Evangélicos denuncian atropellos ante titular de Gobernación

viernes, 23 de noviembre de 2007
Tuxtla Gutiérrez, Chis , 22 de noviembre (apro)- Ante la serie de agravios de que han sido víctimas, líderes evangélicos exigieron hoy al secretario de Gobernación, Francisco Javier Ramírez Acuña, así como al gobernador Juan Sabines Guerrero, mayores garantías para profesar su fe Encabezados por Alfonso Farrera González, dirigentes y miembros de la Barra Nacional de Abogados Cristianos de México (BNAC) irrumpieron en la sede donde se llevaba a cabo el Foro de Consulta Ciudadana del Programa Nacional de Derechos Humanos y denunciaron los atropellos que han sufrido los no católicos en Chiapas y otras entidades, como Oaxaca, Guerrero y Puebla El líder de la BNAC, recordó que Chiapas ocupa el primer lugar nacional en violaciones a derechos por intolerancia religiosa, y que éstas han sido auspiciadas desde el propio gobierno, al apaciguarse a las partes con pactos que se incumplen y dejar sin sanción delitos cometidos "El gobierno de Chiapas, desde la subsecretaría de Asuntos Religiosos que preside el señor Jorge Lanz Garrido, promueve la firma de acuerdos de no agresión, perdonando delitos que por ley deben castigarse", denunció Farrera González Ramírez Acuña y Sabines Guerrero inauguraron el foro y, al salir del evento, fueron interceptados por Farrera González y sus seguidores Portando playeras con la leyenda "no es delito ser evangélico", los evangélicos rodearon a ambos personajes y les exigieron garantías para profesar sus creencias Les recordaron a los funcionarios que existen varias comunidades en los municipios de San Juan Chamula, Las Margaritas, La Trinitaria y Maravilla Tenejapa, donde han recrudecido los ataques hacia los no católicos, todo porque se resisten, por ejemplo, a cooperar para las fiestas del santo patrono del pueblo Tanto Acuña como Sabines se comprometieron a tomar cartas en el asunto El gobernador incluso los citó para mañana viernes en la mañana en palacio de gobierno para tratar el asunto de los conflictos religiosos en la entidad, aunque los evangélicos no cejaron en reclamar la renuncia de Lanz Garrido En tanto en el municipio de Socoltenango, unas 18 familias evangélicas, integradas por unas 60 personas, denunciaron su temor de que en los próximos días sean expulsadas de la comunidad Estrella Roja El pastor Pablo Jiménez Borrallas de la iglesia Unidad Cristiana y supervisor en la colonia Estrella Roja, dijo que sus hermanos evangélicos viven un problema por su fe, y no quieren ni deben cooperar con los 5 mil pesos que les piden por ejidatario, y 2 mil 500 por avecindado, para las festividades religiosas de los católicos Aclaró que "el artículo 24 constitucional nos ampara para practicar la religión que queramos y no tener que pagar cuotas para las tradiciones de otras religiones, pero en Estrella Roja lo consideran desobediencia al reglamento interno Nosotros no queremos pleitos, por eso estamos pidiendo apoyo a los pastores, porque tenemos temor de que estas 18 familias sean desalojadas de sus viviendas y les arrebaten sus propiedades" Dijo que en la comunidad Emiliano Zapata, también en Socoltenango, la mayoría son evangélicos y ahí no hay conflictos, cada quien es libre de profesar su religión y no se presiona a nadie para que coopere o deje de hacerlo

Comentarios