Ilegal, que alcaldes y regidores de Morelos demanden prestaciones laborales

martes, 29 de agosto de 2006
Cuernavaca, Mor , 28 de julio (apro)- Ante el sigilo con que algunos de los 33 ayuntamientos morelenses pretenden adjudicarse prestaciones y compensaciones salariales antes de concluir su mandato en noviembre entrante, el Congreso local hará valer la tesis de jurispruencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que establece que tanto alcaldes como regidores no son trabajadores de confianza, por lo que quedan exentos de esos derechos De acuerdo con este criterio jurídico (registrado bajo la tesis aislada número 197,035), "los regidores, al igual que el presidente municipal y su síndico, son funcionarios designados mediante elección popular directa y, por ende, tienen la representación del municipio por el término de tres años, de lo que se infiere que son integrantes de la parte patronal y no empleados de confianza" En este contexto, el presidente de la Comisión de Gobernación y Gran Jurado, el panista Luis Angel Cisneros, advirtió que se aplicará todo el peso de la ley contra aquellos funcionarios municipales que, en cabildo, se aprueben canonjías o emolumentos que no les corresponden "Aunque esto ya no le tocará revisarlo al Congreso que sale, serán los diputados entrantes quienes denuncien las posibles anomalías en que incurran los alcaldes, los regidores y los síndicos, a quienes la Suprema Corte no clasifica como empleados de confianza", dijo Un estudio realizado por la Auditoría Superior Gubernamental revela que, en el último trienio, varios ayuntamientos decidieron elevar el monto de los salarios de estos funcionarios Inclusive algunos de ellos igualaron sus percepciones a las que percibe el propio gobernador de la entidad Ese fue el caso del exalcalde panista de Jiutepec, Demetrio Román Isidoro, ahora senador electo, y quien hasta abril pasado en que pidió licencia, percibía un salario mensual de 103 mil 616 pesos, cuando en noviembre de 2003 en que tomó posesión cobraba 77 mil 470 pesos En la lista, le siguen los alcaldes perredistas de Totolapan y Ocuituco, Daniel Granados Peña y Ernesto Morales Pérez, quienes, durante su periodo, se incrementaron su salario en más del 50 por ciento Al asumir el cargo, Granados percibía 44 mil 320 pesos mensuales y ahora gana 96 mil 804 pesos, mientras que Morales, en menos de tres años, pasó de 48 mil 975 pesos a 91 mil 126 pesos Hasta el cuarto lugar se ubica al exalcalde panista de Cuernavaca y hoy senador electo, Adrian Rivera Pérez, quien en 2003 cobraba 84 mil 572 pesos y cerró su administración con 89 mil 662 pesos Le sigue el alcalde de Cuautla Arturo Cruz Mendoza, quien empezó ganado 140 mil pesos mensuales pero, tras un ajuste obligado por la inconformidad social, el munícipe se redujo su salario a 87 mil 500 pesos En esta carrera salarial, los alcaldes del PRI y del Partido Verde no se quedaron atrás En el primer caso, destaca el munícipe Gerardo Hernández Arenales, de Atlatlahucan, con 84 mil 104 pesos mensuales, y en segundo figura Roque Molina Salgado, de Tlaquiltenango, quien gana 80 mil 357 pesos En el polo opuesto se ubican los alcaldes que, en aras de la austeridad, se disminuyeron sus emolumentos El ejemplo lo puso el alcade panista de Puente de Ixtla, Luciano Abarca Villalobos, quien ingresó percibiendo 83 mil 458 pesos y hace dos meses se redujo a 42 mil 244 pesos Otros casos fueron los del perredista Pedro Pimentel Rivas de Villa de Ayala, quien de 75 mil 558 pesos se disminuyó a 43 mil 713 pesos, así como el priísta Isrrael Andrade Zavala, de Jonacatepec, quien inicialmente cobraba 56 mil 407 pesos y cerrará su periodo con 42 mil 418 Pero quien aguantó el sexenio con un sueldo austero, fue el perredista Eric Martínez Sánchez, del municipio de Zacualpan de Amilpas, uno de los más pobres de la entidad, quien tiene el sueldo más bajo de los 33 alcaldes, de 29 mil 934 pesos

Comentarios