Investigar redes de polleros, exige el "Padre Uvi"

sábado, 13 de enero de 2007
Oaxca, Oax , 12 de enero (apro)- El coordinador diocesano de Paz y Justicia, Francisco Wilfrido Mayrén Peláez, exigió a las autoridades federales investigar las redes de complicidad entre corporaciones policiacas y grupos violentos de otros países, o posiblemente hasta del crimen organizado, que se dedican a lucrar con la necesidad de los centroamericanos, de atravesar el territorio nacional para buscar emplearse en Estados Unidos Aunque lamentó lo acontecido a su similar Alejandro Solalinde, el también conocido como "Padre Uvi" dijo que "no hay mal que por bien no venga, y ojalá que esta detención arbitraria dé la pauta para que las autoridades federales tomen cartas en el asunto, pero de una manera seria y responsable, con una investigación de calidad" Entonces, lo que le pasó a un sacerdote comprometido y con espíritu misionero, es un pretexto más para que se investigue y se aplique la ley y la justicia Cabe recordar que el pasado 10 de enero, un comando de la policía municipal de Ciudad Ixtepec detuvo al encargado diocesano de la Pastoría de la Movilidad Humana en el Sur del País, Alejandro Solalinde Guerra, junto con 18 centroamericanos, quienes buscaban a otros doce indocumentados, entre ellos a cuatro mujeres, tres menores y cinco hombres, que fueron "desaparecidos" por esa corporación Cinco horas después, el sacerdote que representa a 30 diócesis del sur del país fue liberado sin recibir ninguna explicación, mientras que los doce centroamericanos continúan en calidad de desaparecidos Respecto de la detención del sacerdote, pidió a las autoridades federales investigar y castigar la detención arbitraria e ilegal a un ministro de culto Definió: "El padre Alejandro Solalinde es un árbol que da frutos, por eso se le golpea, ya que lo único que refleja es una persona con un gran compromiso, porque como Iglesia siempre están comprometidos con los sectores más vulnerables" Hizo mención que los mexicanos siempre se quejan del trato que dan los Minuteman o ?cazamigrantes? a los paisanos, pero no se preguntan qué trato tan inhumano se les da a los centroamericanos, es decir, "exigimos justicia para los nuestros pero chingando a los otros" Finalmente, destacó que el sacerdote Alejandro Solalinde no estaba realizando ningún acto delictivo, sino un acompañamiento eclesial, religioso, espiritual que también se les debe dar a los indocumentados, entonces, aquí lo cuestionable es el proceder de la policía del estado que, sin mediar investigación ni constatación alguna de situaciones, procede de manera irresponsable, violando garantías y derechos de las personas

Comentarios