Rechazan "pacto de gobernabilidad" entre Herrera Beltrán y el PAN

martes, 10 de mayo de 2005
* No hay condiciones, dice el diputado perredista Agustín Mantilla * “No es más que un armisticio político”, afirma Jalapa, Ver , 9 de mayo (apro)- Históricamente lo que ha caracterizado a los “pactos de gobernabilidad”, han sido las emergencias, el peligro de la democracia y el eventual estallido social, “condiciones que en Veracruz no se asoman a pesar de la endeble situación económica”, señaló el diputado local del PRD, Agustín Mantilla Trolle En Veracruz, refirió en torno al llamado pacto de gobernabilidad convocado por el gobernador Fidel Herrera Beltrán, simplemente es un contrasentido de un sistema político que se dice democrático, “pues la democracia efectiva es el garante de la gobernabilidad que la sociedad deposita a través de su voto” Pensar que en Veracruz hace falta un pacto de gobernabilidad, subrayó, “es aceptar que la democracia está coja”, que el gobierno manifiesta debilidad y que se debe recurrir a este recurso “para que todas las fuerzas políticas y sociales sometan sus objetivos al gobierno estatal por el rescate del bien común” Sin tratar de ir contracorriente ante el optimismo y la celebración del acuerdo que, se dice, logró Fidel Herrera Beltrán con el PAN como principal fuerza opositora en el estado, aclaró, “no podemos llamar pacto de gobernabilidad a una discrepancia de elites políticas que deciden acordar y atender sus demandas concretas” Aunque, refirió, se requiere de un pacto de este tipo en Veracruz éste sólo se sustenta en el compromiso moral del PAN y el gobierno estatal dado a conocer hace unos días, sin embargo, “no vemos un cambio sustancial en la distancia que mantienen y mucho menos en la confianza que pudieran tener hacia el adversario” Es decir, cuestionó, “todo este escenario se compara al de una mecha medio apagada de explosivos, con el riesgo de que se vuelva a encender, pues temas como la revisión de las cuentas del ejercicio fiscal del 2004, correspondiente al último año de la administración alemanista, están a la vuelta de la esquina” En opinión del legislador perredista, el acuerdo logrado entre el PAN y el gobierno del estado, “no es más que un armisticio político en su confrontación sistemática que se sostienen desde el arranque de las campañas de proselitismo por la gubernatura y que cobró fuerza con lo cerrado de las votaciones” De entonces a la fecha, analizó, entre ambos bandos ha habido lances, batallas y mucha verborrea para acusar al adversario de los males que padece la entidad, siendo la confrontación legislativa y, particularmente, la nominación del procurador de justicia el punto más alto de esta lucha política En el caso de Emeterio López Márquez simple y sencillamente fue un choque de trenes, apuntó, “por las intransigentes posturas del gobierno y de la bancada del PAN, aderezadas con los intentos fidelistas por tratar de hacer descarrilar el tren del albiazul antes del choque, lo que explica los actos de magia y la traición de la que ya se ha hablado mucho” Desde el punto de vista del perredista, un pacto político entre ambas fuerzas significaría la inauguración de un “bipartidismo” dibujado en Veracruz, “que arregle sólo entre dos el futuro de la lucha política en la entidad, con otras fuerzas reconocidas pero insuficientes para incidir en la toma de decisiones” Aunque calificó de positivo que el gobierno estatal y el PAN desactiven su confrontación, “al nuevo romance hay que ponerle acotamientos para que no decidan vivir solos, marginando a los demás partidos” Mencionó que el pacto de gobernabilidad es como un refuerzo a la democracia en situaciones de franca excepción, pues en América Latina se buscó como una forma de lograr la transición de los gobiernos militares a los mandos civiles, entre los se encontraban acuerdos para no investigar, “incluso los excesos del pasado”

Comentarios