Afina el PRI su propuesta para la reforma del Estado

viernes, 27 de mayo de 2005
Pachuca, Hgo , 26 de mayo (apro)- Acotar el poder de la televisoras en los procesos electorales y en la política mexicana, garantizar el financiamiento público sobre el privado a los partidos y defender el Estado dentro de un contexto de democracia nacional, son algunas de las preocupaciones centrales que el PRI discute como parte de la Reforma del Estado Decidido a ganar espacios y tiempo, el PRI acelera la terminación de su proyecto que tiene como parte central la reforma electoral, la cual ha sido dividida en áreas y gradualmente buscarán su aplicación Al respecto, Mauricio Rossell Abitia, miembro de la Comisión para la Reforma del Estado del tricolor y coordinador de asesores del líder del PRI, Roberto Madrazo Pintado, asegura que la propuesta correspondiente al financiamiento y su transparentación absoluta tiene posibilidades de garantizar instituciones confiables La intención, señala, es acotar el poder de las televisoras para que no sean “los varones que ostentan el duopolio en México”, quienes se lleven todos los recursos e incidan en el control de la política “como viene sucediendo desde otras elecciones” El exdiputado federal y ahora parte de la bancada del PRI en el Congreso local, advierte que si se intenta copiar el modelo político estadunidense, se dejaría la puerta abierta para que los empresarios y el dinero dictaran la política Equivaldría a decir que “quien paga, manda”, sostiene, por lo que se tiene que preponderar siempre el financiamiento público a la par de que se transparenten las medidas de financiamiento para evitar lo sucedido con los “Amigos de Fox” o el Pemexgate y el IFE tenga una forma de regular el financiamiento “En Estados Unidos, efectivamente los votos cuentan, pero el dinero manda”, por lo que dice que es mejor continuar con el financiamiento público que se regula a través del Instituto Federal Electoral En México, agrega, aunque existan algunos excesos públicos, el IFE debe regular el financiamiento, sólo que es necesario que se cree una contraloría interna en este órgano Parte de estos excesos son el control que detentan algunas familias de los partidos y el uso discrecional que hacen de las prerrogativas Como medida complementaria para evitar la llegada de “partidos oportunistas y arribistas”, propone restringir el acceso, imponiendo nuevos parámetros para conservar el registro en cada elección Sostiene que con el cuatro por ciento se garantizaría que estén solamente quienes “aporten a la democracia y enriquezcan el debate” Señala que en Estados Unidos se observa cómo los empresarios de la política se encuentran “exigiendo, tutelados por los dineros públicos que dan a los partidos o agrupaciones políticas y que no aportan nada a la democracia” Indica que la reforma electoral que tiene que aclararse en el país debe considerar una regulación muy estricta en el IFE, donde, lógicamente, se incluirá el papel que desempeñará la contraloría interna Con ello, se cerrarán los espacios “a los partidos familiares” y se podrá actuar sin cortapisas con los existentes cuando se salgan de los lineamientos que marca la ley y puedan sustraerse a su acción cuando cometan excesos Cuota de gobernabilidad Vaticina que quien triunfe en julio del siguiente año lo hará con un 30 o 35 por ciento; por lo que se está tratando como tercer aspecto de la reforma del Estado una modificación para que el presidente automáticamente pueda obtener la mayoría de la Cámara, de tal manera que pueda gobernar En la segunda fase, planteada para finales de este sexenio o a principios del siguiente, una vez que entre el nuevo presidente, el tricolor buscará un Acuerdo para la Tolerancia y la Gobernabilidad, entre el Poder Ejecutivo, el Legislativo y la sociedad en su conjunto “A diferencia del acuerdo de la Moncloa en España, que dio la transición por un acuerdo económico, yo lo vería como un acuerdo de legitimidad y gobernabilidad; y lo vería con cuatro temas: Principios y valores de la democracia, los procedimientos para ponernos de acuerdo o cómo no estar de acuerdo, una agenda compartida para los tres años de la primera legislatura que entre y una agenda de gobierno ejecutivo que compagine con la agenda legislativa”, refiere Se requiere un Congreso que pueda legislar y revisar los dineros públicos de la nación “y un Congreso que pueda fincar responsabilidad política al presidente de la República” Estos temas, régimen, jefe de gabinete, fortalecimiento legislativo, poder judicial, creación de tribunal constitucional, rendición de cuentas y transparencia en todos los niveles apuntan a un nuevo federalismo Explica: “Estamos hablando de restablecer realmente el pacto federal y, por supuesto, de la democracia participativa Por supuesto que habría que incluir la relación entre la Cámara de Diputados y la dee Senadores “Para que realmente funcione, el Senado tiene que autorizar el presupuesto Nada justifica que el Senado, que representa a los estados, no autorice el presupuesto y que se los de a los diputados “Quizás en una tercera etapa a mediano y largo plazo en unos diez años el gran reto de este país sería pasar a crear la reforma del Estado demócrata social, es decir o en México la democracia es social o estoy convencido que no habrá democracia en un país con cien millones habitantes y sesenta millones pobres”, asegura

Comentarios