Los Pinos

lunes, 18 de julio de 2005
México, D F, 18 de julio (apro)- Los maestros, alumnos y madres han manifestado su inconformidad y su malestar respecto a las visitas guiadas a Los Pinos Es justo su reclamo; a pesar de ser una promesa de campaña y estar publicitada como cumplida, la visita resulta un fiasco, puesto que jamás en ningún momento los visitantes entran en la casa de "todos los mexicanos", no entran a las oficinas, ni a las cabañas, ni a recinto alguno La visita empieza frente a una pantalla donde aparece Fox dando la bienvenida y alegando que como lo prometió, lo cumple Pantalla que se encuentra al aire libre Luego dan una vuelta por los jardines, por el paseo de los presidentes, donde cada uno cuenta con su imagen en bronce y al final, como en una especie de impaciencia se mira un pedestal vacío y a la espera de que Fox acabe su mandato Como si fuera un sepulcro abierto a la espera de los sepultureros con su carga muerta Es la metáfora por la cual se ha distinguido a la actual administración; el síndrome de lo inconcluso, de las cosas a medias, de lo inacabado o no concretado O ponen a Fox en su pedestal o quitan el bloque de piedra, digo Luego visitas la fuente a donde la Señora Marta le gusta pasear, ves los edificios por fuera, pero no puedes tomar fotos ni a los árboles, ni a las fachadas Sigues en los jardines y te dan chance de tomarte fotos frente al Escudo Nacional que está por el otro extremo a las puertas del salón Carranza La "casa de todos los mexicanos", la visitas nada más en sueños, el recorrido es una tomada de pelo y es un engaño para la sociedad Una señora cansada de pasear por los jardines osó sentarse en una banqueta que rodea unas plantas, desgraciadamente el Estado Mayor la levantó de inmediato explicándole que por ahí solía salir la señora Marta Sahagún y de ninguna manera podía estar cerca Los autobuses los mandaron a estacionar al Congo Belga, y los niños acalorados y decepcionados se chutaron una larguísima caminata, mientras protestaban con sus maestros y sus mamás de lo mal que los habían tratado en Los Pinos

Comentarios