmó que “el presidencialismo mexicano del siglo XX está agotado, por lo que es inaplicable en el actual milenio” Dijo: “El eje del conflicto de esta administración con la Cámara de Diputados tiene que ver con la pretensión de desarrollar su actividad sobre la base de un modelo caduco Pretender resolver con las fórmulas del pasado la problemática del presente resulta inoperante y, lo que es más grave, desconocer la inoperancia resulta caótico” Por ello, abundó, “se requiere una nueva arquitectura institucional que, establecida de manera gradual, traslade de forma paulatina atribuciones que en el sistema presidencialista a ultranza corresponden al titular del Ejecutivo, y desemboquen en la existencia de un jefe de Estado electo de manera directa y un jefe de gobierno, elegido de forma indirecta a través del Congreso, a partir de una propuesta presentada por el primero “Además, se necesita robustecer el Poder Legislativo como tal, por encima de legisladores y fracciones partidistas, lo que significa la profesionalización de los equipos técnicos de las Cámaras”, señaló Según Paredes, “el verdadero desafío en México es preguntarse si los políticos y los ciudadanos tendremos la posibilidad de construir una coalición gobernante, que permita conducir las primeras décadas de este siglo acordes a las expectativas que la transformación democrática del país generó en nuestro pueblo” A su vez, Pablo Gómez, coordinador de la diputación del PRD, afirmó que “el Estado mexicano no se va a reformar en los próximos meses”, y dijo: “No hay propuesta clara ni convocatoria desde el poder Sólo existe competencia, lucha, enredo y confabulación, pero no proposición ni el menor ánimo constructivo de conformar una salida a los problemas políticos nacionales” En la mesa “El Poder Legislativo en un gobierno de gabinete”, Gómez señaló que “en México no se requiere un jefe de gabinete, sino una nueva política Por ello, lo más adecuado es un régimen parlamentario, superior al presidencialismo”

Comentarios