Comunidades de la huasteca veracruzana temen desalojo

martes, 12 de junio de 2007
Jalapa, Ver , 11 de junio (apro)- Campesinos de las comunidades de Tzocohuite y Lomas del Dorado, municipio de Ixhuatlán de Madero, decidieron recuperar sus tierras ?de las que aseguran fueron despojados desde 1938 por la familia Faisal-- y, desde ayer domingo, se posesionaron de una extensa superficie, informó Gabino Flores Pese a la presencia policiaca, los indígenas, que decidieron ocupar las tierras que hoy explota Josefina Faisal Domínguez, sostuvieron que "estamos dispuestos a todo en esta lucha", abundó Flores, delegado de la organización Dorados de Villa Sin embargo el vocero de esta organización indígena de la Huasteca veracruzana tampoco descartó la posibilidad de que el Ejército Mexicano pudiera participar en un desalojo, pues a unos cuantos kilómetros se ubica un destacamento militar, "en La Jabonera, rumbo a Tlachichilco" Las tierras ocupadas por los indígenas nahuas, detalló, se ubican entre Tzocohuite y Lomas del Dorado, entrando por Zapalote Acotó que "es una superficie de 2 mil 472 hectáreas que desde el 2 de septiembre de 1941 debieron ser entregadas a ambas comunidades, cosa que no sucedió "Es un espacio de pura tierra buena, de primera, y tiene buenos manantiales, pero se la apropiaron los ricos, una familia que ni siquiera es mexicana sino de origen árabe, la cual llegó a nuestra región huyendo de la guerra en su país y, a pesar de ser extranjeros, nos despojaron", denunció Gabino en entrevista El representante de Los Dorados de Villa sostuvo que a través de esta acción los campesinos sólo están recuperando lo que les pertenece "No estamos invadiendo, sino recuperando nuestras tierras que desde 1938 nos fueron despojadas injustamente" Recordó que por resolución presidencial las más de 2 mil hectáreas fueron entregadas a sus ancestros "como tierras comunales y ejidales", según decreto emitido el 19 de enero de 1938 y publicado el 28 de julio de ese mismo año En esta acción, los pobladores de Tzocohuite y Lomas del Dorado ?en que participan hombres, mujeres y niños-- se posesionaron de unas 500 hectáreas de las más de 2 mil que explota la familia Faisal, y ahí planean levantar un nuevo centro de población, el "10 de Junio" La recuperación de tierras se realizó de manera pacífica, refirió Flores, sin embargo, desde la noche del domingo elementos de Seguridad Pública estatal llegaron al lugar para hostigar a los campesinos "Incluso empezaron a circular por el área en camionetas particulares y no en las patrullas oficiales" En este momento, señaló, "está entrando gente de muchas comunidades, porque tenemos necesidad de un pedazo de tierra para trabajar, esa es nuestra única demanda", es decir, "la regularización de la superficie que nos pertenece y el nombramiento de un nuevo centro de población" Dice que se cansaron de efectuar trámites en los tribunales agrarios, pues "nunca nos hicieron caso" Y recordó cómo hace 23 años los campesinos de Tzocohuite y Lomas del Dorado intentaron ingresar a estas tierras y entonces la autoridad "mandó a los soldados de la 19 Zona Militar para desalojarlos" --¿Ustedes cuentan con los documentos para acreditar la posesión de las tierras? "Sí, tenemos la resolución presidencial, lo que nos está faltando es que nos regularicen la tierra, el nombramiento, pero a la voz de ya, antes de que esto se salga de control, porque por ahí ya andan muchas personas del gobierno vestidos de civil que están ?cocinando? el desalojo" Aseguró que los campesinos van a continuar en esta lucha, a pesar del riesgo de ser desalojados, situación que no descartó, pues el titular de la dependencia, Juan Manuel Orozco Méndez, "por unos cuantos pesos se está dejando mangonear por la familia Faisal" Por último, recordó que todavía el 16 de enero entregaron al gobierno de Fidel Herrera un oficio en que solicitaban tierras "para trabajar" y, después de ello, han viajado de manera constante a la capital del estado buscando entrevistarse con las autoridades, "pero nunca tuvimos respuesta" Durante años, subrayó, "hemos insistido pacientemente por la vía institucional, pero no sólo cerraron los oídos a nuestras demandas, sino que fuimos discriminados y nos enfrentamos a una permanente vigilancia, como si fuéramos delincuentes, cuando lo único que pedimos son tierras para trabajar y así poder subsistir con nuestras familias"

Comentarios