El feminicidio, un crimen de Estado: Comisión para Juárez

sábado, 25 de noviembre de 2006
Guadalajara, Jal , 24 de noviembre (apro)- Los crímenes de odio contra las mujeres ? los feminicidios? se agravan ante el silencio, omisión, negligencia de las autoridades y de la sociedad sobre éstos y la colusión de autoridades encargadas de prevenir y erradicarlos, resumió Pablo Navarrete, secretario ejecutivo de la Comisión para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en Ciudad Juárez (Comisión para Juárez) "Hay feminicidio cuando el Estado no da garantías a las mujeres y no crea las condiciones de seguridad para sus vidas en la comunidad, en la casa, ni en los espacios de trabajo, de tránsito o esparcimiento", aseguró Navarrete, en la conferencia que dictó dentro del "Análisis multidisciplinario del género como factor de vulnerabilidad", evento organizado por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) Comentó que Carlos Abascal, secretario de Gobernación, pidió "perdón" el día del tercer informe de la Comisión para Juárez, por las mujeres asesinadas en esa ciudad fronteriza, y fue un hecho histórico, pues de esta manera el gobierno federal reconoce la existencia del feminicidio, el cual es un avance, dijo Navarrete "Jalisco se reivindica con la iniciativa de Cecilia Vargas Alcázar, tercera visitadora de la CEDHJ en iniciar una investigación profunda de las muertas de Guadalajara", que en los últimos diez años suman más de 530 casos Aunque el concepto de feminicidio no existe en la legislación penal a escala nacional, mucho menos en la entidad, sugiere Navarrete se siga empleando esta palabra para referirse a los crímenes de mujeres por odio y así "visibilizarlos" "El concepto se ha construido a partir del dolor de las víctimas, de sus familias y de una expresión social que es una realidad Los motivos de este fenómeno son variados y pueden ser el odio, el placer, la ira, la maldad, los celos, la sensación de poseer y controlar a la mujer y exterminar a quien es considerada inferior", señaló Navarrete Utilizar este término permite ubicar los motivos del crimen, los victimarios, los actos de violencia, "que en general cuando se trata de homicidios contra mujeres son profundamente sanguinarios; casi siempre hay un patrón de conducta, por ejemplo, la forma en que se secuestra y asesina, muchas de las veces abusan sexualmente de la víctima, y se le tira en un paraje abandonado" Y agregó: "Aún existen gobiernos locales que se empecinan en negar este fenómeno y hay una consecuencia mucho mayor no afrontarlo, y la consecuencia más visible la tenemos en Ciudad Juárez" Sin embargo, Navarrete aclaró que no todos los actos de violencia que ocasiona la muerte de una mujer es feminicidio, y esta confusión sucede al no existir estadísticas confiables de las corporaciones policiales, las procuradurías ni de los tribunales, para determinar las causas de las muertes "La violación de los derechos humanos de las mujeres no se limita a los actos cometidos o amparados directamente por los gobiernos, sino que éstos tienen responsabilidad social y política por los cometidos por terceros si no han tomado las medidas necesarias para prevenir, investigar y castigar actos de violencia", aseguró Navarrete Frente a este fenómeno, el funcionario de la Comisión para Juárez mencionó algunas acciones a realizar: reconocer su existencia, conocer la dimensión del feminicidio con estadísticas de las instituciones públicas vinculadas a la seguridad, procuración y administración de justicia con perspectiva de género, realizar diagnósticos e implementar un programa para los hombres violentos Y concluyó: "El feminicidio es sobre todo un problema de justicia social, de discriminación, inequidad, machismo y misoginia"

Comentarios