Insta Calderón a correligionarios a "rescatar" el DF

sábado, 26 de agosto de 2006
* Retoma otra palabra acuñada por López Obrador: la esperanza * El panista dice que el mega-plantón no le afecta en lo particular México, D F, 25 de agosto (apro)- El candidato presidencial del PAN, Felipe Calderón, convocó hoy a sus correligionarios a "rescatar" la capital del país porque no merece, dijo, ser tratada como "rehén de intereses políticos" En un desayuno con legisladores del DF y del Estado de México efectuado en esta ciudad, criticó los actos de resistencia civil emprendidos por la coalición Por el Bien de Todos, sobre todo el mega-plantón en el corredor vial de Reforma-Juárez-Zócalo Les dijo que en lugar de pensar en él, deberían pensar mejor en los ciudadanos "Les pido a mis adversarios que, además de pensar en mí, que les agradezco, piensen mejor en los ciudadanos y en las afectaciones que han hecho a miles de trabajadores", dijo Señaló que los daños ocasionados por los plantones no son para Felipe Calderón, sino para todos los habitantes de la capital del país En su discurso, Calderón retomó otra palabra acuñada por López Obrador: la esperanza Sostuvo que hay que abrir una "puerta a la esperanza, a la esperanza en serio en el Distrito Federal, para rescatar esta ciudad, que no merece ser tratada como rehén de intereses políticos cada vez con menos justificación" Según él, las expresiones de inconformidad de los simpatizantes de la coalición están llenas de "irracionalidad y de razones impopulares" Expuso que, como político, podría pensar que es mejor que con esas actitudes los adversarios pierdan cada día más apoyo popular, pero no se trata de eso, sino de pensar en los ciudadanos que han perdido su trabajo por la intolerancia de unos cuantos "Que piensen en las familias y en los niños, sobre todo en el daño injusto que están haciendo a ciudadanos inocentes que sufren de la intolerancia y la irracionalidad; no conmigo ?insistió--, sino con los habitantes de la llamada Ciudad de la Esperanza" Más adelante, aseguró que los mexicanos no quieren un país de confrontaciones ni con la bandera de la inconformidad Dijo que es el momento de forjar las alianzas que permitan avanzar y romper las inercias que amenazan con regresar al pasado; "tendrán en mí un gobierno atento a las demandas específicas, tanto del Distrito Federal como del Estado de México" La campaña ya pasó, ahora es, prosiguió, el momento de la negociación, de cabildear y convencer con argumentos qué es lo que necesita este país