Pactan tregua líder panista y gobernador de Aguascalientes

viernes, 30 de marzo de 2007
Aguascalientes, Ags , 29 de marzo (apro)- En un aparente marco de reconciliación, este jueves el líder panista en la entidad, Antonio Martín del Campo, minimizó los reciente enfrentamientos entre el blanquiazul y el gobernador, e incluso sostuvo que éstos "son cosa del pasado" y que se reanudará el diálogo con Luis Reynoso Femat Cabe destacar que, en diciembre último, Martín del Campo encabezó una petición de expulsión de Reynoso Femat del blanquiazul, bajo el señalamiento de "haber traicionado la doctrina de Acción Nacional" Martín del Campo se reunió este jueves por cerca de una hora con el gobernador en palacio de gobierno Después, ambos salieron a los pasillos del recinto oficial, en donde públicamente se dieron un abrazo y un apretón de manos En entrevista, Martín del Campo reconoció las polémicas con Reynoso, "pero es momento de una nueva etapa que debemos ir construyendo todos, tanto el Ejecutivo como el partido para beneficio del estado" Además, dio a conocer que se pedirá a los diputados locales "tener un mayor acercamiento en las iniciativas que presente el mandatario" Sin embargo, no especificó el porqué de este cambio de postura, luego que inclusive había acudido ante el mismo líder nacional, Manuel Espino, para concretar la expulsión de Reynoso Martín del Campo insistió que lo anterior "son cosas del pasado" Sin embargo, el propio gobernador no quiso dar su opinión de este encuentro Adiós al endeudamiento El 28 de diciembre de 2006, el Comité Estatal del PAN, encabezado por el grupo denominado "institucional", anunció la solicitud de expulsión del gobernador del blanquiazul, después que un día antes se había aprobado el presupuesto estatal, que incluía un endeudamiento de 2 mil millones de pesos Incluso denunció que Luis Reynoso había "corrompido" a diputados de oposición para que le aprobasen su documento A partir de ahí se inició un enfrentamiento entre el grupo "institucional" y los simpatizantes del gobernador, el que en varias ocasiones desdeñó la solicitud de defenestración, e incluso se ufanó de que Martín del Campo y demás dirigentes "no son nadie para expulsarme"

Comentarios