Cuestiona Observatorio Eclesial a la CEM y reclama contar voto por voto

viernes, 21 de julio de 2006
México, D F, 20 de julio (apro)- El Observatorio Eclesial reprochó hoy la "ambigüedad" del llamado a la paz que emitió la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), ya que más parece una señal de apoyo al candidato del PAN, Felipe Calderón, que un exhorto a la comunidad; y se pronunció porque el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) acepte el recuento voto por voto "Ya hay un llamado a la paz por parte del Episcopado Mexicano, que está así un poco en abstracto, que puede ser ambiguo si no especifica a quién estamos llamando a la paz, porque además coincide con una campaña del Partido Acción Nacional por un llamado a la paz", sostuvo Jaime Laines, integrante del Observatorio Eclesial Laines denunció que los obispos en lugar de contribuir a la paz, "han hecho lo contrario", debido a que se han dedicado a descalificar las manifestaciones del perredista Andrés López Obrador, y a quienes lo apoyan en su demanda de que se cuenten cada uno de los votos En conferencia de prensa, la organización también pidió el voto por voto, pero no en función de que gane el candidato de la coalición Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, sino de que, independientemente de quién triunfe, el próximo presidente de la República tenga legitimidad Al igual que otras organizaciones, incluso como lo hizo la Iglesia católica, el Observatorio pidió a la ciudadanía luchar por la paz social en este ambiente generado luego del proceso electoral del 2 de julio "Llamamos a los creyentes a no identificar violencia con los movimientos de resistencia civil pacífica ciudadana y no identificar la paz sólo con algunas instituciones o partidos", enfatizó Laines Desplegado Y es que los obispos católicos tratan ahora de expiar sus culpas, luego de ser señalados por la coalición Por el Bien de Todos en el recurso de impugnación interpuesto ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) como promotores del voto en favor del candidato del PAN, Felipe Calderón Hinojosa En un desplegado publicado en los principales diarios de circulación nacional, la Conferencia del Episcopado Mexicano exhortó a todos los actores políticos y a la ciudadanía en general a "serenarse", y convocó a la ciudadanía a una "jornada de oración por la reconciliación, la concordia y la paz en México", del 31 de julio al 6 de agosto próximo "La Iglesia católica pide a todas las mujeres y hombres de buena voluntad respetar la ley y trabajar por la reconciliación, el diálogo y el entendimiento", señaló la CEM, que exigió a las autoridades a "actuar con verdad y justicia" Además, pidió a las fuerzas políticas "comportarse con madurez, generosidad y honestidad" Firmado por el presidente de la CEM, el obispo José Guadalupe Martín Rábago; el secretario general, obispo Carlos Aguiar; el arzobispo primado de México, cardenal Norberto Rivera, y el arzobispo de Guadalajara, cardenal Juan Sandoval Iñiguez, el texto advierte que, ante la incertidumbre generada por la ausencia de ganador de la contienda presidencial, "necesitamos fortalecer la convivencia pacífica en nuestro país, porque cuando ésta se destruye se causan enormes sufrimientos a todos, pero principalmente a los que menos tienen" En la impugnación interpuesta ante el TEPJF, uno de los ejes de la denuncia de esa coalición tiene que ver con el papel que jugó la Iglesia católica antes de la elección del pasado 2 de julio Según esa coalición, la Iglesia indujo a que el voto ciudadano no se emitiera de manera libre y sin inducción alguna Citó el caso del distrito ocho de Michoacán, donde se establece que el 16 de abril se realizó una misa en la que un sacerdote católico exhortó a los feligreses a "pedir por Felipe para que el Espíritu Santo lo proteja, lo bendiga en esta noble tarea por tener un México mejor" La coalición también presentó una serie de correos electrónicos, en los que la diócesis de Lázaro Cárdenas presentó a López Obrador como un candidato vinculado con hechos delictuosos En su desplegado, el Episcopado Mexicano mostró otra piel, y sostuvo que México es un país cada vez más plural "en el que debemos alcanzar una convivencia pacífica y respetuosa, puesto que buscamos el progreso, la justicia, el respeto a los derechos humanos y el bien de la patria" Por ello, condenó "el odio y la violencia que se respiran en México" Ante los riesgos que ello entraña, la Iglesia católica pidió a "todas las mujeres y los hombres de buena voluntad, respetar la ley y trabajar por la reconciliación, el diálogo y el entendimiento"

Comentarios