Programas de apoyo dividen a comunidades indígenas de Chiapas

viernes, 2 de marzo de 2007
México, D F, 1 de marzo (apro)- Comunidades indígenas de Chiapas representadas por las organizaciones sociales Kichan Kichanñob, Nuevo Amanecer y Pueblos Unidos en Defensa de la Energía Eléctrica, denunciaron que programas de asistencia social del gobierno local como Vida Mejor y el federal Oportunidades Energéticas "sólo han generado divisiones en comunidades" En una carta fechada el pasado 24 de febrero pasado en el ejido San José El Limar, municipio de Tila, Chiapas, 17 comunidades se quejan de que los programas referidos, presuntamente destinados a subsidiar el consumo de energéticos, "sólo han generado divisiones en las comunidades" entre quienes no están dispuestos a pagar las altas tarifas porque las consideran injustas y quienes aceptan estos programas de gobierno, "aunque sea muy cara la luz y sufran los abusos de la CFE" En el comunicado, difundido por el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, las comunidades indígenas se quejan de mal servicio de la CFE, así como de que la paraestatal pretende cobrar tarifas de hasta 9 mil pesos por familia A esos problemas, señalan, se suman las presiones sobre habitantes que se habían sumado al programa estatal Vida Mejor, por "representantes del gobierno estatal que amenazan a quienes quieren dejar el programa, diciéndoles que no se puede o que si no siguen con el Vida Mejor, no les va a llegar otros programas como Oportunidades o Procampo" Vida Mejor es un programa instrumentado por el exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía, y continuado por el actual mandatario Juan Sabines Guerrero En 2003 incluyó entre sus apoyos para subsidiar el 50% del servicio de energía eléctrica a familias que consumían hasta 300 kilowats por hora El de Oportunidades Energéticas, es un programa del gobierno federal, que entrará en operación el próximo 23 de marzo, y que consiste en la entrega de 100 pesos bimestrales a cada uno de los 5 millones de afiliados al programa Oportunidades, lo que según la secretaria de Desarrollo Social, Beatriz Zavala Peniche, significa beneficiar a 25 millones de personas Noe Pineda, coordinador de Apoyos al Fortalecimiento de Procesos Sociales del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, señala que a partir de la implementación del programa Vida Mejor para subsidiar el consumo de energía eléctrica, "curiosamente se incrementaron de manera desorbitante (sic) las tarifas, al grado de que hay familias que nos han denunciado que les llegan recibos de hasta 9 mil 400 pesos, y hay que tomar en cuenta que son comunidades que no tienen refrigerador ni televisión" En la carta firmada por organizaciones sociales y representantes de comunidades indígenas, exigen tarifas justas para Chiapas, porque no pueden pagar las actuales "Los recibos vienen exageradamente alterados, pues no es posible que por dos focos nos llegue un recibo de 4 mil 407 pesos, como sucede en la comunidad de Jochintieol y en otras comunidades de nuestro estado", se quejaron Pineda destacó que en el momento en que Salazar Mendiguchía puso en operación los subsidios al pago de la energía eléctrica a través del programa Vida Mejor, "la oposición consideró que tenía fines electoreros, porque lo anunció antes de las elecciones locales para renovar presidencias municipales y diputados locales, y se cuestionó que fuera un mecanismo para desvío de recursos" Sin embargo, en el último informe de gobierno de Salazar Mendiguchía no aparece mención sobre los recursos que destinaría para subsidiar el pago de la luz para quienes consumieran menos de 300 kilowats hora Recordó que desde 1994 prevalece en comunidades de las zonas de la Costa, los Altos y Norte de Chiapas, un movimiento de resistencia al pago de energía eléctrica por las altas tarifas de la CFE, por lo que algunos miembros de este movimiento se han confrontado con aquellos que han aceptado los programas gubernamentales "que en los hechos no se ven favorecidos pero que han fungido como una especie de esquiroles en sus comunidades" En el caso del programa de Oportunidades Energéticas, Pineda destacó que las denuncias que el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas ha recibido se refieren a que los representantes de Sedesol advierten que para recibir los 100 pesos bimestrales "tienen que pagar los altos recibos de luz, además de que se les amenaza de que de no hacerlo no podrán recibir otros programas de Oportunidades" Entre las manifestaciones claras de conflictos comunitarios, añade, está la confrontación que alientan las comisiones de energía que se crearon en algunas comunidades "Estas comisiones son elegidas por los pueblos, y sus representantes de encargan de pasar a cada vivienda a cobrar los recibos de luz, pero cuando alguien se niega por el excesivo costo, las autoridades comunitarias los amenazan con expulsarlos de los pueblos o con cortarles el suministro de la energía eléctrica", explicó Noé Pineda destacó que anteriormente la molestia era sólo contra los técnicos de la CFE, pero que ahora a partir de la implementación de los programas federales y estatales, "los presidentes municipales ponen al servicio de los técnicos a policías que se han enfrentado a golpes con la gente, lo que para nosotros es un riesgo latente de un conflicto mayor" Ante estos primeros signos de confrontaciones y violencia, reiteró Pineda, es que el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, empezó a dar seguimiento a las quejas, ya que esta situación puede derivar en un conflicto social mucho mayor, ante la indiferencia de los gobiernos local y federal

Comentarios