Paramilitares se reorganizan en la zona de conflicto zapatista: Frayba

martes, 6 de marzo de 2007
Tuxtla Gutiérrez, Chis , 5 de marzo (apro)- El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) informó hoy que ha recibido denuncias de indígenas zapatistas, según los cuales en los últimos meses se han reactivado en la zona de conflicto organizaciones paramilitares, pero con otros nombres Añadió que algunas de éstas han empezado a recibir armas y entrenamiento del Ejército mexicano El Frayba dijo que las autoridades del "Caracol de resistencia hacia un nuevo amanecer de La Garrucha", conformado por los municipios rebeldes de San Manuel, Ricardo Flores Magón, Francisco Gómez y Francisco Villa, denunciaron ante éste organismo sucesos violentos contra comunidades zapatistas en tierras recuperadas, por miembros de la Organización Para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos (OPDDIC) y la Unión Regional Campesina Indígena (URCI) Explicó que a la OPDDIC se le vincula con el extinto grupo paramilitar Movimiento Indígena Revolucionario Antizapatista (MIRA), y que la URCI es una de las escisiones del grupo paramilitar Paz y Justicia (Desarrollo, Paz y Justicia AC), que ente 1995 y 1998 causó una estela de muerte y desapariciones en la zona norte de Chiapas Esas "nuevas" organizaciones son acusadas por los indígenas zapatistas de tener ligas con el Ejército mexicano y de haber iniciado, desde diciembre pasado, una serie de amenazas de desalojo de tierras "recuperadas" en 1994, tras al alzamiento armado El primer caso se registró en diciembre pasado en el municipio autónomo Flores Magón, "donde fueron desplazadas familias zapatistas por 60 personas armadas de la URCI Esas familias dejaron 16 hectáreas de milpa, animales, maíz y frijol y objetos personales Los agresores se quedaron en el poblado y vendieron animales Pusieron retenes armados y no dejaban pasar a nadie" En febrero pasado, los zapatistas entraron de nuevo para recuperar sus tierras, y lograron posicionarse de una casa en la que habitan 45 personas y de algunas de sus parcelas Después, los miembros de URCI llegaron disparando al aire Según la denuncia, los miembros de la URCI, que se han posesionado de las tierras recuperadas zapatistas en Emiliano Zapata, "tienen radios de comunicación, hacen revisiones y están uniformados de color verde, al igual que el Ejército mexicano, pero sin escudos" En su denuncia ante el Frayba, los indígenas afirmaron que quien dirige a este grupo de 60 personas armadas es Julio César Pérez, originario del municipio de Tumbalá, y que el delegado regional de la URCI es Francisco López Méndez, del Ejido Egipto, municipio de Salto de Agua Entre ellos, además, hay gente originaria de La Palma Tulijá El segundo caso se registró en la comunidad Nuevo Rosario, municipio autónomo Francisco Gómez, antiguo Rancho El Jaibolito, municipio de Ocosingo De acuerdo con la denuncia de las autoridades autónomas y de pobladores de Nuevo Rosario, las agresiones se han incrementando desde el pasado 17 de enero, cuando miembros de la OPDDIC cometieron una serie de destrozos Dijeron que a un indígena, Alonso Rodríguez, lo obligaron a firmar para que se saliera del EZLN y lo golpearon, y a otro, José Rodríguez, lo amarraron y lo llevaron cargando dos rollos de alambre a Nueva Jerusalén, y cuando su pareja intentó defenderlo, la golpearon "Mencionan que los agresores son del poblado Jaibolito y Jerusalén, ejido de Cuxulhá Son miembros de la OPDDIC y de la ORCAO (Organización Regional de Cafeticultores Autónomos de Ocosingo AC), y que en las agresiones portan rifles calibre 22 Al poblado de Nuevo Rosario ya se presentó José Pérez Gómez, dirigente de ORCAO y regidor de Ocosingo, a asegurarles que las acciones de sus miembros son reprobables y que los expulsarían", dice la denuncia presentada ante el Frayba El tercer caso se dio en la comunidad Pancho Villa, municipio autónomo rebelde de San Manuel, antes conocido como Rancho El Jordán, municipio de Ocosingo Según las autoridades zapatistas, en diciembre pasado entraron armados a los terrenos de Francisco Villa al menos 40 miembros de la OPDDIC, originarios del poblado Nuevo San Jacinto, a llevarse el maíz de la comunidad zapatista, acompañados de 29 soldados del Ejército mexicano uniformados y con armas G-3 y UZI, destacamentados en la Base de Operaciones "Río Jordán" "Los soldados dijeron a los pobladores de Pancho Villa que no tienen derecho y les echaron culatazos", dice En su denuncia, los zapatistas refieren que el EZLN recuperó para sus bases de apoyo las tierras de esa comunidad en 1994 Antes, éstas pertenecieron a un ranchero de nombre David Domínguez, cuya esposa todavía vive en las colindancias de la Base de Operaciones "Río Jordán" "El 28 de febrero de 2007 se presentaron los hijos del ranchero, Andrés Domínguez Gutiérrez y Jesús Domínguez Gutiérrez, radicados en Ocosingo, y colocaron una lona en el terreno recuperado, asegurando que les pertenece Las autoridades zapatistas los citaron para dialogar sobre el asunto y pedirles que se retiraran y quitaran dicha lona Estos individuos dijeron que no se van a ir y que están dispuestos a permanecer en el lugar pase lo que pase", apuntan los zapatistas Señalaron en la denuncia que los miembros de la OPDDIC han salido en defensa de los hermanos Domínguez, que han amenazado con tomar acciones radicales contra los zapatistas si no les respetan sus tierras "De acuerdo con las autoridades autónomas, en las inmediaciones de Nuevo San Jacinto, miembros de la OPDDIC tienen entrenamiento militar cada 10 días, desde las 21:00 y hasta las 4:00 horas del día siguiente, impartido por dos soldados de la Base de Operaciones Río Jordán Afirman que hay mandos como sargentos, cabos etc Dicen que están armados y que el Ejército les proporcionó las armas aproximadamente hace dos meses para provocar miedo entre familias del EZ y paramilitares", dicen los zapatistas Añaden que en la región, la OPDDIC tiene presencia en las rancherías San Caralampio, Guadalupe Tecojá, Nuevo San Jacinto, Zaragoza, La Trinidad, San José de la Soledad, Rancho El Coroso y otras más Y consideran que son cerca de 500 sus miembros que cada 15 días tienen reuniones en Monte Líbano Ante ello, el Frayba manifestó su preocupación por las agresiones violentas contra las bases de apoyo zapatistas en terrenos recuperados en 1994, que, dijo, se vienen dando desde el segundo semestre del año pasado "Los hechos antes descritos denotan una posible escalada de violencia con signos paramilitares, como parte de la estrategia contrainsurgente que ha mantenido el Estado mexicano durante todos estos años", dijo el Frayba Añadió que la vinculación de efectivos del Ejército mexicano en esos eventos, recuerdan hechos ocurridos en años anteriores, cuyas denuncias por violaciones a derechos humanos siguen en espera de la justicia

Comentarios