Vaticina Soberanes "muerte" del Programa Nacional de Derechos Humanos

jueves, 30 de junio de 2005
* No trascenderá la actual administración gubernamental, afirma México, D F, 29 de junio (apro)- En abierto rechazo al Programa Nacional de Derechos Humanos elaborado por el gobierno federal en consulta con "un número muy limitado de agrupaciones civiles", el ombudsman nacional, José Luis Soberanes Fernández, sostuvo que tal programa difícilmente trascenderá la actual administración gubernamental, porque "carece de legitimidad" Luego de reunirse con Louise Arbour, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el doctor Soberanes sostuvo que el programa realizado en 2004 carece de legitimidad porque, simplemente, no se tomó en cuenta el parecer de los organismos públicos de derechos humanos, de las universidades, medios de comunicación y agrupaciones civiles que han acreditado una intensa labor en la defensa de las garantías fundamentales Expresó su deseo de que el nuevo gobierno federal no inicie de cero la elaboración de un plan y una agenda nacional de los derechos humanos, sino que se abra a una amplia consulta social en la materia antes de concluya el 2006 El presidente de la CNDH expuso, a grandes rasgos, ante la señora Arbour, tres de los problemas fundamentales que vive el país en materia de derechos humanos y que son la situación de los migrantes, la extendida inseguridad pública y el caso no resuelto de los feminicidios en Ciudad Juárez, que sigue siendo, dijo, el problema más importante en nuestro país en materia de violación a derechos humanos En contraposición a la postura veleidosa del ombudsman nacional, el secretario ejecutivo de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos "Todos los derechos para todos", Edgar Cortez, en reunió por separado, con la alta comisionada de la ONU; le expresó a la señora Arbour que si bien el diagnóstico elaborado por su oficina recoge en buena medida los problemas que enfrenta México en la materia, el Programa Nacional de Derechos Humanos es inacabado porque no ofrece condiciones para resolver los problemas estructurales Sin hacer mayores comentarios sobre la actuación de la CNDH, la Red aprovechó este primer encuentro con la alta comisionada para expresarle, entre otras cosas, que la situación de derechos humanos en México sigue siendo tan preocupante como años atrás, pues no han ocurrido cambios estructurales, sólo pequeños avances, la mayoría en la política exterior Como ejemplos de lo anterior destacó la marginación histórica de los pueblos indígenas en Guerrero y lo imposible que resulta el acceso a la justicia Además, habló de la agenda propia que los indígenas han construido y con la cual han intentado establecer diálogo con el nuevo gobierno, lo que no ha sucedido También señaló la grave problemática ambiental del estado y la represión que sufren los defensores de derechos humanos, y los campesinos ecologistas Igualmente, llamaron su atención sobre la situación de violencia que se vive en la frontera sur, asociada a la migración y la conveniencia de que sus oficinas en México y Guatemala puedan establecer mecanismos de coordinación con relación a los Acuerdos de Cooperación que existen en ambos países y que trabajan asuntos comunes En el mismo tenor, se hizo mención a la problemática de tráfico de mujeres que existe en Tlaxcala, así como la falta de instrumentos eficaces para hacerle frente Así mismo, le manifestaron la enorme dificultad para lograr verdad y justicia respecto de los crímenes del pasado, así como de la persistencia de la tortura La alta comisionada también se reunió con el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, organismo que le presentó, a su juicio, el tema más preocupante y no resuelto: el de los delitos del pasado Sostuvo que nuestro país, en los años setentas y ochentas, vivió un periodo de fuerte represión social marcada por la detención arbitraria, la tortura, las ejecuciones extrajudiciales y las desapariciones forzadas de cientos de personas A la fecha las víctimas, sobrevivientes y familiares siguen en espera de justicia integral

Comentarios