Cumple un año el atentado contra El Mañanay aún no hay responsables

miércoles, 7 de febrero de 2007
Ciudad Victoria, Tamps , 6 de febrero (apro)- A un año de que un grupo armado ingresara a la redacción del periódico El Mañana, de Nuevo Laredo, para disparar y lanzar una granada, el caso sigue sin esclarecer y la situación de la prensa en esta entidad es cada vez de mayor riesgo En su portada de la sección local de este día, el periódico publicó una nota en la que se destaca el único hecho positivo de esos acontecimientos: la recuperación del reportero Jaime Orozco Tey, quien ese 6 de febrero fue alcanzado por los disparos "Hace 1 año", se titula la nota en la que el propio Orozco Tey agradece las muestras de apoyo que recibió durante su recuperación, después de que en ese ataque recibiera varios disparos que le alcanzaron la columna vertebral "Hoy hace un año que fuimos víctimas del atentado cometido contra el periódico El Mañana, pero eso ya no quiero recordarlo, más bien queremos festejar un año más de vida, un año de haber sobrevivido y las muestras de apoyo recibidas este tiempo", refiere el reportero Los directivos del periódico prefirieron no hacer declaraciones y tampoco hubo un editorial para establecer una postura sobre los nulos avances que han tenido las investigaciones para dar con los responsables de este atentado Raymundo Ramos, quien en ese entonces se desempeñaba como reportero de El Mañana, se refirió a las declaraciones que hiciera el ahora expresidente Vicente Fox luego de este ataque: "Con él se fueron las promesas de esclarecer y castigar a los responsables de ese cobarde atentado" Ramos, quien también se desempeña como presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo recordó el nulo trabajo que hizo el fiscal especial, Sergio Naranjo, nombrado para resolver ese caso, así como las declaraciones de derrota que hizo desde que inició sus supuestas investigaciones "Sergio Naranjo, el fiscal especial habilitado por la Procuraduría General de la República (PGR) para iniciar las investigaciones del atentado cumplió su palabra: ?De todos modos no voy a dar con los responsables?" Aunque las estadísticas hablan de que la violencia se ha reducido en Nuevo Laredo, la situación en la que trabaja la prensa en Tamaulipas aún no ha mejorado desde entonces Al contrario, el acoso y el control sobre los medios de comunicación por parte de la delincuencia organizada se ha extendido a otras ciudades, como esta capital y Tampico Apenas el sábado pasado, este fenómeno fue evidente: Ningún periódico publicó la información sobre una balacera que se registró en distintos puntos de la ciudad y que dio como resultado tres personas heridas, entre ellas dos policías ministeriales, así como la detención de dos sicarios Los reporteros de policíaca reconocieron que hubo "línea" para que se evitara divulgar este hecho de violencia

Comentarios