Desayuna AMLO "frijolitos de la olla" con el arzobispo Morales Reyes

sábado, 11 de febrero de 2006
* El jerarca católico de San Luis Potosí recibe en su lujosa residencia al candidato de la coalición "Por el bien de todos" San Luis Potosí, SLP , 10 de febrero (apro)- En lo que sería su primera reunión pública con jerarcas de la Iglesia católica, Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición "Por el bien de todos", desayunó "frijolitos de la olla" con el arzobispo Luis Morales Reyes, expresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) A las 9:00 horas, López Obrador llegó a la lujosa residencia del arzobispo, en el barrio de Tequis, de esta ciudad, donde conversaron por más de una hora sobre las funciones de la (CEM) en la promoción de la participación de los feligreses en el próximo proceso electoral, "con su voto razonado, libre y responsable" López Obrador salió prácticamente huyendo de la residencia, resguardado por elementos de su seguridad, sin permitir que reporteros que cubren su campaña se le acercaran Luis Morales Reyes, exobispo de Torreón y originario de Churumuco, Michoacán, es considerado dentro de la alta jerarquía católica como un prelado conciliador, que no pertenece ni a la corriente de la Teología de la Liberación ni al llamado Club de Roma Como presidente de la CEM, fue uno de los promotores de reformas constitucionales para que los sacerdotes ocuparan cargos de elección popular Actualmente, entre la jerarquía católica es uno de los arzobispos más respetados, desde el punto de vista moral, pues San Luis Potosí no se distingue por ser una de las plazas más influyentes políticamente A la puerta de su residencia ?de unos 20 metros de frente-- el arzobispo aseguró que la reunión fue motivada por el interés del candidato presidencial de "conocer la constitución sobre la estructura de la Conferencia del Episcopado Mexicano; cómo está estructurada, cuál es su misión como Conferencia y cómo trabajan los obispos colegiadamente", tema que, dijo, fue tratado también con anterioridad con el aspirante del PAN, Felipe Calderón Hinojosa Por su experiencia de dos periodos seguidos como presidente de la CEM, Morales Reyes negó que en el encuentro le haya pedido a López Obrador garantías para la Iglesia ni del proceso electoral que se avecina De las críticas que el candidato perredista y su partido hacia la presunta intromisión de la Iglesia para favorecer al panista, negó que haya sido tema de conversación, como tampoco lo fue la religiosidad del candidato: "Para nada nos metemos en el tema de política, la Iglesia, vía la Conferencia, nada más promueve el cumplimiento de la participación ciudadana" Insistió en que en la reunión explicó a López Obrador que una de las misiones de la CEM es motivar "la participación de todos los mexicanos en este y en todos los procesos electorales" Al cuestionarle sí tenía simpatía por López Obrador, Morales Reyes respondió: "mi gallo es la democracia"; y rechazó dar una opinión particular del candidato presidencial: "Respetamos a cada uno de los candidatos, a él y a los demás, no calificamos a nadie" El arzobispo de San Luis Potosí, uno de los estados que más vocaciones sacerdotales aporta a la Iglesia, negó que en la conversación le haya pedido a López Obrador, en caso de que ganara la Presidencia, garantías para la jerarquía católica: "No le hicimos ningún exhorto ni le pedimos garantías, en lo absoluto, sólo platicamos del aporte de la Iglesia, que es motivar y concienciar a la participación; estamos trabajando para que el pueblo participe con su voto razonado, libre y responsable, a través de la Conferencia, eso es lo que yo sé" El prelado, quien se dijo "honrado" por se tomado en cuenta por los candidatos del PAN y de la coalición "Por el bien de todos" --próximamente se reunirá con el priista Roberto Madrazo--, aseguró que el menú que degustó con López Obrador fueron solamente "frijolitos de la olla"

Comentarios