Arzobispo de Oaxaca, acusado de presionar a sacerdotes para que renuncien

martes, 11 de diciembre de 2007
Oaxaca, Oax , 10 de diciembre (apro)- Comunidades Eclesiales de Base (CEB) de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca acusaron al arzobispo José Luis Chávez Botello de hostigar, amedrentar y obligar a sacerdotes a renunciar a su ministerio por "acompañar al pueblo en su lucha por lograr un mundo mejor" En una carta, las CEB dieron a conocer que su coordinador diocesano, el sacerdote Leoncio Hernández Guzmán, renunció a su ministerio sacerdotal por "presiones" del arzobispo Chávez Botello Explicaron que el pasado 4 de diciembre, el jerarca católico reprendió a Hernández Guzmán por sus "métodos de evangelización" y por "su acompañamiento con el pueblo, el cual, acusó, se ha visto reflejado en su abierta participación en las manifestaciones de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO)" La carta fue entregada en las oficinas de la Arquidiócesis de Antequera-Oxaca En ella, las CEB cuestionan a la Iglesia como institución por la ausencia de "más obispos al lado de los pobres" y porque "cada vez más está al servicio de los poderosos y no del pueblo de Dios" En el documento de tres cuartillas dirigido al arzobispo José Luis Chávez Botello, los "laicos comprometidos" le pidieron que "ya deje de hostigar y amedrentar" a los sacerdotes que optaron por acercarse al pueblo Según la denuncia de las CEB, Chávez Botello cuestión al sacerdote "sus métodos de evangelización, su acompañamiento con el pueblo, su vestimenta, su raíz indígena y por promover el rescate de los valores culturales" de su pueblo, así como por "su falta de atención a la parroquia" que tiene a su cargo en Santiago Apoala Debido a este regaño, el sacerdote indígena Leoncio Hernández Guzmán, tomó la decisión de "renunciar" a formar parte de la Iglesia-institución y "no porque él dude de su vocación, sino que fue gracias a las presiones que usted mismo ha ejercido sobre él", puntualizaron El sacerdote indígena es uno de los 42 clérigos del presbiterio de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca, la Prelatura de Huautla de Jiménez y de la Diócesis de Puerto Escondido que exigieron al entonces presidente Vicente Fox; a su secretario de Gobernación, Carlos Abascal; y al Congreso de la Unión atender de inmediato la "ingobernabilidad que prevalece en el estado" Además, se pronunciaron por la "desaparición de poderes" y la designación de autoridades provisionales El párroco de Santiago Apoala ha oficiado liturgias en las movilizaciones de la APPO, particularmente en los aniversarios luctuosos de los "caídos" durante el conflicto sociopolítico de 2006 "No sabemos ni entendemos por qué cuestiona al padre Leoncio por abandonar su parroquia y no reprende a los sacerdotes que por problemas de alcoholismo o por tener una doble vida abandonan su parroquia", señalaron "También es abandonar a la parroquia cuando los sacerdotes no acompañan a su pueblo en la transformación social y deciden quedar se en sus templos comercializando los sacramentos", concluyeron

Comentarios