Refuerzan seguridad en gira de Fox por Tamaulipas ante amenaza de bomba

martes, 29 de agosto de 2006
* Los invitados especiales tuvieron que soportar cinco revisiones para poder ingresar al recinto donde se llevó a cabo la ceremonia * "Revisamos los carros para que no vaya a meterse un perredista", justificó un agente del EMP Ciudad Victoria, Tamps , 28 de agosto (apro)- Una llamada anónima al Centro de Control, Comando y Cómputo (C-4) en la que se advirtió que una bomba sería detonada en el museo Tamux, en donde el presidente Vicente Fox Quesada encabezaría un acto, provocó que se intensificaran las medidas de seguridad durante la gira del mandatario por esta entidad Los invitados al acto de evaluación de programas de vivienda del Infonavit y del Fonhapo, y los periodistas que dieron cobertura, fueron sometidos a cinco procesos de revisión, incluido el detector de metales, para que pudieran llegar al museo Tamux De acuerdo con fuentes de gobierno del estado, la llamada fue realizada aproximadamente a las 12:10 horas desde un teléfono público por un hombre El presidente Fox encabezaría un acto de evaluación de programas de vivienda del Infonavit y del Fonhapo Luego de la llamada, decenas de elementos de la Policía Especial del estado, así como del Ejército Mexicano vigilaron los alrededores de la Casa de Gobierno, donde el gobernador Eugenio Hernández Flores ofreció una comida a la comitiva presidencial Frente a la Casa de Gobierno, unos 10 perredistas realizaron una manifestación con pancartas y consignas con las que llamaban a Fox "traidor de la democracia" y exigían el conteo "voto por voto y casilla por casilla" En el Parque Siglo XXI, donde está ubicado el museo Tamux, fue totalmente revisado por elementos del Ejército y del Estado Mayor Presidencial, incluso con perros entrenados Para entrar hasta el lugar en el que se realizaría el acto, todos los asistentes fueron sometidos a numerosas revisiones Primero, agentes uniformados revisaban que todos los que ingresaran al parque llevaran puesto el distintivo que comúnmente entrega el Estado Mayor Presidencial; luego, los asistentes tenían que bajarse de los vehículos para que fueran revisados interiores y cajuelas, además de una auscultación a su persona y a pertenencias "Es que ya sabe cómo está la situación ahorita --justificó un elemento del EMP-- revisamos los carros porque no vaya a meterse un perredista" Posteriormente, había que abordar otros vehículos especiales para llegar hasta el museo, pero a medio camino, otro elemento del EMP cotejaba en una lista los nombres de los acreditados Al llegar al museo, los asistentes tenían que vaciar sus bolsillos para pasar por un detector de metales y de nueva cuenta eran sometidos a una auscultación personal y de sus pertenencias: bolsa, equipo o cualquier objeto que llevaran con ellos En el interior del museo, los agentes de seguridad estaban por todas partes y perros adiestrados recorrían el lugar "Seguramente fue un bromista (el que hizo la amenaza), pero pues ya ves como están las cosas ahorita y cómo son los del Estado Mayor Presidencial", justificó un funcionario de gobierno que enfrentaba las quejas de reporteros y asistentes, sobre el operativo de seguridad al que los sometieron para que ingresaran al lugar

Comentarios