Chiapas: Pragmatismo electoral

sábado, 8 de abril de 2006
* En su afán por ganar la gubernatura, tanto al PRI como al PRD no les ha importado hacer a un lado su ideología y sus principios Tuxtla Gutiérrez, Chis , 7 de abril (apro)- La lucha por la gubernatura desdibujó en Chiapas a los partidos políticos, su ideología y sus principios Se impuso el pragmatismo Tanto partidos como candidatos parecen estar dispuestos a todo con tal de salir airosos del proceso electoral del próximo 20 de agosto El botín político que representa la gubernatura provocó, como nunca antes, una saturación de aspirantes a suceder a Pablo Salazar Mendiguchía, sobre todo en el PRI y el PRD ?partidos en los que, incluso, se recrudecieron las pugnas internas por las inconformidades que generaron los procesos de elección de sus candidatos El PAN, disminuido y sin ninguna posibilidad ?de acuerdo con los sondeos?, ha quedado como simple espectador y testigo de los jaloneos de priistas y perredistas En este contexto local, los nombres de los candidatos presidenciales Roberto Madrazo y Andrés Manuel López Obrador; de los líderes nacionales del PRI, Mariano Palacios, y del PRD, Leonel Cota; los gobernadores Pablo Salazar y Ulises Ruiz, de Oaxaca; del exmandatario chiapaneco y exsecretario de Gobernación, Patrocinio González Garrido, así como del exregente del Distrito Federal, Manuel Camacho Solís, han salido a relucir como personajes que han metido las manos en los procesos de internos para imponer a sus favoritos La pretendida elección del senador José Antonio Aguilar Bodegas como "candidato de unidad" del PRI desató la furia de los priistas y recrudeció la crisis interna que enfrenta ese partido; mientras, el PRD se encuentra entrampado entre las precandidaturas del senador Rutilio Escandón Cadena, el diputado federal Emilio Zebadúa y el exlíder del PRI, Plácido Humberto Morales Vázquez, pues cada día se fortalece el rumor de que el edil de Tuxtla, Juan Sabines, renunciará al Revolucionario Institucional para asumir la candidatura perredista El PRD se apresta para abrir sus puertas a una posible desbandada de priistas inconformes, sin importarle las críticas que ha recibido por reciclar personajes cuya trayectoria política y moral otrora condenaba Ejemplo de ello es el alcalde tuxtleco Juan Sabines Guerrero, quien reiteradamente dijo que no renunciaría al Revolucionario, pero al ver que sus posibilidades se cerraban, cambió de opinión Ha dicho que le no importa "el color de la playera" con la que vaya a ser candidato, lo que importa es ganar y gobernar Chiapas, como lo hizo su padre entre 1979 y 1982, uno de los mandatarios mas populares que ha tenido el estado en su historia reciente Otro caso donde la ideología y los principios han sido abandonados, es el del secretario de Gobierno, Rubén Velásquez, quien desde hace más de un año emprendió una campaña para concretar una alianza con el PAN, como sucedió en el 2000 con Pablo Salazar como abanderado Una cláusula del convenio de la coalición "Por el bien de todos", pactada por las cúpulas del PRD, PT y Convergencia, acabó con sus aspiraciones De acuerdo con el convenio ninguno de estos partidos puede aliarse con otro partido diferente a ellos en comicios locales Velásquez López optó por ir con los partidos que integran la coalición de encabeza el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, por lo que inmediatamente se afilió al PRD Apenas en el mes de marzo, renunció a su cargo y emprendió su campaña por varios municipios de Chiapas, donde meses atrás había inaugurado obras, coronado reinas, entregado apoyos de programas gubernamentales y había presidido actos oficiales en representación de Pablo Salazar Los comités estatales del PRD, PT y Convergencia lo arroparon inmediatamente y le dieron su respaldo En tanto que el senador Rutilio Escandón, el diputado federal Emilio Zebadúa y el exlíder priísta Plácido Morales eran relegados de la jugada electoral Cuando todo estaba listo para que el PRD oficializara la candidatura de Rubén Velásquez, el sábado 8 de abril, la Comisión Nacional de Garantías y Vigilancia del Comité Ejecutivo Nacional ordenó suspenderlo, tras darle entrada al recurso de impugnación que había interpuesto Zebadúa por considerar la eventual candidatura como una acción ilegítima Zebadúa y Escandón Cadenas impugnaron ante el CEN del PRD los intentos del comité estatal de imponer a Velásquez López como candidato, ya que, alegaron, significaba la continuidad del proyecto gubernamental de Pablo Salazar, a quien acusan de ser enemigo del proyecto alternativo de nación que enarbola López Obrador Luego de 11 días de campaña, la noche del 30 de marzo, sorpresivamente, Velásquez López renunció a su aspiración A cambio, aceptó la candidatura al Senado en la primera fórmula por Chiapas Al mismo tiempo, el perredismo explotó, pues se especuló que el candidato del PRD no saldría de ente sus filas, sino del PRI: el alcalde tuxtleco Juan Sabines Guerrero "Un madracista de cepa" al PRD Originario del Estado de México, Juan Sabines llegó a Chiapas hace ocho años, en 1998, invitado por el entonces líder estatal del PRI, José Antonio Aguilar Bodegas, presunto "candidato de unidad" a la gubernatura, pese a la ola de inconformidad que generó su nominación Más tarde fue líder municipal de PRI en Tuxtla, en el 2001 ganó una curul como legislador en el Congreso del estado Antes de terminar su gestión como diputado dejó la silla para buscar la alcaldía de la capital chiapaneca En el PRI, para saciar su aspiración política y favorecer la participación otros aspirantes con mayores méritos políticos, el comité estatal le ofreció la candidatura al Senado Si bien Juan Sabines ha rechazado públicamente la nominación, en la lista del Comité Ejecutivo Nacional su nombre sigue vigente El miércoles 5 el alcalde tuxtleco denunció que tanto el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, como el exsecretario de Gobernación y exgobernador de Chiapas, Patrocinio González Garrido, le llamaron para pedirle que aceptara la senaduría y permitiera que otros contendieran en la interna del PRI El viernes 31 de marzo Sabines no negó ni aceptó la versión de que se iría al PRD; pero el domingo 2 de abril, ante cientos de habitantes de una colonia de la periferia de la ciudad denunció que querían cerrarle el paso a la gubernatura por el PRI Según el diputado federal del PRD, Emilio Zabadúa González, fueron Manuel Camacho Solís y el gobernador Pablo Salazar quienes metieron las manos para que el CEN del PRD vieran con buenos ojos la eventual candidatura de Sabines Guerrero, amparado por una supuesta popularidad que redundaría en votos a la campaña de López Obrador el 2 de julio Zebadúa acusó a Salazar de impulsar, primero a Velásquez López, pero al ver que "no levantaba la campaña" y que, además, el CEN del PRD no lo aceptaría por su bajo perfil, pues no garantizaba más votos rumbo al 2 de julio, decidió dejarlo solo y apoyar a Sabines, sin importarle la "dignidad" de los perredistas, ni la ideología ni los principios de la izquierda, pues identificó al edil tuxtleco como "un madracista de cepa" En el 2001, el candidato presidencial del PRI, Roberto Madrazo, viajó a Chiapas para apoyar la candidatura de Sabines al Congreso del estado; lo mismo ocurrió en el 2004, cuando contendió por la capital del estado En retribución a ese respaldo, el alcalde le llenó al tabasqueño el Poliforum Mesoamericano de Tuxtla, en un acto proselitista cuando buscaba la nominación priista Zebadúa advirtió que si se contrata la imposición, habrá "una rebelión de perredistas", que si bien trabajarían por el triunfo de López Obrador, le darán la espalda al partido en las elecciones locales del 20 de agosto, ya que un triunfo de Sabines significaría el regreso del PRI al gobierno del estado "Si con Rubén Velásquez esto iba al precipicio, ¡imagínate con Sabines! El PRD prefiere ganar a costa de todo, sin importar que los mismos priistas lleguen disfrazados de perredistas al poder", se quejó Zebadúa Además de ser visto ya como un "traidor" y un "avaro" del poder, Sabines ha sido criticado porque a su equipo para gobernar Tuxtla incorporó a personajes ajenos no solo a la ciudad, sino al estado Uno de ellos es Juan Díaz González, hijo de Regino Díaz Redondo, el mismo que dio el golpe a Excélsior en 1976 para expulsar a los periodistas que meses después fundaron la revista Proceso, con Julio Scherer a la cabeza Díaz González es coordinador general de Administración y Políticas Públicas del ayuntamiento tuxtleco Todo este escenario político electoral de Chiapas, ha obligado a los tres obispos del estado y líderes de otras denominaciones religiosas, ha hacer un llamado a la cordura a partidos políticos y precandidatos, y a evitar la confrontación En una declaración del Consejo Interreligioso de Chiapas, llamaron a hacer propuestas que pongan fin a los graves problemas sociales que siguen pendientes en Chiapas como la atención y el respeto de los derechos de los pueblos indios En entrevista, el obispo Felipe Arizmendi, de San Cristóbal de Las Casas, dijo: "Estamos muy preocupados por esta situación, nos preocupa que la gente cada día tenga cada vez mas desconfianza hacia los partidos políticos, máxime cuando ya no importan los partidos, sino los intereses de por medio" La tarde del jueves 6 de abril, 387 de 600 consejeros priistas nominaron como su "candidato de unidad" Aguilar Bodegas, pero justo cuando estaba la votación, cientos de seguidores del exgobernador Roberto Albores Guillén y de Jesús Orantes Ruiz, rechazaron la imposición que calificaron como "un burdo teatro" Los seguidores de Albores Guillén, encabezados por el alcalde de Comitán, el ganadero Jorge Constantino Kanter; y los de Aguilar Bodegas, al mando del diputado federal Julián Nazar, líder local de la CNC, midieron fuerzas a garrotazos, pedradas y golpes a puño cerrado, con varios heridos como saldo Albores Guillén, advirtió que si se consuma la imposición de Aguilar Bodegas convocara a una "rebelión" de priistas en Chiapas

Comentarios

Otras Noticias