Campeche: Documentan errores en 17% de las actas (Segunda y última parte)

sábado, 12 de agosto de 2006
* La coalición Por el Bien de Todos detecta en el Distrito I la desaparición de 8,153 boletas, mismas que son corroboradas en un estudio del investigador del CIDE, Roberto Hernández Ruiz Campeche, Camp , 11 de agosto (apro)- El número de folio inicial y final que se asigna por cada casilla, consta en un documento que se entrega a los representantes de los partidos políticos en el Consejo Distrital, mucho antes de la elección "Ese par de datos (folio inicial y final) debe de coincidir con lo que los funcionarios de la casilla asientan en el acta de la jornada electoral Por ley, nunca una casilla tiene más de 700 boletas" Sin embargo, añade, "pocas casillas llegan a ocupar las 700 boletas, porque el IFE sólo manda la cantidad de boletas según la cantidad de votantes potenciales que aparecen en el listado nominal, mas un pequeño extra de 10 boletas para que puedan votar los representantes de partido La lista nominal es un cuadernito donde aparecen los votantes posibles, identificados con su fotografía Si el ciudadano que aspira a votar no está en esa lista, no puede votar" En su análisis Hernández Ruiz plantea como ejemplo el caso de la casilla la casilla 442 Básica en la que el IFE se había comprometido a entregar 629 boletas en un talonario con folios del 2402 al 3030 "Sin embargo, el día de la elección, según copia certificada del acta de la jornada electoral, los funcionarios habrían recibido sólo 600 boletas con folios que fueron del 2402 (el folio de inicio correcto de la lista IFE) hasta el folio 3001 (el folio incorrecto, debía ser hasta el 3030) O bien recibieron 29 boletas de menos de las debidas, o tal vez se confundieron y asentaron la cantidad total de boletas utilizadas (que siempre es menor) "En contraste, por ejemplo, en la casilla 442 Contigua parecería que sí recibió las boletas completas, ya que en esta casilla los folios del acta de la jornada electoral coinciden con la lista oficial del IFE y, por lo tanto, la cantidad de boletas programadas de entregar y de hecho recibidas por los funcionarios, es la misma" Así, destaca, "existirían entonces más de 8,000 boletas ?faltantes? o un total de errores que suman 8,000 boletas O fueron asignadas en lista pero no entregadas por el IFE el día de la elección en el Distrito analizado O bien, en realidad no fueron sustraídas, sino que, en realidad, hubo errores en las actas" Señala que "se trata de un patrón que es observable a simple vista, la numeración de serie de folios va ?saltando? de casilla en casilla y no es continua como se supone debería de ser", y menciona que "el débil resguardo que se ha dedicado a los paquetes electorales en Campeche, y que la prensa y notarios de ese estado han documentado, permite suponer que las boletas que se retuvieron (si se retuvieron) se pudieron utilizar de manera ilegítima "Decidirse por cualquiera de las hipótesis sólo se puede verificar abriendo y examinando el paquete electoral Éste debe contener aún los talonarios de donde hubieron de desprenderse las boletas con los números de folio, y así computar la cantidad máxima de boletas que debería haber en las urnas Toda urna o acta que contenga más boletas que las que pudieron desprenderse del cuaderno, comprobaría directamente el llamado ?embarazo? de urnas" Expone que este análisis de la información del Primer Distrito Electoral del estado de Campeche, consistió en "comparar" los folios de las boletas que autorizó el IFE para cada casilla contra los folios que, de hecho, recibieron los funcionarios de casilla el día de la elección, empleando una base de datos de Excel "Esta información es proporcionada directamente por el IFE y se registra en las sesiones del Consejo Distrital Comparamos la información proporcionada por el IFE y los recibos del material electoral firmados por los presidentes de casilla, contra las actas de la jornada electoral de las casillas del Primer Distrito Electoral del estado de Campeche "Esta comparación de folios de lista contra los de actas permite identificar la cantidad de boletas no entregadas por funcionarios del IFE, pero puede corroborarse mediante la apertura de los paquetes electorales que se indican en el archivo anexo "Pienso que hemos detectado una debilidad importante en el control de las boletas, cualquiera que sea la hipótesis que se sustente La única manera de comprobar cuál hipótesis es la verdadera, es abriendo los paquetes electorales en todos los casos donde no coincidan los folios del numero inicial y final de la lista del IFE contra los que aparecen en actas", recomienda Como conclusión resalta que "el número de boletas faltantes, para el caso de la elección de presidente de la República, pudieron ser o son actualmente utilizadas en cualquier parte de la República Mexicana y no sólo en el estado de Campeche, ya que al ser desprendidas de su talonario se convierte en ?moneda de uso corriente? en todo el país, y la sospecha de un uso indebido de las mismas es muy factible" "Imaginemos que abrimos el paquete y encontramos que los funcionarios sí recibieron todas las boletas, pero que asientan en el acta la información equivocada La conclusión sería que la información en el acta misma yerra en un 17% de las veces Eso significa que no nos podemos fiar de la información de actas, ya que es un margen de error considerable Si de las actas no podemos fiarnos para la simple operación de mantener un control de las boletas, ¿podemos fiarnos de ellas para la operación más compleja del control de la votación? "En este documento hemos analizando sólo una de las medidas de seguridad respecto del material electoral: el control del número de folio Pero si los ciudadanos que cumplen como funcionarios de casilla son sujetos de error en operaciones simples, entonces lo más sensato sería que hay que asumir que estas debilidades se pueden manifestar en cada uno de los datos que se asientan en actas, incluidas operaciones más complejas, como los cómputos de la votación "¿Cuál es el margen de error aceptable en estos casos? Depende del contexto En una elección tan cerrada nos deberíamos permitir un margen de error muy pequeño En este caso lo que sabemos es que hay 17% de casillas con irregularidades y que el número de boletas no contabilizadas o desaparecidas cuando menos numéricamente son cerca de 8000 Por lo tanto, la aceptabilidad de un margen de error debe juzgarse según la precisión con la que se requiere medir En la elección de Presidente, este margen de error podría exceder el límite aceptable porque la diferencia entre los candidatos es de sólo medio punto "No es aceptable asumir que el sistema electoral es confiable tan sólo porque lo administran ciudadanos Es fundamental ponderar la cantidad de veces que los ciudadanos se equivocan, como también lo es explorar (y ojalá, excluir) la posibilidad de que haya una retención perversa del material electoral En todo caso, este estudio genera una muy buena razón para contar de nuevo ya que demuestra que en un rubro tan simple como es copiar los números de folio de las boletas recibidas, el 17% de las actas de la jornada electoral tienen errores, por lo que no podemos considerarlas como un espejo fiel de lo que aconteció el 2 de julio" Aclara que su estudio no demuestra ninguna de las dos hipótesis, pero sí señala que lo único que queda por hacer es no quedarse con la duda y abrir los paquetes electorales "Si la autoridad opta por abrir los paquetes, ¿qué vamos a hacer? Si confirmamos que fue un error de los funcionarios, entonces queda claro que las actas no son infalibles y no son la mejor forma de hacer el conteo final y oficial en los Consejo Distritales por su margen de error Si, por el contrario, nos damos cuenta de que el IFE no entregó las boletas, entonces comprobaremos que el Instituto no tiene control sobre el delicado material electoral y que éstas pueden bien ser usadas para generar un fraude" En el distrito en el que se hizo este estudio la prensa hizo reportes de que observaron a personas que trabajan en el consejo manejando paquetes electorales, sin notificar a los representantes de partido "El consejero presidente del Primer Distrito Electoral Federal en Campeche admitió que sí hubo un movimiento de los paquetes, pero que los habían realizado personas de toda su confianza No pongo en duda de que las personas eran de su confianza pero ¿serán de la nuestra?", cuestiona

Comentarios