El PRI, detrás del fraude con viviendas en Puebla (Segunda y última partes)

miércoles, 19 de abril de 2006
* La grabación del chantaje Puebla, Pue , 18 de abril (apro)- Tal parece que al gobierno del estado encabezado por Mario Marín Torres lo persiguen conversaciones que retratan las violaciones sistemáticas de su administración a la ley Una grabación enviada a Apro, da cuenta del procedimiento de los emisarios del IPV para repartir viviendas con recursos federales El diálogo es sostenido entre dos mujeres, una que se hace pasar por compradora de una casa, y la otra es Rosario Nolasco, esposa de Eduardo Nolasco Saldaña, quien se ostenta como jefe del departamento de Notificaciones del IPV A continuación se reproduce la conversación situada a las afueras de una vivienda: --Buenas noches señora, disculpe usted, ¿aquí nos pueden informar si rentan o venden casas? --No señora, por ahorita todas están ocupadas y ya tienen dueño --Es que nos informaron que ustedes podían rentarnos una o vendernos una, me informaron que viniéramos con usted porque es una persona que nos puede ayudar a adquirir una casa, ya sea comprada o vendida --Mire, mi esposo trabaja en el Instituto Poblano de la Vivienda, pero por ahorita no podría darle ninguna casa porque todas están ocupadas --¡No sea malita!, ahorita nosotros estamos trabajando por aquí cerca y nos dijeron que por aquí había Por eso la venimos a ver, para que nos haga el favor de conseguirnos una, porque estamos trabajando cerca, y donde estamos ya nos pidieron la casa, ya no nos la quieren rentar? --Mire, tenemos dos o tres casas que están ahorita desocupadas y que no tienen por ahorita dueño, que no han sido ocupadas; déjeme hablar con mi esposo para ver si se la podemos dar? --¿En cuánto están, si es que me la venden? --Ahorita nosotros? la casa la estamos dando a muy bajo precio, que es cerca de 40 mil pesos, que es un precio mínimo, porque es una casa grande, es una recámara, sala-comedor, su cocinita y su baño Pero nosotros la estamos dando en 40 mil y con un anticipo de 3 mil pesos --Si usted sí nos la consigue, ¿yo cuánto le daría de entrada?, ¿3 mil pesos? --Sí, tendrían que ser 3 mil pesos para que nosotros pudiéramos movernos ahí en el IPV para poder reasignar una casa, y ya yo le aviso Se darían los 3 mil, pero después ya no se daría nada; después le damos un tiempo para que nos dé otra cantidad para que ya lo vaya a pagar a la caja --Pero, ¿me asegura usted que sí me la van a dar?, para que yo venga mañana --Sí, mire, nosotros somos gente que trabajamos en el IPV, por lo tanto no hacemos ningún fraude, porque ahorita hay gente que está haciendo el fraude, pero nosotros no, porque trabajamos en el IPV, nomás con que usted me traiga dinero y le entregamos su casa --Bueno, entonces, ¿cuál es su nombre? --Mejor mañana nos vemos para que podamos arreglar bien este asunto, me trae usted el dinero y yo agilizo todo lo que se tiene que hacer en el IPV, junto con mi esposo --¿Qué casas son? --Aquí en la colonia Gobernadores, son de interés social, para gente de escasos recursos, por eso la voy a ayudar a usted, porque sé que lo necesita --Bueno, entonces muchas gracias, y mañana mismo venimos con los 3 mil pesos que usted me está pidiendo --Sólo le pido un favor: que no se comente esto con nadie, porque no tenemos muchas casas y no quiero hacer el compromiso con más personas? --Gracias, con permiso --Sí, hasta luego La "rectificación" En un intento por desvanecer el conflicto, el 7 de abril pasado el Instituto Poblano de la Vivienda inició una campaña para devolver el dinero recabado por este organismo para la adquisición de casas en la colonia Gobernadores Mediante rúbricas dirigidas a los compradores estafados, Juan Martín Sánchez González, coordinador jurídico del IPV, remite a una mujer engañada: "Por este medio me permito citarla para que se presente en forma personal a las diez horas del día 10 de abril del año en curso en las oficinas de la Coordinación Jurídica del Organismo que represento, con la finalidad de que le sea entregada la cantidad de dinero que depositó sin autorización y en forma indebida con la cuenta número 4024636961 de la institución bancaria HSBC, misma que se encontraba a nombre del Instituto Poblano de la Vivienda" Lo extraño es que el IPV tardó más de un año en "percatarse" que el dinero depositado a su cuenta era "indebido", ya que Delfina Campos Muñoz, una de las afectadas, pagó una de sus cuotas el 24 de enero de 2005, según consta en una copia del cheque que obra en manos de Apro La Sedesol, implicada Juan Martín Sánchez González, coordinador jurídico del IPV, reconoce que en la colonia Gobernadores reinan irregularidades Admite que en la zona habitacional destinada originalmente a la vivienda popular están cimentadas casas de tres pisos, comercios y residencias Después de más de un lustro de anomalías, Sánchez González pretexta que el Instituto Poblano de la Vivienda fue rebasado por "coyotes" que se hicieron pasar por funcionarios del organismo y de la propia Sedesol "Nos ha sido complicado regularizar", arguye el servidor público, quien se compromete a que, en breve, "van a existir sanciones" contra los responsables Sánchez González responsabiliza a Miguel Ángel Zedeño del fraude perpetrado en la colonia Gobernadores Según el funcionario del gobierno estatal, Zedeño se hacía pasar por empleado de la Sedesol y utilizaba vehículos de esa dependencia para engañar a los compradores El coordinador jurídico del IPV argumentó que los cheques enviados al instituto por los segundos compradores fueron saldados bajo la presión de Delfina Campos Para rematar, Sánchez González niega que Eduardo Nolasco Saldaña, el esposo de Rosario Nolasco, quien ofrece viviendas a nombre del IPV, trabaje para dicho organismo Y es enfático en deslindar a Óscar Aguilar del fraude

Comentarios