Confía EU en que el fallo del TEPJF sea justo y claro

jueves, 27 de julio de 2006
* Reitera que el gobierno de Bush trabajará con quien resulte ganador México, D F, 26 de julio (apro)- La subsecretaria de Estado para Asuntos Hemisféricos, Elizabeth Whitaker, afirmó hoy que el gobierno de su país confía en que el fallo del Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sobre el proceso electoral mexicano "sea justo y claro" En declaraciones realizadas en Washington, luego de la audiencia del subcomité para Asuntos del Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes, la funcionaria reiteró que la administración Bush trabajará con quien resulte ganador de los comicios, sobre todo en aquellos asuntos de interés bilateral orientados a mejorar las condiciones de vida en México Luego de destacar la cooperación de México en la lucha antiterrorista, la seguridad fronteriza y el intercambio comercial, Whitaker indicó que las declaraciones de los principales partidos políticos en México reflejan el reconocimiento de que ese país necesita ampliar las oportunidades de empleo y que se debe continuar el trabajo conjunto para frenar la inmigración ilegal hacia el norte Añadió que quien resulte declarado ganador, ya sea Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Por el Bien de Todos, o Felipe Calderón, del Partido Acción Nacional (PAN), tendrá que impulsar las reformas que México necesita para mejorar su competitividad "Queda mucho por hacer", enfatizó Whitaker, quien, sin embargo, no contestó a preguntas de los legisladores sobre la reducción, por segundo año consecutivo, de la asistencia exterior de Estados Unidos para el desarrollo económico en la región Convocada por el republicano Dan Burton para analizar el impacto de los flujos migratorios en la región, la audiencia sirvió para reiterar la necesidad de que el Congreso apruebe pronto una reforma migratoria integral, que continúa estancada en el Legislativo, debido a la falta de consenso entre las dos cámaras Ambas aprobaron versiones distintas para resolver el problema de los 12 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula viven en ese país