Reprueba diputado Mantilla primeros 100 días de Fidel Herrera

viernes, 18 de marzo de 2005
* No se perciben avances en el orden político, procuración de justicia o reactivación económica, afirma el perredista Jalapa, Ver , 17 de marzo (apro)- En los más de tres meses de haber arrancado la administración de Fidel Herrera Beltrán, iniciada el 1 de diciembre de 2004, “no se perciben avances en el orden político, en la procuración de justicia, mejoramiento de los servicios, reactivación económica y sobre todo en la generación de empleos”, afirmó el diputado local del PRD, Agustín Mantilla Al hacer un análisis de los primeros tres meses de administración del actual gobierno, el perredista señaló: “No se han visto condiciones que permitan hablar de un cambio efectivo y positivo en la composición y ejercicio del Poder Ejecutivo, el cual no termina de consolidarse” Por ejemplo, refirió, en la selección de su equipo de colaboradores el mandatario veracruzano privilegió el “pago de servicios y apoyos electorales” sobre el perfil de especialistas de cada secretaría, aunado al nombramiento personal de los cuadros medios de personal de confianza en cada dependencia Esto, subrayó, “le ha permitido asumir un control absolutamente centralizado del aparato gubernamental”, originando con ello un problema de operatividad en el gabinete estatal, “por la constante rivalidad de los secretarios que no tienen equipo propio y los subalternos que rompen la institucionalidad” Aunque, dijo, hay la percepción de un cambio en el estilo de gobernar con relación a Miguel Alemán, “el cual Fidel Herrera ha tratado de consolidar con un mayor contacto con la población y que promueve, al menos en el discurso, el consenso y el dialogo con la oposición” Empero, acotó, el único reacomodo político palpable en la entidad ha ocurrido en el Poder Legislativo, puesto que al quedar atrás la hegemonía priista, “se consolidó el pluralismo y hay una labor de contención representada sustancialmente por la fracción del PAN” Este nuevo pluralismo, señaló, “ha logrado inhibir, en cierta medida, las acciones impulsadas desde el Poder Ejecutivo y que deben pasar por la Legislatura, donde el PRI no tiene mayoría y, además, muestra confrontaciones internas y una limitada capacidad de cabildeo que impactan su capacidad operativa” Durante estos tres meses, remarcó, se supuso que habría un necesario e inminente deslinde político con el anterior gobierno de Alemán Velasco, el cual Herrera Beltrán “intentó tibiamente pero no pudo” Pese a que es cierto que la ortodoxia política en la que se formó el gobernador le impide “barrer para atrás”, subrayó, “hay una fuerte presión de los alemanistas que lo obligan a asumir una defensa del pasado inmediato o, cuando menos, reducir los costos de los escándalos emanados recientemente” Se ha observado que no hay una propuesta gubernamental suficiente para abatir los rezagos en la entidad, pues a corto plazo está el llamado Programa de los 120 días, “pero ha demostrado severas limitaciones en la reactivación económica y la generación de empleos que no sean de poca monta o de carácter temporal” Es por ello, que una vez transcurrido el arranque de la actual administración, precisó, “no se muestran mayores avances en el orden político democrático, en la procuración de justicia, donde la crisis es latente, en el mejoramiento de los servicios de salud y seguridad social” “No se ha visto la reactivación económica, sobre todo, en la generación de empleos, situación que se convierte en el factor más agudo y difícil de atender para un gobierno con severas limitaciones y que muy pronto podría caer en el reflujo del desencanto social”, subrayó Ante la evolución de los escándalos e irregularidades del gobierno pasado, remarcó, “todo indica que hay un compromiso con Migue Alemán, cuando la clave podría estar en la revisión de la cuenta publica 2004” En términos generales, resumió: “Fidel Herrera se encuentra atrapado, sea por lealtad o temor a Miguel Alemán, pero también porque no ha sabido construir y fortalecer a su gobierno cuando por el resultado electoral tenía la obligación de fortalecer su legitimidad con acciones contundentes” Sin embargo, consideró, “hasta hoy las circunstancias parecen haber rebasado a un gobierno estatal diseñado para gobernar como en el pasado, con viejos cuadros de un priismo rancio que no saben como actuar en las nuevas condiciones políticas de Veracruz” /V/V/

Comentarios