Extrema el gobierno federal las medidas de seguridad en San Lázaro

jueves, 17 de agosto de 2006
* Cierran las entradas de Sidar y Rovirosa, Congreso de la Unión y la calle Zapata * En retenes, que empiezan desde el Viaducto, se amplia la revisión minuciosa a habitantes de las colonias aledañas * Agentes de la PFP y Guardias Presidenciales, distribuidos en el interior de la Cámara de Diputados México, D F, 16 de agosto (apro)- A las medidas de seguridad que implementó ayer el gobierno federal en la Cámara de Diputados, hoy decidió incrementarlas, cerrando tres avenidas de acceso al recinto parlamentario Pasadas las tres de la tarde, elementos de Guardias Presidenciales y de la Policía Federal Preventiva (PFP) instalaron una valla metálica que impide la entrada al estacionamiento, ubicado en la calle de Sidar y Rovirosa Además de las 12 tanquetas antimotines que envió la Secretaría de Seguridad Publica federal, la PFP clausuró todos los accesos a la Cámara de Diputados, ampliando aun más el perímetro de seguridad Así, las entradas de Sidar y Rovirosa, Congreso de la Unión y la calle de Zapata, fueron totalmente selladas Únicamente se dejó abierto el paso por la calle Eduardo Molina, a través de la cual pueden ingresar los diputados salientes, trabajadores y representantes de los medios de comunicación Sin embargo, los retenes empiezan desde el cruce de Viaducto y avenida Congreso de la Unión, y se amplia la revisión minuciosa a los habitantes de las colonias aledañas, El presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Alvaro Elías Loredo, quien se ha negado a dar entrevistas, informó, a través de un comunicado de prensa, que, a partir del próximo 21 de agosto, iniciará el trámite para que los próximos 500 diputados federales reciban las credenciales que los acreditan como tal y puedan sesionar el 29 de agosto, donde formalmente tomarán protesta como nuevos diputados federales En el interior de la Cámara de Diputados --en sus cinco edificios y sus respectivos estacionamientos--, se encuentran distribuidos elementos de la PFP y del cuerpo de Guardias Presidenciales En las calles cercanas al recinto parlamentario se ubicaron las 12 tanquetas antimotines y por lo menos dos pipas de agua para repeler a eventuales manifestantes A medida que se acerca el último informe presidencial, el gobierno federal incrementó las medidas de seguridad, lo que, para algunos diputados, como Juan José Ochoa, uno de los legisladores agredidos el pasado lunes por policías federales, "el excesivo número de policías representa no el nivel de su temor a un enfrentamiento, sino el grado de represión al que el gobierno federal está dispuesto a llegar para evitar que Vicente Fox tenga problemas durante su último informe de gobierno"

Comentarios