"Todos somos López"

lunes, 25 de abril de 2005
México, D F, 24 de abril (apro)- El llamado al proselitismo y la incorporación de nuevos sectores al programa lopezobradorista fue uno de los mensajes más comentados por escritores, artistas e intelectuales que a lo largo de los 9 kilómetros de la marcha que recorrió del Museo Nacional de Antropología hacia el Zócalo, respaldaron al desaforado jefe de Gobierno del Distrito Federal El escritor Carlos Monsiváis, acosado por reporteros y seguidores de sus obras, afirmó su optimismo porque esta marcha “es una de las más positivas que se ha visto en la izquierda mexicana” y consideró que “es una marcha por la salud de la República” A su vez, la escritora Elena Poniatowska, miembro de la coordinación ciudadana de resistencia pacífica, insistió en “la gran victoria cívica” que ha significado las movilizaciones sin violencia Rechifla a Muñoz Ledo Poco antes de que iniciara su discurso, el dirigente capitalino del PRD, Martí Batres, anunció que el expresidente nacional de ese partido y exembajador del gobierno foxista, Porfirio Muñoz Ledo, lanzaría un mensaje a los asistentes Su presencia fue anticlimática Apenas inició su alocución, Muñoz Ledo fue rechiflado por la mayoría de los asistentes al mitin en el Zócalo capitalino El también excandidato presidencial del 2000 que levantó la mano de Vicente Fox, recordó que esta movilización es heredera de las marchas de 1988 “No podemos dar marcha atrás a la democracia del país –afirmó Muñoz Ledo--; hay en el país un sabor por la justicia y la dignidad” Los gritos de “¡fuera, fuera!” se escuchaban mientras Muñoz Ledo trataba de articular su arenga Algunos también le gritaban “¡culero, culero!”, “¡traidor!” Uno de los asistentes exclamó: “¿a quién se le ocurre proponer a Muñoz Ledo para que hable en este evento? ¿Acaso cree que no tenemos memoria y que él nos traicionó?” Martí Batres, maestro de ceremonias del mitin, tuvo que actuar para evitar una mayor rechifla Contrario a su costumbre, Muñoz Ledo no pudo hablar más de diez minutos, mientras que Batres le pidió el micrófono para dar paso al discurso de López Obrador “¡Todos somos López!” Los contingentes convocados para la Marcha del Silencio comenzaron a llegar al Museo de Antropología y a las distintas glorietas del Paseo de la Reforma, a partir de las 09:00 de la mañana A las 10:40, López Obrador se adelantó a la descubierta de la marcha que saldría del museo para iniciar su recorrido, unas cuadras antes del Ángel de la Independencia Iba acompañado por sus tres hijos y por la candidata a gobernadora del Estado de México, la empresaria Yeidckol Polevnsky Algunos integrantes del PRD explicaron que López Obrador se “adelantó” a la marcha debido a una dolencia física en las piernas Su paso fue rápido Saludaba a las decenas de miles de personas que se arremolinaron en las aceras del Paseo de la Reforma para gritarle “¡no estás sólo!”, y corear el nuevo lema “¡Todos somos López! ¡Todos somos López!”, como una clara forma de responder a la denominación peyorativa del gobernante capitalino que caracterizó durante sus últimas tres ruedas de prensa al vocero de Los Pinos, Rubén Aguilar Hasta la empresaria teatral, actriz y política, Irma Serrano, enfundada toda de amarillo y acompañada de otras mujeres de la farándula, todas ellas adultas en plenitud, le lanzaba porras y besos a López Obrador a su paso por el Ángel de la Independencia A pocos metros, un ciudadano portaba un cartelón con una famosa cita de Abraham Lincoln, el padre de la democracia estadunidense: “Se puede confundir y engañar a una parte del pueblo todo el tiempo, pero no a todo el pueblo, todo el tiempo” Otra pancarta más nacionalista recordaba: “Lo que el viento a Juárez y el ventarrón a Madero, ¡No al desafuero!” Una manta ordenaba: “Todos con el Peje, nadie se apendeje” Y otra con el argot tabasqueño indicaba: “Péjele a quien le peje, López Obrador sigue siendo el jefe” Dos de los contingentes más numerosos eran los provenientes de las delegaciones Iztapalapa y Álvaro Obregón, dos de las más pobladas de la Ciudad de México La delegada de esta última demarcación, Leticia Robles, aprovechó la manifestación para repartir pancartas en las que se leía “la jefa delegacional de Álvaro Obregón con López Obrador” Integrantes del movimiento Antorcha Popular, con sus inconfundibles banderas rojas, esperaron disciplinados el paso de López Obrador en el cruce de la avenida Reforma y Bucareli, a las puertas del periódico Excélsior La avenida Juárez también estaba desbordada por ciudadanos, integrantes del Movimiento Vida Digna (Movidig), del sindicato de costureras, de locatarios de Tepito y de decenas de mercados sobre ruedas Sobre todo, familias enteras repetían la estampa pictórica de un Paseo por la Alameda con camisetas blancas, el ya célebre listón tricolor en contra del desafuero, cartelones con frases como “Amor con amor se paga”, “Andrés Manuel es inocente Y no engañen a la Gente”

Comentarios