Los magistrados del TEPJF, con la conciencia tranquila por la elección presidencial

miércoles, 18 de octubre de 2006
México, D F, 17 de octubre (apro)- El presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Leonel Castillo, afirmó que él, junto con los otros magistrados electorales, que dejarán su cargo el 4 de noviembre, se van con la conciencia tranquila En su segundo y último informe de labores rendido ante el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Castillo evaluó de manera pormenorizada la labor del Tribunal en los últimos 10 años y, en particular, del 2006, marcado por la elección presidencial "En unos días más, se renovará la integración de la Sala Superior casi en su totalidad; los actuales magistrados partiremos con la conciencia tranquila y la satisfacción del deber cumplido, convencidos de dejar al pueblo de México y a nuestros sucesores el producto de nuestros mejores esfuerzos y capacidades", afirmó Ante miembros del Poder Judicial y consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE), encabezados por su presidente Luis Carlos Ugalde, Castillo se refirió a los temas abordados por el Tribunal estos años, y resaltó que ha sido necesaria la innovación Mencionó entre los temas abordados por el TEPJF la libertad de expresión en las cámaras y el papel de los medios de comunicación masiva en las elecciones Enumeró entre los temas relevantes los vinculados a las campañas y precampañas electorales y su financiamiento; el desarrollo de la teoría y práctica del derecho administrativo sancionador electoral; la democracia interna de los partidos políticos, y los usos y costumbres de comunidades autóctonas en el derecho electoral También citó el abordamiento de ese órgano jurisdiccional de temas como el derecho a la información y su relación con los derechos político electorales, las candidaturas independientes, la causal abstracta como supuesto de nulidad en una elección y la tutela de intereses difusos en materia político-electoral El magistrado presidente consideró indispensable promover una reforma constitucional y legal, para regular con precisión el trabajo permanente de las salas regionales del TEPJF, y propuso que sean incorporadas como tribunales colegiados auxiliares itinerantes, o bien, como instancias que comparten la competencia de la Sala Superior Para Castillo, la etapa de mayor carga de trabajo de la Sala Superior, en el proceso electoral, se desarrollo durante los 57 días que transcurrieron entre el 12 de julio, cuando se recibió el primer juicio de inconformidad sobre la elección presidencial, hasta el 6 de septiembre, cuando se entregó a Felipe Calderón la constancia de presidente electo Agregó que la Sala Superior estudió en detalle los recursos de impugnación presentados por los partidos, pero tuvo que actuar con base en lo establecido en la ley "Contrariamente a las posiciones asumidas por algunos, por más creativa que se pueda concebir las actividad jurisdiccional, no puede llegar (el juzgador) al extremo de hacer a un lado la obra del legislador para guiarse libremente por sus propias concepciones", señaló Castillo justificó su actuación al señalar que los magistrados pusieron especial atención a la reflexión y propuestas jurídicas de diferentes sectores y expertos, a propósito de la elección presidencial Dijo, sin embargo, que lamentablemente sólo encontraron los magistrados aseveraciones genéricas y sugerencias que se reducían a "meras afirmaciones de un criterio y a la descalificación con adjetivos de las posiciones opuestas" El Tribunal, manifestó, actuó con base en la ley y en una interpretación constitucional legal de carácter dinámico en el caso

Comentarios