Sin aclarar, contingencia que afectó a 85 obreras de Colima

viernes, 7 de diciembre de 2007
Colima, Col , 6 de diciembre (apro)- Después de mes y medio, la Procuraduría Federal de Protección del Ambiente (Profepa) sigue sin determina las causas de un percance que provocó la intoxicación de 85 obreros, en su mayoría mujeres, de la empresa Manufactura Avanzada de Colima SA (MACSA) En un dictamen técnico emitido hoy, la dependencia únicamente aventura que "la intoxicación se pudo haber originado por un agente externo, dado las condiciones de las instalaciones con ventilación artificial y el lugar de ubicación, rodeado prácticamente de áreas de cultivo de caña, que son fumigados y quemados para su recolección" Lo cierto es que al filo de la medianoche del 24 de octubre se presentó la contingencia en las instalaciones de MACSA, luego que 85 trabajadores reportaron síntomas como dolor de cabeza, mareos y vómitos, lo que obligó a su hospitalización temporal Tres horas después, inspectores de la Profepa y elementos del Sistema Estatal de Protección Civil realizaron un recorrido por la empresa dedicada a la manufactura de arneses automotrices, pero según el acta de la diligencia no percibieron olores ni gases irritantes ni efectos al medio ambiente Empleados de la empresa comentaron a los inspectores que la alarma se activó tardíamente y con ella el desalojo del edificio "Durante el recorrido --señala el dictamen-- se verificaron los procesos que se llevan a cabo principalmente en las áreas secundarias, detectando que manejan estaño-plomo para la soldadura de terminales, en donde las emisiones son mínimas y se canalizan a través de ductos de PVC al exterior" También se realizó un recorrido por el almacén de químicos, donde les entregaron un listado de éstos sin detectar sustancias clasificadas dentro de las actividades altamente riesgosas "En su mayoría son productos de limpieza de baja peligrosidad; en materia de residuos peligrosos se encontró que generan un bajo volumen proveniente del mantenimiento de las instalaciones, como son: estopas impregnadas, solventes desengrasantes, envases vacíos, etcétera, contando con el registro de residuos peligrosos" De igual forma, trascendió que el 21 de octubre la empresa Alfog había efectuado el servicio de fumigación en las instalaciones de MACSA Las sustancias que se aplican en este proceso son cipermetrina y bromadiolona, cuyos efectos son considerados ligeramente tóxicos La Profepa llegó a la conclusión de que se presentó "una contingencia ambiental eventual y transitoria, sin repercusiones serias o graves para el medio ambiente, pero con la suficiente fuerza para hospitalizar a 85 trabajadores" No obstante, la dependencia aclaró que ese dictamen en ningún caso suple a la resolución administrativa que en su oportunidad emitirá la autoridad ambiental con motivo de la contingencia en MACSA Mientras tanto, la Profepa recomendó a la empresa llevar a cabo una revisión integral y la actualización correspondiente de su Programa de Atención a Contingencias

Comentarios